Es noticia
Menú
España, a la fase final de la Liga de Naciones: con Álvaro Morata se vive mejor (0-1)
  1. Deportes
  2. Fútbol
derrota a portugal

España, a la fase final de la Liga de Naciones: con Álvaro Morata se vive mejor (0-1)

España gana a Portugal con un gol de Morata en el minuto 87, en un partido que le tocó sufrir, no jugó bien y le puso rebeldía. Se clasifica para la fase final de la Liga de Naciones

Foto: Morata celebra el gol contra Portugal. (Reuters/Pedro Nunes)
Morata celebra el gol contra Portugal. (Reuters/Pedro Nunes)

La 'final' de Braga reivindica el espíritu combativo y la fe de España. Pero, sobre todo, pone en valor la necesidad de jugar con un delantero. Álvaro Morata marcó el gol del triunfo, el que lleva a la Selección de Luis Enrique a la fase final de la Liga de Naciones que se disputará en junio. Tenía que ganar a Portugal y lo hizo con sufrimiento. Pero sin perder la cara. España necesitaba ser contundente en las áreas y sacó adelante un partido muy complicado, muy largo, demasiado táctico y en el que fue de menos a más. Las intervenciones de Unai Simón y el olfato de Morata marcaron las diferencias.

Lo de Braga era como un partido de cuartos de final del Mundial, según dijo Luis Enrique. Esto es lo que nos toca. Vamos a sufrir, pero España puede ganar a cualquiera. Lo demostró en la última media hora del partido con una actitud más rebelde. España sufrió, hizo una mala primera parte, pasó apuros en la segunda y Portugal perdonó. Pero lo mejor de España es que no tiró la toalla. Con Morata en el campo, todo es posible. Con osadía y la frescura de Nico Williams, asistente en el gol, se recuperan las buenas sensaciones a menos de dos meses del Mundial.

placeholder Cristiano Ronaldo se desespera en una acción. (EFE/EPA/Hugo Delgado)
Cristiano Ronaldo se desespera en una acción. (EFE/EPA/Hugo Delgado)

A España le faltó valentía en la primera parte. La sacó en el último tramo del partido. El juego no se ajustaba a lo que dice Luis Enrique. El seleccionador habla de un equipo que siempre sale a ganar y que no le tiene miedo a nada. Lo mejor que hizo España en el primer periodo fue una carrera de Morata, de área a área, para arrebatar un balón a Cristiano Ronaldo. El delantero de la Selección española fue a cortar una acción de contragolpe de los portugueses. Morata, como todo el equipo, se fue al descanso sin disparar a portería. Es lo mismo que sucedió en el partido contra Suiza en Zaragoza. La Selección era, defensivamente, blanda e inconsistente.

Unai Simón, clave

Lo segundo mejor de España en el primer periodo fueron dos paradas de Unai Simón. Una de ellas a Diogo Jota en una acción en la que se revolvió dentro del área ante la mirada de Carvajal y Hugo Guillamón. La otra parada fue una mano a un potente disparo desde fuera del área de Bruno Fernandes. De lo peor de España fueron los errores con el pie de Unai Simón. Inseguro e impreciso con los pies y eficaz con las manos. Pudo cometer un penalti en una acción en la que se anticipó Cristiano Ronaldo. De atacar, ni hablamos, en una primera parte muy gris. El equipo de Luis Enrique careció de profundidad y apostó por tener el control del balón con calma. Fue una España plana, previsible e inofensiva. Aburrida.

Enfrente había un Portugal más directo que hizo daño metiendo balones al área, con disparos desde fuera del área, uno de Bernardo Silva se cantó como gol, y acciones de contragolpe. En una de ellas, Hugo Guillamón recibió una tarjeta amarilla por agarrar y pisar por detrás a Cristiano Ronaldo. El jugador del Valencia jugó fuera de sitio. En su equipo, ocupa la posición de pivote. Luis Enrique le puso de central. Guillamón no jugó la segunda parte. Entró Busquets y Rodrigo pasó a ser central. El plan empezó a ser más ambicioso.

De las acciones ofensivas no hay nada que destacar en los primeros 45 minutos. Ni por la derecha, con Ferran Torres, ni por la izquierda, con Sarabia, generó peligro. Del centro del campo, nada reseñable. Luis Enrique lo cambió entero. Rodrigo, Koke y Carlos Soler se limitaron a cumplir un plan conservador. Tener la pelota y moverla, lentamente, de lado a lado del campo y para atrás. España necesitaba todo lo contrario. Vértigo, ritmo, agresividad y juego más directo para crear peligro. Diogo Costa, el portero luso, no tuvo trabajo.

La reacción

La segunda parte empezó peor, con una ocasión clara de gol de Cristiano Ronaldo, tras un error de Carvajal, que salvó Unai Simón. El portero tapó bien el espacio con su salida. Portugal salió a apretar. A España le faltaba estirarse, asumir riesgos e irse a la portería rival con decisión. En definitiva, empezar a ser competitiva. A darle velocidad al juego, energía, inspiración y hacer daño. Portugal no sufría.

Luis Enrique metió en el campo a Gavi, Pedri y Yeremy Pino a falta de media hora. Quitó a Koke, Carlos Soler y Sarabia. Recuperó el centro del campo titular contra los suizos. Tiró de un plan de emergencia para encontrar soluciones al atasco ofensivo. Tardó en llegar la reacción. Recibía golpes. Carvajal sacó un balón con peligro en el área pequeña. Gayá le quitó un balón de los pies a Cristiano cuando se disponía a disparar. Portugal perdonaba. Cristiano estaba lento. Es un futbolista irreconocible.

placeholder Nico Williams celebra el gol con Morata.
Nico Williams celebra el gol con Morata.

La última bala de Luis Enrique fue meter a Nico Willians por Ferran Torres. El extremo del Barcelona fue incapaz de desbordar, de irse del marcador, darle profundidad y finalizar jugadas. El primer balón que tocó el extremo del Athletic fue un disparo a portería. El desparpajo fue la inyección que necesitaba la Selección.

Con Nico Williams aceleró España. Tiró, por fin, de carácter y valentía. Morata puso en aprietos al portero con un zurdazo desde la frontal del área. Primer aviso. Los cambios le sentaron mejor a la Selección. Cuando España quiso ir a por el partido, cuando le metió corazón y descaro, fue un equipo que llevó peligro. La reacción llegó, en el minuto 87, con el gol de Morata. Tarde, pero a tiempo. Un centro de Carvajal lo tocó Nico Williams al área pequeña y lo remató solo Morata. España encontró su momento para dar la campanada y demostrar que cuando eres valiente, llega el premio. España jugará la 'Final Four' contra Croacia, Italia y Holanda.

La 'final' de Braga reivindica el espíritu combativo y la fe de España. Pero, sobre todo, pone en valor la necesidad de jugar con un delantero. Álvaro Morata marcó el gol del triunfo, el que lleva a la Selección de Luis Enrique a la fase final de la Liga de Naciones que se disputará en junio. Tenía que ganar a Portugal y lo hizo con sufrimiento. Pero sin perder la cara. España necesitaba ser contundente en las áreas y sacó adelante un partido muy complicado, muy largo, demasiado táctico y en el que fue de menos a más. Las intervenciones de Unai Simón y el olfato de Morata marcaron las diferencias.

Luis Enrique
El redactor recomienda