Es noticia
Menú
Lo mejor y lo peor | El Real Madrid sigue desprendiendo un aroma a campeón de todo
  1. Deportes
  2. Fútbol
TRAS CONQUISTAR LA SUPERCOPA

Lo mejor y lo peor | El Real Madrid sigue desprendiendo un aroma a campeón de todo

Los blancos conquistaron el nonagésimo octavo título de su historia, derrotando al Eintracht de Frankfurt. Fue la primera prueba de fuego de una temporada que apunta muy alto

Foto: David Alaba, con la Supercopa de Europa. (REUTERS/Kai Pfaffenbach)
David Alaba, con la Supercopa de Europa. (REUTERS/Kai Pfaffenbach)

Una vez más, el Real Madrid volvió a vencer en una final europea contra un equipo extranjero, una costumbre que se repite de forma continua desde el año 2000. Ancelotti optó por el pragmatismo para seguir aumentado la historia del equipo blanco. Alineó a los mismos futbolistas que le dieron la Champions hace apenas unos meses y estos respondieron por él. La escuadra de Chamartín se impuso 2-0 frente a un Eintracht de Frankfurt que aguantó con vigor y valentía todo lo que pudo, hasta que sucumbió a la calidad de los Kroos, Modric, Benzema, Vinícius y demás.

Lo dijo el mismo Casemiro al concluir el encuentro: "este club vive de esto". Y razón no le falta. En el Madrid no se escuchan las monsergas del juego bonito y los estilos, porque el estilo del Madrid es ganar, y la historia avala fehacientemente esta idea. Ya son cinco Supercopas de Europa las que tiene la vitrina del Santiago Bernabéu, las mismas que le convierten en el equipo que más veces ha levantado este título, junto a Milan y Barça. Arranca una nueva temporada y parece que todo sigue igual por el Paseo de la Castellana, más aún cuando salen los mismos 11 futbolistas que el aficionado medio recitaría de memoria. Este Madrid huele a campeón, otra vez.

Foto: Benzema intenta un regate. (EFE/Rodrigo Jiménez)

Lo mejor | La contundencia en las dos áreas

Fue un factor que se destacó como clave para la consecución de la Liga y la Champions hace apenas unos meses. Y era cierto. Courtois fue el mejor portero y Benzema, no solo el mejor delantero, sino el mejor jugador del campeonato y, probablemente, del mundo. Así, el guardameta belga estuvo en los momentos decisivos al compás del francés, que marcaba o asistía en instantes críticos. Pues frente al Eintracht más de lo mismo. El espigado portero del Real realizó tres paradas de mucho mérito, destacando, fundamentalmente, la que le hizo al japonés Kamada en la primera parte. El guion de partido hubiese virado mucho si aquel disparo en el minuto 15 se convierte en el primer tanto del partido. Por no hablar de Karim, pre asistente en el primer gol y certero en el segundo. Muchos actores en la película, pero los protagonistas no cambian.

Lo bueno | Casemiro ha vuelto

El mediocentro brasileño recuperó su mejor versión cuando más dudas se podía tener acerca de su rendimiento. Los blancos se movieron en el mercado, por fin, en busca de un sustituto. Llegó Tchouaméni, con el cartel de futura estrella, a destronarle. Pero después de lo visto ayer, todo apunta a que el joven francés tendrá que pelear y mucho para ser el siguiente Casemiro. El Madrid se sostuvo sobre el brasileño, que se transformó en ventosa para equilibrar la defensa con el ataque. Además de corregir las descoordinaciones de la línea defensiva, se aventuraba en incursiones ofensivas, hasta el punto que el travesaño le negó un chupinazo de 25 metros. La vuelta del mejor Casemiro es, sin duda, lo que necesitaba Ancelotti para estar tranquilo.

placeholder Casemiro, Kroos y Modric, un centro del campo para la historia. (EFE/EPA/Petteri Paalasmaa)
Casemiro, Kroos y Modric, un centro del campo para la historia. (EFE/EPA/Petteri Paalasmaa)

Lo normal | Pocos minutos para los nuevos

Se trataba del primer partido oficial de la temporada para los de Concha Espina y el aficionado tenía ganas de ver a las nuevas caras. Sin embargo, y a tenor de lo que había vaticinado Ancelotti en rueda de prensa, salieron los mismos de siempre. Tchouaméni y Rüdiger tuvieron cinco minutos más el descuento para probarse la elástica blanca y sudarla un ratito, pero no tuvieron tiempo de destacarse en exceso. El nivel de Casemiro puede complicar y mucho la presencia del francés, aunque, en la Supercopa de Europa, entró para sustituir a Kroos, formando un doble pivote muy interesante. Rüdiger, en cambio, podría tener más cabida, tanto por el lateral derecho como de central con Alaba.

Lo malo | Mendy sigue teniendo los mismos problemas

Ansgar Knauff fue el mejor en el conjunto alemán y no precisamente por arte de magia. Mendy no estuvo bien, sobre todo en la primera parte. Estuvo errático y perdió balones en zonas demasiado comprometidas. Además, Knauff y Lindstrom le cogieron la espalda constantemente durante los primeros 45 minutos. Es cierto que tras el descanso mejoró, pero también fruto del bajón que pegó el Eintracht. Pese a que es el único lateral izquierdo puro, Ancelotti es consciente de la posibilidad que le brinda Alaba para ese perfil, más aún con la llegada de un central como Rüdiger. La titularidad del francés corre peligro.

Foto: Alaba, con el título de Supercopa. (EFE/EPA/Petteri Paalasmaa)

Lo peor | La defensa fue un coladero por momentos

La contundencia en el rancho de Courtois fue gracias a él y pese a su defensa. Militao y Alaba no arrancaron bien el partido y, de hecho, el Eintracht tuvo más de una oportunidad para adelantarse. Los alemanes corrían y mucho al contragolpe, dinamitando jugadas que no eran sencillas de seguir hasta para un equipo como el Real Madrid. Faltó un punto de carácter, de ser férreo en la línea de cuatro, que se convirtió en una de cinco con los apoyos constantes de Valverde. El uruguayo fue clave en ese rol de casi carrilero por la derecha, pero no puede ser que 'el pajarito' tenga que hacerse 100 metros constantemente; lo quemarán rápido. Hay que trabajar más en defensa.

Todavía quedan detalles por pulir. Sin embargo, este equipo huele a campeón todavía. En Helsinki demostró que no se le ha olvidado eso de ganar y que mantiene el hambre por los títulos intacta. Las nuevas piezas ayudarán en el intento de revalidar títulos y esta temporada sí que hay varias posiciones dobladas. Falta por saber hasta donde puede llegar este equipo. 98 títulos a la espalda. El objetivo de alcanzar el centenar está girando la esquina de Padre Damián.

Una vez más, el Real Madrid volvió a vencer en una final europea contra un equipo extranjero, una costumbre que se repite de forma continua desde el año 2000. Ancelotti optó por el pragmatismo para seguir aumentado la historia del equipo blanco. Alineó a los mismos futbolistas que le dieron la Champions hace apenas unos meses y estos respondieron por él. La escuadra de Chamartín se impuso 2-0 frente a un Eintracht de Frankfurt que aguantó con vigor y valentía todo lo que pudo, hasta que sucumbió a la calidad de los Kroos, Modric, Benzema, Vinícius y demás.

Real Madrid
El redactor recomienda