Es noticia
Menú
Real Madrid - Eintrach de Frankfurt y la historia de la considerada mejor final de Copa de Europa
  1. Deportes
  2. Fútbol
PUSKÁS HIZO PÓKER Y DI STÉFANO, HAT-TRICK

Real Madrid - Eintrach de Frankfurt y la historia de la considerada mejor final de Copa de Europa

El combinado español (como campeón de Champions) y el alemán (de Europa League) se miden en la Supercopa de Europa por primera vez desde aquel mítico partido de 1960 donde los blancos ganaron su quinto entorchado

Foto: Canario, Del Sol, Di Stéfano, Puskas y Gento (Real Madrid)
Canario, Del Sol, Di Stéfano, Puskas y Gento (Real Madrid)

Real Madrid y el Eintrach de Frankfurt se juegan, este miércoles, el primer título de la temporada, la Supercopa de Europa. Después del increíble pasado curso que vivió el conjunto blanco, logrando el título de la Supercopa de España, la Liga y la Champions, quiere arrancar la nueva temporada 2022-23 con la primera copa del curso en sus vitrinas. Y, para ello, se medirán al vigente campeón de la Europa League, un 'desconocido' al que solo se ha enfrentado en una ocasión… pero que fue un partido que pasó a la historia del fútbol mundial.

En toda la historia, el equipo español y el alemán tan solo se han enfrentado una vez, el 18 de mayo de 1960, ni más ni menos que en toda una final de la Copa de Europa. Hasta ese momento, el Real Madrid sumaba cuatro títulos en la competición de manera consecutiva -de hecho, los primeros cuatro que se habían jugado- y, por tanto, no conocía la derrota en el torneo europeo. Los blancos llegaban a la gran final tras haber eliminado el Barcelona en 'semis' y el conjunto alemán, que había alcanzado el gran partido desplegando gran fútbol, era el rival por el título.

Foto: La última Supercopa del Real Madrid fue en 2017. (EFE/Georgi Licovski)

Glasgow fue el escenario que acogió la final, en un partido que se antojaba grande por el fútbol que ambos equipos habían sido capaces de mostrar: alegre, ofensivo y muy veloz para la época. La importancia del encuentro pronto quedó clara con la increíble asistencia que registró Hampden Park: 127.261 espectadores apiñados en las gradas para ver la final de la quinta Copa de Europa. Pero lo que el Real Madrid no se podía esperar es que, a las primeras de cambio, se vieran sorprendidos por los alemanes.

El Real Madrid era el gran dominador de la competición europea y, por tanto, el rival a batir. Sin embargo, el Eintrach saltó a la final sin complejos, con desparpajo y con las ideas claras. Es más, el conjunto blanco, acostumbrado a llevar el peso de los partidos, no terminaba de encontrar el dominio… y, en una de las primeras ocasiones claras de las que gozó el conjunto alemán, se puso por delante en el marcador gracias a un gol de Kress. Solo habían transcurrido 18 minutos y los germanos daban la sorpresa.

Pero, justo antes del descanso, Di Stéfano iba a dar la vuelta al marcador. Dos goles muy seguidos, uno en el minuto 27 y otro en el 30', revertían la situación para el Real Madrid que, de esta manera, podría enfocar con cierta tranquilidad la segunda parte. Pero justo cuando Jack Mowat, el colegiado de la contienda, iba a decretar el descanso, Ferenc Puskás lograba un gran gol que le sirvió para mandar un mensaje que sería recordado para siempre: "Esta va a ser mi final".

Resumen de la final de la Copa de Europa de 1960

El húngaro no se equivocaba lo más mínimo y fue un rodillo en su vuelta al campo en la segunda parte: en el 56', el 60', y el 71', Puskás volvía a perforar la meta de Egon Loy para firmar un 'póker', la primera vez que un jugador marcaba cuatro tantos las finales de la Copa de Europa y un hito que, hasta la fecha, nadie ha podido volver a repetir. Un minuto después, en el 72', Stein marcaba el 6 a 2; otro después, en el 73', Di Stéfano hacía el séptimo blanco con su particular 'hat-trick'; dos más tarde, en el 75', de nuevo Stein cerraba la cuenta con el definitivo 7 a 3.

Desde ese momento, aquel partido pasó a ser considerado como la mejor final de la historia de la Copa de Europa, aquella que le daba al quinto título al Real Madrid. Esa final fue la primera en la que un futbolista lograba un 'póker' de goles y, también, la primera en la que una misma persona ganaba por primera vez el título como jugador y como entrenador, un hito que correspondió al mítico Miguel Muñoz. Han tenido que pasar 62 años para que ambos equipos se vuelvan a ver las caras en competición europea y, de nuevo, en una final: ¿será un partido tan atractivo como aquel? Noventa minutos más tarde del pitido inicial, lo sabremos.

Real Madrid y el Eintrach de Frankfurt se juegan, este miércoles, el primer título de la temporada, la Supercopa de Europa. Después del increíble pasado curso que vivió el conjunto blanco, logrando el título de la Supercopa de España, la Liga y la Champions, quiere arrancar la nueva temporada 2022-23 con la primera copa del curso en sus vitrinas. Y, para ello, se medirán al vigente campeón de la Europa League, un 'desconocido' al que solo se ha enfrentado en una ocasión… pero que fue un partido que pasó a la historia del fútbol mundial.

En toda la historia, el equipo español y el alemán tan solo se han enfrentado una vez, el 18 de mayo de 1960, ni más ni menos que en toda una final de la Copa de Europa. Hasta ese momento, el Real Madrid sumaba cuatro títulos en la competición de manera consecutiva -de hecho, los primeros cuatro que se habían jugado- y, por tanto, no conocía la derrota en el torneo europeo. Los blancos llegaban a la gran final tras haber eliminado el Barcelona en 'semis' y el conjunto alemán, que había alcanzado el gran partido desplegando gran fútbol, era el rival por el título.

Champions League Real Madrid
El redactor recomienda