Es noticia
Menú
"En el Real Madrid te enseñan a ganar, pero más en Europa": a por el primer título del curso
  1. Deportes
  2. Fútbol
FINAL DE LA SUPERCOPA DE EUROPA

"En el Real Madrid te enseñan a ganar, pero más en Europa": a por el primer título del curso

Muchos jugadores han pasado por Chamartín y todos coinciden en lo mismo: solo vale ganar. Javier Portillo y Robert Jarni relatan su experiencia en la Supercopa a El Confidencial

Foto: Karim Benzema, en El Clásico de pretemporada. (Kelley L Cox/USA TODAY)
Karim Benzema, en El Clásico de pretemporada. (Kelley L Cox/USA TODAY)

No es tarea sencilla explicar el idilio del Real Madrid con Europa. La historia más reciente señala que pocos pueden con el equipo blanco cuando este sale de las competiciones nacionales. Buena prueba de ello es la última Champions conquistada, el más difícil todavía elevado a la máxima potencia. Sin embargo, en este relato se sitúa una piedra en medio del camino. La Supercopa de Europa ha sido un torneo complicado para el conjunto blanco; los datos lo demuestran.

En las siete ediciones que ha disputado, el equipo de Chamartín se impuso en cuatro, habiendo perdido las dos primeras y la más reciente frente al Atlético de Madrid. El frío de Helsinki -que se mostrará benévolo, previsiblemente, con 21 grados- es una nueva experiencia para el cuadro de Carlo Ancelotti. Nunca antes en la historia el Real Madrid había pisado terreno finlandés para disputar un partido de fútbol.

Foto: Benzema celebra un gol el pasado curso. (EFE/Rodrigo Jiménez)

En la presente edición, los blancos se enfrentarán al Eintracht de Frankfurt, que saltó a la fama más reciente por la goleada al Barcelona y su posterior consecución de la Europa League, pese a tener una larga y exitosa historia. Pero, remontándonos al pasado, el Real Madrid disputó su primera Supercopa de Europa en 1998. Pedja Mijatovic terminó con 32 años de austeridad en la Copa de Europa, lo que le permitió disputar por primera vez este torneo. Casualidad de la vida, en aquella edición se inauguró la modalidad de partido único y sede fija para la competición, siendo el Estadio Louis II de Mónaco el que acogería la Supercopa hasta 2013.

El 28 de agosto de 1998, el Madrid se estrenó con derrota frente al Chelsea, con gol de Gustavo Poyet en el tramo final del partido. Robert Jarni es uno de los futbolistas blancos que libró aquel duelo y relata para El Confidencial lo que sucedió en el principado. "Cuando estás en el Real Madrid, estás en la élite máxima; es otro mundo. Todos los jugadores que estábamos allí, todos, queríamos ganar. Dimos el 100%, pero a veces tienes un mal día y pasan estas cosas. Nos ocurrió lo mismo en Champions contra el Dinamo de Kiev de Shevchenko. Es así", relata un Jarni, que todavía recuerda el partido con cierta amargura por el resultado.

placeholder Marcelo y Juanfran, en la Supercopa de Europa de 2018. (EFE/Toms Kalnins)
Marcelo y Juanfran, en la Supercopa de Europa de 2018. (EFE/Toms Kalnins)

A la tercera va la vencida y eso bien lo sabe la escuadra de Chamartín, puesto que, tras caer de nuevo en el año 2000 contra el Galatasaray, en 2002, al final, se alzó con su primera Supercopa de Europa. Aquel día, el Feyenoord pagó los platos rotos de un Madrid que necesitaba imponerse en la competición. Pese a jugarse en verano y cada vez más pronto, lo cierto es que es una final y no se siente como un amistoso. "Al final es como un partido de Champions. En el Real Madrid, te enseñan a ganar siempre y más cuando hay un título europeo de por medio. Los jugadores le van a dar la importancia que tiene. El hecho de viajar, salir de la ciudad y todo ese contexto, ayuda para pensar solo en el partido", comenta Javier Portillo, ganador de la primera Supercopa de Europa con el Real Madrid y actual miembro de la Secretaría Técnica del Rayo.

Portillo fue uno de los canteranos que más destacó en la famosa época de los 'Zidanes y Pavones'. Conquistó títulos y se erigió como uno de los grandes diamantes de La Fábrica. Hoy en día, parece más complicado que un caso como el suyo suceda, pudiendo disputar más de 20 minutos en una final europea. "No creo que falten oportunidades para los canteranos, lo que creo es que, ahora mismo, el nivel del filial es diferente. Lo que había en mi época era una mezcla de Balones de Oro y galácticos con jugadores de la cantera. Quizás era demasiado contraste a nivel deportivo. Pero es que en el Real Madrid tienes que tirar muchas puertas abajo, porque si no nunca llegarás a tener la oportunidad de estar en el primer equipo. Esto es el máximo nivel, a nivel mundial. Claro que cuesta. No es porque no haya calidad o porque no haya talento, pero ahora las plantillas son muy amplias y no hay sitio para todos, juegan once", añade Portillo para este periódico.

Foto: Jesús Vallejo, en El Clásico de pretemporada. (USA TODAY/Stephen R. Sylvanie)

"También creo que hay que tener dos o tres jugadores en plantilla con los que tener paciencia y desarrollarlos poco a poco hasta que exploten. Igual que se ha hecho con Vinícius, por ejemplo. Para llegar a demostrar el nivel que ofrece ahora, el club ha tenido mucha paciencia y le ha cuidado. Pues con el resto de jóvenes tiene que pasar lo mismo, sobre todo, con los de la cantera", prosigue un Javier Portillo, que, además de su experiencia como canterano, ahora trabaja mucho en el análisis de los jugadores.

Una final es una final

Alfredo Di Stefano lo dijo muy claro en su día: "Las finales no se juegan, se ganan". En eso, el Madrid se ha doctorado últimamente. Aunque, pese a los éxitos cosechados en la Champions, la última Supercopa de Europa que disputó no terminó de la mejor forma posible. El Atlético de Madrid del Cholo Simeone venció por 4-2 en una prórroga para la historia. Tallín (Estonia) vio caer por última vez al Real en una final.

Los partidos duran solo 90 minutos. Poco tiempo para poder corregir y expresar todo lo que se trabaja durante la semana. Robert Jarni destaca a Carlo Ancelotti como uno de los protagonistas necesarios para el partido. "La clave, en partidos como este, está en escuchar al entrenador. Después, seguro que los futbolistas sacarán lo mejor de ellos mismos para obtener el mejor resultado. Pero tienen que estar todos unidos, empezando por el entrenador. Si no, es fácil que pierdan".

El Real Madrid puede alcanzar a Milan y Barça como equipo con más Supercopas de Europa

Javier Portillo, por el contrario, alude a la táctica y al famoso ADN del Madrid en este tipo de partidos. "La clave del partido es que el Real Madrid muestre su identidad, como siempre lo viene haciendo, y que sea un equipo que disfrute del balón, a la par que eficaz en los últimos metros. Las finales se deciden por detalles y ahí los de Ancelotti tienen que demostrar que se pueden imponer al Eintracht, con sus argumentos".

La Supercopa de Europa ha cambiado mucho. Desde que se inaugurara en 1973, con partidos de ida y vuelta, pasando por la sede fija de Mónaco y partido único, hasta nuestros días, donde se va rotando el estadio de país en país y cada vez se juega más cerca de julio que de septiembre. Los tiempos cambian, que se lo digan si no a Robert Jarni, que recuerda el Estadio Louis II medio vacío.

Se prevé inferioridad blanca en las gradas del Estadio Olímpico de Helsinki, con menos de 2.000 madridistas y algo más de 8.000 seguidores alemanes. El resto, aficionados finlandeses que podrán gozar, por primera vez, del Real Madrid in situ. En cuanto al reto, no es cuestión menor. Los blancos tienen a su alcance dar caza a AC Milan y Barcelona como equipos con más Supercopas de Europa (5). No es una competición fetiche para el Real, ni mucho menos. Pero es una competición europea y se trata de una final. Vaya usted a saber qué puede pasar estando el Madrid de por medio.

No es tarea sencilla explicar el idilio del Real Madrid con Europa. La historia más reciente señala que pocos pueden con el equipo blanco cuando este sale de las competiciones nacionales. Buena prueba de ello es la última Champions conquistada, el más difícil todavía elevado a la máxima potencia. Sin embargo, en este relato se sitúa una piedra en medio del camino. La Supercopa de Europa ha sido un torneo complicado para el conjunto blanco; los datos lo demuestran.

Real Madrid
El redactor recomienda