Es noticia
Menú
El gesto de cacique de Simeone con el delegado y cómo peta Joao Félix con el técnico
  1. Deportes
  2. Fútbol
el cholo más vehemente

El gesto de cacique de Simeone con el delegado y cómo peta Joao Félix con el técnico

Simeone confunde la intensidad con las malas formas con un mal gesto con su delegado para que fuera a presionar al cuarto árbitro y 'castiga' a Joao Félix a no jugar ni un minuto

Foto: Simeone durante el partido contra el Brujas. (EFE/Juan Carlos Hidalgo)
Simeone durante el partido contra el Brujas. (EFE/Juan Carlos Hidalgo)

Lo peor del partido del Atlético de Madrid contra el Brujas no es el empate, ni la falta de gol, ni, incluso, que Joao Félix tirara el peto al suelo porque se quedó sin jugar ni un solo minuto. Lo bochornoso es la imagen de cacique que dio Simeone gritando y empujando a Pedro Pablo Matesanz (61 años), delegado del equipo y exjugador del Atleti, para que fuera a presionar al cuarto árbitro. La intensidad le juega una mala pasada a un entrenador que confunde 'ir todos a una' con las formas para encontrar soluciones en los partidos atascados.

El Cholo quiere a todos implicados. Los que están en el césped, los del banquillo y los de la grada. Es un jefe muy canchero. Pero hay unos límites o simplemente una educación cuando se trabaja en equipo. Querer sacar ventaja presionando al cuarto árbitro no significa que el delegado tenga que soportar sus malos modos. No es la primera vez que sucede. No es un calentón más. Es algo que ya ha ocurrido en más ocasiones y evidencia una falta de respeto del entrenador con un empleado, en este caso un delegado que miró al Cholo, fuera de sí, con rechazo. Pedro Pablo cumplió con lo que le pidió el furibundo Simeone.

Sería conveniente que el Cholo cuidara sus formas y a su gente porque va perdiendo amigos por el camino y no vale eso de que es el líder del equipo, el insustituible y el mejor entrenador de la historia del club junto a Luis Aragonés. A Simeone es cada vez más complicado soportarle y dos de sus hombres de confianza acabaron mal la relación y decidieron que lo mejor era separarse de él. El primero fue el 'Mono' Burgos y el segundo José Luis Pasqués, su jefe de prensa de toda la vida. "Parece que cambió de teléfono. Le mandé un mensaje y no me contestó", desveló el 'Mono Burgos' hace un par de años, cuando ya no estaba en el Atleti y quiso felicitar a Simeone tras un partido con el Real Madrid. ¿Es rencoroso el Cholo?

Joao, harto del Cholo

Lo que sucedió con el delegado no es una anécdota o un gesto más de un entrenador con un carácter vehemente e irascible. Simeone pasa facturas y a su gestión le está faltando mano izquierda con Joao Félix. Es un frente abierto que afecta a la institución. Un problema para Miguel Ángel Gil Marín y Enrique Cerezo. El presidente comentó, antes del partido contra el Brujas, algo relevante. "¿Joao Félix? Desgraciadamente, le está costando adaptarse". La situación del joven futbolista portugués, una apuesta del club, por el que este verano llegó una oferta del Manchester United que superaba los 100 millones de euros y los dirigentes se negaron a aceptar, hace daño a Gil Marín y Cerezo. El presidente ya lo califica de desgracia.

Foto: Mbappé, con gesto serio en un partido del PSG. (Reuters/Christian Hartmann)

Joao Félix está harto de Simeone. Y el Cholo pasa del portugués. No se soportan y lo grave es que ninguno de los dos lo oculta. Hace unas semanas, el portugués fue noticia por un test que hizo con el 'influencer' Adrián Contreras. Cuando le preguntaron quién era el mejor entrenador del mundo, Joao Félix se quedó callado, no respondía y lo resolvió con un "paso". Tras el último parón de Selecciones, Simeone ha dejado de contar con él. La última gota que colma el vaso es el gesto de Joao tirando el peto al suelo tras calentar en la banda y quedarse sin jugar contra el Brujas. El Cholo prefirió que saliera Witsel, como quinto cambio, antes que Joao Félix en un partido que el equipo necesita el gol.

El portugués no oculta su frustración y lanzar el peto al suelo es un gesto reprobable, pero intencionado. Lo hace para que Gil Marín tome nota de su descontento. También puede valer de mensaje para otros equipos. A Joao Félix le queda esta temporada y dos más de contrato, pero la convivencia con Simeone cada vez es más complicada e insoportable. Al Cholo le da igual. Se siente poderoso y le manda recados públicamente. El último fue tras la victoria contra el Girona. De un elogio a Ángel Correa, autor de los dos goles, hizo un palo a Joao Félix sin nombrar al portugués: "Ángel aprovechó su oportunidad. Esto es fútbol. Esto es el estar en un equipo, pertenecer a un equipo donde más allá de estar enojado o no, cuando te toca jugar y cuando entras al campo, hay que demostrar por qué reclamas jugar".

Simeone deja claro, con el gesto de cacique con el delegado y las tiranteces con Joao Félix, que quiere soldados. Esto produce un enorme desgaste, con víctimas que saltan del barco (el Mono Burgos y José Luis Pasqués) y que ponen en un aprieto a Miguel Ángel Gil Marín con el conflicto que tiene un entrenador que no consigue sacar el mejor rendimiento de la estrella portuguesa. El gesto de Joao Félix es el de un jugador que peta con Simeone.

Lo peor del partido del Atlético de Madrid contra el Brujas no es el empate, ni la falta de gol, ni, incluso, que Joao Félix tirara el peto al suelo porque se quedó sin jugar ni un solo minuto. Lo bochornoso es la imagen de cacique que dio Simeone gritando y empujando a Pedro Pablo Matesanz (61 años), delegado del equipo y exjugador del Atleti, para que fuera a presionar al cuarto árbitro. La intensidad le juega una mala pasada a un entrenador que confunde 'ir todos a una' con las formas para encontrar soluciones en los partidos atascados.

Joao Félix Diego Simeone Miguel Ángel Gil Marín
El redactor recomienda