Una manita del Real Madrid para olvidar la crisis y los malos rollos
  1. Deportes
  2. Fútbol
APARECIÓ JAMES RODRÍGUEZ

Una manita del Real Madrid para olvidar la crisis y los malos rollos

El Basilea no fue rival en el regreso de la Liga de Campeones al Bernabéu. Marcaron los cuatro estiletes blancos: Bale, Cristiano Ronaldo, James y Benzema

placeholder Foto:

Con un juego más aseado, con una mejor actitud y con una velocidad no vista hasta ahora, el Real Madrid se reencontró con la Copa de Europa y se reconcilió con sus seguidores. Y lo hizo endosando una manita al equipo suizo del Basilea, muy lejos de ser el que el pasado año ganó al Chelsea en su casa. Del Bernabéu se marcha con un saco de goles y con una imagen que dista mucho de lo que debe ser un equipo Champions.

El Real Madrid necesitaba ganar y convencer, y para ello se encontró a un amigo suizo y, sobre todo, a un espíritu perdido en los primeros partidos de la temporada y que los jugadores madridistas decidieron recuperar para el choque ante el Basilea. Con el absurdo plebiscito al que es sometido Iker Casillas en cada partido y con medidores de intensidad de los pitos y aplausos repartidos por la grada, los de Ancelotti recuperaron sensaciones pasadas y jugadores como James o Bale volvieron a ser admitidos como tal por los siempre festivos seguidores del equipo blanco en la Champions. Los goles de Suchy en propia puerta, Bale, Ronaldo, James y Benzema hicieron las veces de antídoto ante la crisis en la que el Atlético dejó sumidos a los de Ancelotti el sábado pasado.

Velocidad, presión desde arriba, menor distancia entre líneas y más sacrificio de todos los jugadores fueron las claves de las que tiró el Real Madrid en la vuelta a su competición y a un estado más natural que el de los últimos días. Modric y Kroos ejercieron de controladores. Marcaban el ritmo, paraban a los suizos y todavía el croata tenía tiempo de asistir a Bale o después habilitarle para que asistiera Ronaldo, Puro lujo, bien secundado con el alemán.

El partido se inició con color blanco, pero la afición quería algo más que el dominio de los suyos. Con Casillas cuestionado en cada aparición en las proximidades del balón, un taconazo de James sirvió para acallar las voces críticas y para demostrar que el colombiano tiene fútbol y fantasía en sus botas. El recurso del minuto 14 tuvo un doble efecto: por un lado, sirvió para que Nacho, en colaboración con Suchy, inaugurara el marcador y para que el exjugadordel Mónaco recuperara la alegría perdida tras su buen inicio de Cardiff.

Con el marcador a favor, el partido apenas tuvo historia. Tras el gesto de James llegó el pase imposible de Modric a Bale a la media hora de juego. El Real Madrid necesita al croata y ante el Basilea se le vio cómodo, resuelto y con una velocidad más que en otros días. El equipo blanco lo agradeció y lo hizo mostrando momentos de buen juego, sin olvidar, eso sí, la categoría de un rival que tiene a Samuel como referencia en la defensa y a un paraguayo de 20 años llamado Derlis González con un parecido más que razonable con el Kun como estrella.

Ronaldo, en el 31, hizo el tercero en plena apoteosis ofensiva de los blancos. El portugués acertó a rematar un perfecto pase de Bale, para cinco minutos después ser James el que aprovechó uno de los ataques de los blancos, de esos que buscaban a Benzema para que pusiera fin a su mala racha, para rematar a puerta vacía tras un rechazo de Vaclik. La euforia se desató y, como consecuencia de ese estado de alegría, el Basilea se acordó de que enfrente tenía una portería y decidió atacar, mientras que algunos jugadores como Marcelo todavía seguían celebrando el gol de colombiano.

Samuel se anticipa a Benzema y decide dar un paso hacia delante. Habilita a Eheney para que haga lo propio con Derlis González, que, tras una carrera con el balón pegado al pie, decide sorprender a todos, a Casillas el primero, lanzado un disparo raso y cruzado que baja la euforia blanca. Primer tiro entre los tres palos y gol suizo.

El tanto del Basilea no pasó de ser una anécdota por una posterior parada de Casillas ante el mismo rival y que evitó que los nervios aparecieran por el Bernabéu. El gol llegó, eso sí, tras un despiste colectivo del Real Madrid, una nueva muestra de excesiva relajación, en este caso al verse con cuatro goles de ventaja en el marcador.

La segunda parte sirvió para que las buenas noticias para los blancos siguieran apareciendo. Una de ellas, la parada de Casillas y la otra, el gol de Benzema, ese que el francés buscaba y que sus compañeros querían. A once minutos del final y con un Real Madrid más relajado que en la primera parte, el galo acertó a batir por alto a Vaclik, lo que le valió para escuchar los primeros aplausos con dedicatoria de la temporada. Incluso al ser sustituido fue aclamado. Hace cuatro días los mismos censuraban su actitud y su falta de acierto.

Hasta el final, empeño suizo en marcar algún gol más, pero sin mucho acierto a la hora de mirar hacia la portería blanca. El Real Madrid, por su parte, se dedicó a aguantar y a esperar el final del partido dando minutos a Varane, Illarramendi y Chicharito, aunque no se tuvieron noticias de Isco.

Ficha técnica:

5 - Real Madrid: Casillas; Nacho, Pepe, Sergio Ramos (Varane, m.66), Marcelo; Bale, Kroos, Modric (Illarramendi, m.74), James; Cristiano Ronaldo y Benzema (Chicharito, m.82).

1 - Basilea: Vaclik; Xhaka, Schär, Samuel (Kakitani, m.64), Suchy, Safari; Elneny, Frei (Delgado, m.83); González, Zuffi y Streller (Embolo, m.74).

Goles: 1-0, m.14: Suchy en propia puerta. 2-0, m.30: Bale. 3-0, m.32: Cristiano Ronaldo. 4-0, m.37: James. 4-1, m.38: González. 5-1, m.80: Benzema.

Árbitro: Damir Skomina (SLV). Amonestó a Pepe por el Real Madrid; y a Elneny, Samuel y Xhaka por el Basilea.

Incidencias: encuentro de la primera jornada de la Liga de Campeones, correspondiente al Grupo B, disputado en el estadio Santiago Bernabéu ante la presencia de 65.634 espectadores.

Real Madrid Basilea Champions League
El redactor recomienda