Es noticia
Menú
La rebelión de Neymar en el PSG de Mbappé: "Supo adaptarse a la sombra de Messi, pero es un líder"
  1. Deportes
  2. Fútbol
CONFLICTOS INTERNOS

La rebelión de Neymar en el PSG de Mbappé: "Supo adaptarse a la sombra de Messi, pero es un líder"

El astro brasileño atraviesa uno de sus momentos más significativos con la escuadra de Francia. El Confidencial se cita con Juan Carlos Unzué para hablar de su etapa en el Barcelona

Foto: Messi, Mbappé y Neymar, en un partido. (Reuters/Carl Recine)
Messi, Mbappé y Neymar, en un partido. (Reuters/Carl Recine)

"Estar a la sombra de Messi tuvo que ser complicado, seguro". La vida de Neymar es un auténtico carrusel de emociones. Su marcha al PSG en el verano de 2017, supuso un punto de inflexión en la historia del mercado de fichajes. 222 millones de euros —que sepamos— pagó por él la entidad parisina, impulsada por el dinero del Emir de Qatar. Su objetivo parecía claro: desmarcarse de Leo Messi para demostrar que él podía ser, por lo menos, igual de determinante o incluso el mejor futbolista del mundo. Craso error. El Paris Saint-Germain no es un equipo, es un club de fútbol con muchos millones de euros, y eso, hasta que se demuestre lo contrario, no gana Copas de Europa.

Ney afronta la quinta temporada en París con un panorama insólito. La renovación de Mbappé, según apuntan desde Francia, trajo consigo una serie de medidas que incluían la no continuidad del 'crack' brasileño. De hecho, el club nunca afirmó que Neymar era intransferible. Se le abrió la puerta, con la afición totalmente en su contra; algo que ha ido en aumento cada temporada. Ney no movió ficha, esperó y su contrato se renovó hasta 2027 de forma automática debido a una cláusula firmada en el pasado. Así, salvo una oferta estratosférica y la voluntad del jugador por marcharse, quedaba claro que el futbolista de 30 años permanecería otra temporada más en el Parque de los Príncipes.

Foto: Pablo Sarabia, con Sergio Ramos tras ganar la Supercopa. (Reuters/Ronen Zvulun)

El terremoto era mayúsculo, pero la llegada de Luis Campos contuvo todo. Un mercado de fichajes brillante, por ahora, que se reafirma con la llegada de los españoles Carlos Soler y Fabián Ruiz, y una dirección deportiva alineada con un nuevo entrenador. Volvió a rodar la pelota, y fue ahí donde volvieron los problemas. En el primer partido de liga, Neymar se erigió en el mejor del terreno de juego, con la ausencia del francés. Un gol y tres asistencias para arrancar el curso. En el segundo, reapareció Kylian, fallando un penalti a los 10 minutos de partido. Así, para la siguiente pena máxima, el brasileño agarró el balón para tirar. Mbappé se lo pidió, y Neymar denegó la petición, con el rostro contrariado del francés: ya había lío. El 'Penalty Gate' lo llamaron en Francia, alegando informaciones sobre la tensión latente entre ambos tras los acontecimientos del verano. Las redes sociales aprovecharon para sacar hasta el más mínimo detalle de las imágenes más recientes en las que aparecían ambos.

Entre tanto, Neymar siguió a lo suyo y empezó a demostrar el presunto objetivo de hace años. Estaba siendo el mejor del PSG y la referencia en ataque. De hecho, las cifras hablan por sí solas: seis goles y seis asistencias en cuatro partidos, o lo que es lo mismo, 12 goles generados en cuatro jornadas. Balones a Ney. La rebelión del capitán de la 'Canarinha' parece evidente, ante la tentativa de largarlo hace unas semanas en el nuevo proyecto 'made in Mbappé'. Ahora bien, ¿puede liderar el proyecto del PSG?

placeholder Neymar, celebrando uno de sus tantos frente al Lille. (Reuters/Pascal Rossignol)
Neymar, celebrando uno de sus tantos frente al Lille. (Reuters/Pascal Rossignol)

La etapa Barcelona, el espejo en el que mirarse

El Confidencial se ha puesto en contacto con Juan Carlos Unzué, actual comentarista de LaLiga en DAZN y segundo técnico del Barça en la etapa de Neymar como azulgrana. "Es ese tipo de brasileños que se hacen querer en el vestuario. Siempre he dicho que era el mismo cariño que le tenía a Ronaldinho. Tenía muy buen rollo con todos y hacía grupo. Siempre estuvimos contentos con él durante el tiempo que trabajamos juntos, tanto Luis (Enrique) como yo", comenta Unzué para este periódico. Además, reivindica su figura en aquellos años. "Creo que no se valoró en su justa medida todo lo que hizo Neymar en el Barça. Se tuvo que amoldar a unas exigencias defensivas que nosotros entendimos que eran claves para seguir ganando. Ney lo acató y ganamos el triplete. Fue determinante con la pelota y nos ayudó cuando el equipo tenía que replegar. Nos dimos cuenta de que no nos daba con siete jugadores defendiendo y Ney cumplió con creces".

Durante su estancia en la Ciudad Condal, Juan Carlos Unzué compartió muchos momentos con el astro sudamericano. Tras varias temporadas juntos, comenta que siempre apuntó maneras de cara a ser la figura en torno a la que crear un proyecto deportivo. "Tenía cualidades de líder, sin ninguna duda. Hay muchos jugadores que lideran desde el apartado personal, desde la confianza o estando pendiente del resto de compañeros, pero los que siempre lideran son los jugadores que demuestran ser trascendentes, los que ganan partidos. Eso te da una jerarquía muy importante dentro de un vestuario, y eso lo tenía Neymar".

Foto: Paul Pogba besa la Copa del Mundo junto a su hermano Mathias. (EFE/Peter Powell)

Con el Barça, siempre se recuerda la remontada, precisamente, frente al PSG, en la que Neymar dio un paso al frente y se echó el equipo a la espalda. Sin embargo, hablamos casi de la excepción, pues Leo siempre ha sido el mesías en Can Barça. "Estar a la sombra de Messi tuvo que ser complicado, seguro. Pero creo que se adaptó y aceptó que Leo era el número uno. El éxito de Ney y de aquel equipo fue el hecho de darse cuenta de que juntos podíamos ganarlo todo. Y así lo hicimos. Cuando eliminas tus egos personales y pones tus cualidades al servicio del equipo, acabas beneficiándote. Y eso, Ney, lo entendió perfectamente". Pese a ello, el São Paulo se acabó marchando, previo pago de su cláusula de rescisión.

"Su salida del Barça corrobora que él es ambicioso. Entendió que estando en el mismo equipo que Messi no iba a poder pelearle el trono de ser el mejor del mundo. Yo creo que es respetable, aunque siento que se equivocó en la elección de la liga. El PSG es un gran equipo, pero él, por su forma de ser y sus cualidades, necesitaba un club que le necesitase todo el año, y esto, fuera de España, solo lo encuentras en la Premier. Si hubiese ido a un equipo grande de Inglaterra, las competiciones de allí le hubiesen obligado a estar tan centrado que hubiese rendido a un nivel todavía más alto y más continuo de lo que lo ha hecho en Francia", prosigue Unzué, una de las personas trascendentales en su evolución como futbolista.

Ney se marchó por sorpresa, casi sin avisar. Los petrodólares aterrizaron en Barcelona con la fuerza de una tuneladora y se llevaron al brasileño. En el club, según revela el entrevistado, no se vio venir el movimiento. "Durante el tiempo que estuvimos juntos, nunca sentí que se iba a marchar del Barça. En ningún momento percibí que se fuese a ir esa temporada. Quizá más adelante, pero en ese momento no. Se habló mucho en aquel momento, sobre una reunión en la que él mismo dijo que o se quedaba él o me quedaba yo; habladurías, siempre le he tenido mucho cariño".

placeholder Los jugadores del PSG, tras empatar en casa frente al Mónaco. (EFE/EPA/Mohammed Badra)
Los jugadores del PSG, tras empatar en casa frente al Mónaco. (EFE/EPA/Mohammed Badra)

Ahora, Neymar tiene el reto —otra vez— de demostrarle al mundo que puede comer en la misma mesa que los mejores del mundo, en la que ahora preside Benzema. ¿Una especie de rebelión contra todo? "Puedo entender que esta situación se haya convertido en un reto para él. Conociéndole, es posible que haya querido reivindicarse. Pero, para mí, hay otro punto clave, y es el Mundial que hay a la vuelta de la esquina. El hecho de querer ser el líder de la Selección y hacer un buen torneo, condiciona".

Todo parece indicar que la competición doméstica será revalidada por el PSG, pese al tropiezo en el Parque de los Príncipes del pasado fin de semana. Alguna de las Copas tendrá que entrar en las vitrinas casi por decreto, y el reto de nuevoserá ganar la Champions. La fricción con Mbappé es plausible, más aún, a tenor de los 'me gusta' que dejó en Twitter, en publicaciones que reivindicaban su figura y cargaban contra la del francés. Un año más, volvemos a hablar de que puede ser su año. Galtier parece que confía en él y sus ideas están calando en la plantilla, algo clave para la consecución de la Champions, tal y como comenta Juan Carlos Unzué. Mucho gallo en el mismo corral, ¿conseguirá Neymar ser el que más grite?

"Estar a la sombra de Messi tuvo que ser complicado, seguro". La vida de Neymar es un auténtico carrusel de emociones. Su marcha al PSG en el verano de 2017, supuso un punto de inflexión en la historia del mercado de fichajes. 222 millones de euros —que sepamos— pagó por él la entidad parisina, impulsada por el dinero del Emir de Qatar. Su objetivo parecía claro: desmarcarse de Leo Messi para demostrar que él podía ser, por lo menos, igual de determinante o incluso el mejor futbolista del mundo. Craso error. El Paris Saint-Germain no es un equipo, es un club de fútbol con muchos millones de euros, y eso, hasta que se demuestre lo contrario, no gana Copas de Europa.

Neymar Kylian Mbappé
El redactor recomienda