La efectividad del 'falso nueve' y Valdés resuelven la batalla de Glasgow
  1. Deportes
  2. Fútbol
NEYMAR, ‘COSIDO’ A PATADAS

La efectividad del 'falso nueve' y Valdés resuelven la batalla de Glasgow

La solución al entramado estuvo en los guantes de Valdés y en las botas de Fàbregas, el 'falso nueve' fue el único capaz de ver portería en el Celtic Park

Foto:

Con el recuerdo de la temporada pasada saltó el Barcelona para enfrentarse al Celtic de Glasgow arropado por un mosaico que inundó las gradas de su estadio avisando al rival: “Tu miedo está aquí”. Con Messi fuera del equipo y del repertorio de excusas, tal y como avisaba el ‘Tata’ Martino en la previa, y Neymar en su papel de líder azulgrana, intentaba el Barcelona no cometer los errores que en el pasado les condujeron por el camino de la derrota. No fue fácil. El partido se convirtió en un constante intento azulgrana por tirar abajo la muralla escocesa que se defendía con dureza; Neymar lo comprobó en primera persona. La solución a semejante entramado estuvo en los guantes de Valdés y en las botas de Fàbregas, el ‘falso nueve’ fue el único capaz de ver portería en el Celtic Park (0-1).

Arrancó el encuentro y el Barcelona no perdió el tiempo para teñir la posesión de azulgrana. El control era claro ante un Celtic al que le costó desperezarse ya que empezó metido en su campo; en el momento en el que se estiró, apareció Samaras para avisar a la defensa del Barcelona. El control azulgrana era muy claro pero no las ocasiones que sólo llegaban desde los córners porque el Celtic sabía que su gran baza se basaba en una férrea defensa a la que sometieron a Neymar y compañía. Bien atados por los escoceses, el ‘Tata’ Martino introdujo un cambio en su dibujo inicial para imprimir velocidad al juego de los suyos: Neymar y Pedro intercambiaron sus bandas y funcionó.

El Barcelona ganó rapidez sin perder la posesión que fue del 72% de media. El problema es que se convirtió en un equipo previsible ante un conjunto intenso. Lennon supo leer bien el encuentro para tapar a Busquets y anular las embestidas que pudieran llegar por la banda izquierda donde las contadas conexiones entre Neymar e Iniesta eran pura fantasía. Precisamente, las botas del brasileño fabricaron las ocasiones más claras. La primera de ellas estuvo protagonizada por él mismo cuando intentó sorprender a Forster de primeras desde el punto de penalti; la segunda llegó a través de una falta de la que fue víctima y donde el peligro lo puso Xavi. Y a pesar de ello, la pólvora azulgrana era incapaz de romper el orden que reinaba en la defensa del Celtic.

Fàbregas deshilacha la malla escocesa

El dominio del Barcelona creció, aún más, en el inicio del segundo tiempo. Los del ‘Tata’ Martino no tenían prisa, su objetivo era mantener la situación bajo control para evitar los fallos de antaño. Con la misma velocidad y sin ceder el balón, seguían sin poder superar la frontal del área defendida por Forster. Intentaron romper la barrera con disparos lejanos como el de Bartra cuando el Celtic jugaba en inferioridad tras la expulsión de Brown: el escocés se empleó duro con Neymar al que derribó para después dejarle de regalo una patada en la parte baja de la espalda. Su sucia y fea acción tuvo como consecuencia la roja directa evidenciando que la dureza de los locales se había incrementado.

placeholder

Con el Celtic metido atrás y defendiendo con todos sus hombres, Neymar siguió intentándolo con un mal remate tras una delicia de Xavi dentro del área. En esas estaban cuando el conjunto escocés les recordó que seguía vivo con una doble ocasión: Valdés voló para mantener la portería a cero ante el trallazo que se sacó Forrest de su pierna izquierda desde dentro del área. La consecuencia fue un córner que Mulgrew cabeceó picado ante la media salida del portero azulgrana. No tardó en contestar el Barcelona y lo hizo inaugurando el marcador: Neymar inventó la jugada en el centro del campo, aguantó hasta que Alexis apareció por la derecha para volar y ver cómo llegaba Fàbregas. Poco importó que el balón se quedase un poco atrás y que apenas pudiera girar el cuello porque cabeceó cruzado al palo contrario para, al fin, deshacer la telaraña tejida por el Celtic.

Forster evita el segundo azulgrana

El tanto llegó en el momento oportuno y dio pie a que el ‘Tata’ Martino colocase a dos hombres arriba (Neymar y Tello que había sustituido a Cesc) para presionar intentando que las prisas no se adueñasen de los suyos. El final del choque aparecía en el horizonte con el segundo del Barcelona más cerca que el empate del Celtic. Y es que Forster evitó una herida mayor en tres ocasiones consecutivas: las dos primeras ante un doble disparo de Alexis cargado de potencia y la última ante un Neymar que intentó aprovechar un buen pase en profundidad del chileno. El partido terminó con Samaras quemando las últimas naves de un Celtic que no pudo repetir la hazaña de la edición pasada.

Ficha técnica

Celtic: Forster; Lustig (Forrest, min.70), Ambrose, Van Dijk, Izaguirre; Matthews, Brown, Mulgrew, Samaras; Commons (Pukki, min.85) y Stokes (Kayal, min.70).

Barcelona: Valdés; Alves, Bartra, Piqué, Adriano; Busquets, Xavi, Iniesta (Song, min.89); Neymar, Cesc (Tello, min.77) y Pedro (Alexis, min.73).

Árbitro: Frédéric Cano (FRA). Mostró cartulina amarilla a Lustig (min.44), Cesc (min.54), Busquets (min.74), Samaras (min.76), Izaguirre (min.85) y Alexis (min.89). Mostró cartulina roja a Brown (min.58).

Gol: 0-1, min.75: Fàbregas.

Incidencias: partido correspondiente a la segunda jornada del grupo H de la Liga de Campeones, disputado en el Celtic Park de Glasgow ante 60.000 aficionados, que llenaron el recinto.

FC Barcelona Celtic de Glasgow Champions League Cesc Fábregas Víctor Valdés Neymar
El redactor recomienda