Es noticia
Menú
Fichar o no a Moncayola, la primera prueba de fuego para el nuevo presidente del Athletic
  1. Deportes
  2. Fútbol
VENDIÓ QUE APOSTARÍA POR LEZAMA

Fichar o no a Moncayola, la primera prueba de fuego para el nuevo presidente del Athletic

A diferencia de sus rivales, Uriarte se posicionó claramente en contra de pagar la cláusula del centrocampista de Osasuna, aunque en la presentación de Valverde no fue tan rotundo

Foto: Jon Uriarte y Ernesto Valverde, en San Mamés. (EFE/Miguel Toña)
Jon Uriarte y Ernesto Valverde, en San Mamés. (EFE/Miguel Toña)

Haciendo bueno aquello de que los últimos serán los primeros, Jon Uriarte se presentó en la carrera hacia la presidencia del Athletic de Bilbao como 'la tercera vía'. Quizás porque fue el último en animarse, aunque posiblemente también lo dijera para marcar distancias con las candidaturas de Iñaki Arechabaleta y Ricardo Barkala. Sin embargo, Uriarte acabó siendo el primero, con el 46,71% de los votos. El más joven y también el que más avales presentó, fue capaz de superar el caso del mexicano Carlos Aviña, a quien quería "como una especie de CEO deportivo" y del que tuvo que prescindir por unos polémicos mensajes que escribió en su cuenta de Twitter.

Este jueves, con un pequeño retraso sobre el horario previsto, Uriarte presentó al entrenador que compartía con Barkala, Ernesto Valverde, de quien antes de ser presidente, ya destacó "su profundo conocimiento del Athletic" y aseguró que "es la mejor garantía para nuestro proyecto". "Ernesto conoce como nadie el club, conoce la cantera y la necesidad de apostar por los jóvenes", añadió en un claro anuncio de que su idea pasaba y pasa por Lezama.

Foto: Griezmann celebra un gol de la Real al Athletic. (EFE/Javier Etxezarreta)

Sin embargo, en la presentación del Txingurri que tuvo lugar en San Mamés, el mensaje del presidente ya no fue tan rotundo. "Ernesto empieza este viernes y son conversaciones que tenemos que tener", respondió Jon a la primera pregunta sobre la posibilidad de que el club bilbaíno salga al mercado. Cuestionado directamente por Jon Moncayola, Uriarte insistió en que "tenemos que hablar con Ernesto y analizaremos todas las oportunidades que hay en el mercado". Es decir, que no quiso ni descartar ni confirmar nada sobre el posible fichaje del centrocampista navarro.

Cabe recordar que horas antes de que finalizase la campaña electoral y los socios le eligieran como máximo responsable del Athletic, Jon Uriarte fue rotundo al ser preguntado por su tocayo Moncayola: "¿De verdad que nos vamos a endeudar para traer a este jugador? ¿Vamos a reforzar encima a Osasuna, que recordemos que el año pasado quedó un puesto o dos por debajo y con ese dinero va a hacer maravillas?", argumentó el entonces candidato a la presidencia.

La argumentación respecto a su rotunda oposición a afrontar este fichaje por la vía del pago de la cláusula de rescisión no terminó ahí, sino que añadió: "¿Vamos a taponar la salida de jugadores del filial? Tenemos a Gerenabarrena, a Beñat Prados, que juegan en puestos parecidos... ¿Cuál es el mensaje? Encima este jugador (Moncayola), en las condiciones en la que están diciendo que lo van a fichar, me imagino que tendrá una ficha elevadísima. Por lo tanto, también te destroza la escala salarial", sentenció Uriarte.

placeholder Jon Moncayola, con Osasuna, ante Carvajal y Rodrygo. (EFE/Villar López)
Jon Moncayola, con Osasuna, ante Carvajal y Rodrygo. (EFE/Villar López)

Una cláusula de 22 millones

Sabido es que Moncayola, quien el verano pasado renovó hasta 2031 con Osasuna aumentando su cláusula de 12 a 22 millones, es del gusto de Valverde, como también lo era de Marcelino. Sin embargo, parecía que con la llegada de Uriarte a Ibaigane la política de fichajes va a cambiar. "No somos un club de hacer locuras ni de pagar cláusulas elevadas. El fichaje me encanta, pero no pagando lo que sea. No vamos a entrar como elefante por cacharrería", afirmó a pie de urna el ahora presidente electo.

Y es que desde la otra candidatura en la que Valverde también figurara como futurible entrenador sí tenían claro el fichaje de Moncayola. "Tiene contrato en vigor en Osasuna y nos hacemos a la idea de pagar la cláusula. Si el día 25 es presidente Ricardo (Barkala), iríamos a ejecutarla para hacerle jugador del Athletic", desveló sin contemplaciones Javi Aldazabal, quien hubiera sido vicepresidente. También Ramón Planes, el director deportivo de la candidatura que partió como favorita y terminó última, reconoció públicamente que "si ganamos, intentaremos reforzar el equipo y Moncayola reúne los requisitos".

Como es lógico, muchos aficionados rojillos se temieron lo peor, pues, aunque deportivamente es cierto que hoy por hoy el Athletic no ofrece a Moncayola mucho más de lo que tiene en Osasuna, económicamente a buen seguro que se trataría de una oferta muy superior. "Se oyen campanas, pero a veces las tocan alegremente, sin haber procesión", comentó en tono jocoso el presidente del club navarro. "Queremos que Moncayola sea el Patxi Puñal del futuro. Que esté con nosotros muchos años, que represente ese ser de Osasuna. Él lo ha dicho muchas veces, que está muy contento, y nosotros deseamos que así sea", añadió Luis Sabalza.

Foto: El navarro Roberto Torres celebra un gol de Osasuna en El Sadar. (EFE)

Por cierto, Uriarte también anunció que quería aplicar "contratos por objetivos", justificando que "es algo normal en el mundo empresarial y en ligas como la Premier League". Y, dando un nombre propio, se refirió a Iñigo Martínez, de quien dijo que "es vital para el club y así se tratará". En este sentido, cabe destacar que Valverde solo ha firmado por una temporada, tal y como él mismo se encargó de anunciar y también celebrar en su presentación.

Si, como dijo Uriarte, su equipo llega "para hacer un proceso de transformación, un cambio con cabeza y ninguna revolución", el caso de Moncayola será sin duda el mejor ejemplo para demostrarlo. Es la primera prueba de fuego para el joven y nuevo presidente, además de para su entrenador, quien se sentará por tercera vez en el banquillo de San Mamés tras hacerlo en dos períodos, 2003-2005 y 2013-2017, y seguro que contaba con hacer algún fichaje de los que prometió Barkala. De ahí, quizás la explicación de que su cara no fuera precisamente de entusiasmo...

Haciendo bueno aquello de que los últimos serán los primeros, Jon Uriarte se presentó en la carrera hacia la presidencia del Athletic de Bilbao como 'la tercera vía'. Quizás porque fue el último en animarse, aunque posiblemente también lo dijera para marcar distancias con las candidaturas de Iñaki Arechabaleta y Ricardo Barkala. Sin embargo, Uriarte acabó siendo el primero, con el 46,71% de los votos. El más joven y también el que más avales presentó, fue capaz de superar el caso del mexicano Carlos Aviña, a quien quería "como una especie de CEO deportivo" y del que tuvo que prescindir por unos polémicos mensajes que escribió en su cuenta de Twitter.

Bilbao Osasuna
El redactor recomienda