Es noticia
Menú
"Es una campaña de acoso y derribo": la razón por la que Jordi Alba no juega en el Barça
  1. Deportes
  2. Fútbol
Las claves de la situación del jugador

"Es una campaña de acoso y derribo": la razón por la que Jordi Alba no juega en el Barça

De ser una pieza clave en el FC Barcelona a jugar apenas minutos. Mientras en su club lo relegan al ostracismo, en la Selección juega, cuentan con él y es uno de los hombres fuertes del vestuario. Muchos se preguntan: ¿por qué?

Foto: Jordi Alba. (EFE/Alejandro Garcia)
Jordi Alba. (EFE/Alejandro Garcia)

Un aura de misterio tiñe la realidad de Jordi Alba. La opacidad y lo difuso se cierne sobre el hecho de que el jugador apenas dispute minutos con su club. Relegado a un segundo plano. Del calor que uno siente cuando sabe que es leyenda, al más puro ostracismo. Hay caso. O, por lo menos, es el prólogo de un misterio al que muchos no encuentran explicación. Ante el desconcertante paisaje, la afición blaugrana se alinea a un lado y a otro de la historia. Mientras unos piensan que su etapa en Barça ya tenía que haber finalizado, otros están convencidos de que debería seguir jugando. Y al otro lado del río, como si de la otra cara de la moneda se tratase, emerge su figura en la Selección Española de Fútbol. Líder, capitán, confiado. Un contraste entre dos mundos que llama la atención y que sume en dudas al hincha.

En los últimos compases del pasado mercado veraniego, el FC Barcelona maniobró con la intención de buscarle una salida a Jordi Alba, sin el deseo del protagonista. Así lo han confirmado a El Confidencial fuentes del entorno del club barcelonés, que narran que la intención "fue venderlo entonces, y, al no conseguirse, a día de hoy el objetivo es buscarle una salida en el próximo mercado invernal". El propio Jordi se quejó públicamente: "A mí me gusta ir de cara y que los otros vayan de cara". En esa hoja de ruta, hay intención de desesperar al jugador para que comulgue con una salida cuanto antes.

"Ha habido charlas 'off de record' con periodistas para sacar a Jordi Alba del club"

El ‘modus operandi’ ejercido por el FC Barcelona como elemento de presión para facilitar la salida de Jordi Alba es el mismo que han utilizado recientemente para tratar de allanar el camino a otra salida, la de Frenkie De Jong. Según afirman fuentes cercanas al Barça, hace unos meses "personas relacionadas con el club tuvieron dos ‘off de record’ con una decena de periodistas para que ayudasen conseguir que De Jong saliese del club", y, posteriormente, se ha repetido el mismo modus operandi "con periodistas para hacerlo con Jordi Alba". Según cuentan a El Confidencial varios periodistas que cubren a diario la actualidad blaugrana, el plan trazado tanto con De Jong como con Jordi Alba es "una campaña de acoso y derribo".

Foto: Foto: EFE/Alejandro García.

La pelota está en el tejado del futbolista, y los deseos de Jordi Alba en nada se parecen a los del FC Barcelona. Fuentes cercanas al jugador confirman que "él tiene intención de cumplir su contrato" (que finaliza en junio de 2024) y "está motivado y quiere aprovechar todas las oportunidades que se le den de aquí a que finalice el tiempo que acordó en su momento con el club". Quiere seguir en el equipo porque "él es barcelonista" y "desea ayudar con todo lo que esté en su mano, además, se siente capacitado para ello".

Uno de los factores de mayor relevancia de cara a que cualquier futbolista dispute más o menos minutos es el del estado físico. En los entrenamientos con el FC Barcelona, los indicadores del GPS incorporado en Jordi Alba (que mide el porcentaje de grasa corporal, velocidad, resistencia, entre otros aspectos) marcan niveles óptimos e incluso mejores a los de hace cinco años, como se ha sabido públicamente en los últimos días.

El pasado curso, el Barcelona cuajó una temporada decepcionante, con hitos muy negativos como la eliminación en fase de grupos de Champions, no pasar de cuartos de final en Europa League o la caída en octavos de final de la Copa del Rey. En ese marco, con un nivel bajo de la plantilla prácticamente al completo, Jordi Alba fue el tercer máximo asistente de LaLiga, y el defensa con más proyección de gol, con 10 asistencias y 2 goles. A pesar de estos datos, la respuesta del club fue fichar a Marcos Alonso y 'ascender' a Alejandro Balde para competir por un puesto en el carril izquierdo.

Un hombre fuerte de la Selección

"Le veo con ganas y animando a los compañeros, como él es siempre. Jordi Alba es un capitán ejemplar", afirmaba José Luis Gayá hace unos días en la concentración de la Selección Española. El papel del jugador del Barça en la absoluta es de jugador clave en el campo y en el vestuario.

placeholder Jordi Alba, tras marcar el gol del 1-1 ante Suiza el pasado sábado. (Reuters/Juan Medina)
Jordi Alba, tras marcar el gol del 1-1 ante Suiza el pasado sábado. (Reuters/Juan Medina)

En el último partido, disputado en Zaragoza contra la selección Suiza, pese a caer derrotados en el encuentro, se pudo observar la importancia del lateral en el juego del equipo. El de Hospitalet jugó el partido completo anotando el único gol del equipo (su décimo con España) y dejando imágenes como las que se vieron en televisión en el túnel de vestuarios, antes de comenzar el segundo tiempo, en las que Jordi Alba conversaba enérgico con varios jugadores dando instrucciones para el resto del encuentro. Un papel relevante en el grupo. Muy distinto al mostrado en el Barça.

Desde su debut en la Selección en 2011, Jordi Alba ha sido un fijo para los seleccionadores. Está en el grupo de ‘all-stars’ de la última generación de la absoluta. Y su actualidad pasa por la continuidad con Luis Enrique. Según cuentan varios periodistas que están al tanto de la realidad más fidedigna de la Selección, Luis Enrique "sabe del nivel de Jordi Alba y de su buen estado físico", por lo que a día de hoy cuenta con él. En el ambiente se respira confianza mutua entre el jugador y el seleccionador, pese a sus discrepancias del pasado.

No es cuestión de Xavi

En esta extraña situación que está viviendo Jordi Alba, muchos miran al entrenador, Xavi. El Confidencial ha podido saber por fuentes del entorno del Barça que no todo es una cuestión técnica. El entrenador del Barça está actuando como un hombre de club. Por tanto, el míster trata de alejarse de cualquier conflicto y está centrado en hacer una buena temporada con la plantilla que se le ha diseñado para este curso.

Ante este panorama, Jordi Alba cree que es el momento de competir. "Siempre que suben los jugadores jóvenes al primer equipo, Jordi ejerce un rol de ayuda a la adaptación de los chicos. Ha sido y es así", confirman fuentes cercanas al equipo de la Ciudad Condal. De hecho, durante el pasado mercado veraniego el jugador "estaba dispuesto a que le trajesen competencia en su puesto y que lo aceptaba de buen grado porque entendía que era bueno para el club", según se le ha confirmado a este diario.

"Estaba dispuesto a que le trajesen competencia en su puesto y que lo aceptaba de buen grado porque entendía que era bueno para el club"

Jordi Alba, desde que comenzó la pandemia y se multiplicaron los problemas económicos del club, ha perdonado dinero al Barcelona, se ha bajado el sueldo todo lo que le han pedido y no ha vuelto a reclamar esa suma. Esfuerzo que no ha sido recompensado por el club. En la actual temporada, Alba ha recuperado la tasa salarial que le corresponde después del favor económico a la institución, algo que sucede ante el nuevo paradigma económico del Barça, que ha ganado músculo económico con la activación de las palancas.

El lateral izquierdo lleva diez temporadas en el FC Barcelona en el que ha cosechado múltiples éxitos (5 ligas, 5 copas del rey, 3 Supercopas de España, 1 Champions League, 1 Supercopa de Europa y 1 Mundial de clubes), ha escrito su nombre en mayúscula en la historia de Barça y eso le ha permitido también ser un histórico de la Selección Española. Ahora, es uno de los capitanes tanto en su equipo, como en la Absoluta. Vive un momento difícil en un uno, y siente confianza en el otro. El caso sobrevuela la actualidad deportiva y el desenlace todavía no ha llegado.

Un aura de misterio tiñe la realidad de Jordi Alba. La opacidad y lo difuso se cierne sobre el hecho de que el jugador apenas dispute minutos con su club. Relegado a un segundo plano. Del calor que uno siente cuando sabe que es leyenda, al más puro ostracismo. Hay caso. O, por lo menos, es el prólogo de un misterio al que muchos no encuentran explicación. Ante el desconcertante paisaje, la afición blaugrana se alinea a un lado y a otro de la historia. Mientras unos piensan que su etapa en Barça ya tenía que haber finalizado, otros están convencidos de que debería seguir jugando. Y al otro lado del río, como si de la otra cara de la moneda se tratase, emerge su figura en la Selección Española de Fútbol. Líder, capitán, confiado. Un contraste entre dos mundos que llama la atención y que sume en dudas al hincha.

Jordi Alba FC Barcelona
El redactor recomienda