Es noticia
Menú
Emery, el entrenador menospreciado que limpió su nombre a base de matar gigantes
  1. Deportes
  2. Fútbol
Pura historia europea

Emery, el entrenador menospreciado que limpió su nombre a base de matar gigantes

Ningún entrenador español ha ganado más eliminatorias en Europa que Emery en los últimos meses. El Villarreal ha tumbado a Arsenal, United, Juventus y Bayern en un año

Foto: Emery reacciona al gol del Villarreal. (Reuters/Lukas Barth)
Emery reacciona al gol del Villarreal. (Reuters/Lukas Barth)

Cuando Unai Emery volvió al fútbol español, el primer recuerdo que saltaba a la vista variaba entre las históricas Europa Leagues conseguidas con el Sevilla y por ser, desafortunadamente, el técnico del PSG en aquella nefasta remontada por 6-1 contra el Barça en el Camp Nou. Emery, entrenador que ha dejado huella en cada equipo español en el que ha estado, tenía ante sí la oportunidad de recuperar el prestigio perdido en sus dos experiencias en el extranjero: PSG y Arsenal. Tenía la espina clavada de no ganar la Champions o, incluso, de no llegar lejos. Al vasco no le había ido bien fuera de nuestras fronteras y, aunque había alzado una Ligue1 con el todopoderoso PSG, fue incapaz de encontrar el equilibrio entre tanta estrella y no pudo lograr el deseo que carcome a Qatar, la Champions League.

En Inglaterra, el desafío fue todavía mayor. Se trataba de sustituir nada más y nada menos que a Arsene Wenger, una figura indisoluble en Londres. A pesar de proponer un estilo radicalmente distinto en la decisión más arriesgada de toda su carrera deportiva, Emery dotó de su identidad al Arsenal hasta conseguir una racha de victorias de 22 partidos consecutivos sin perder, hasta llevar eel cuadro 'gunner' a la final de la Europa League. Volvía a compartir la receta del éxito, como si tuviese una fórmula mágica en Europa. Sin embargo, una gran noche de Eden Hazard, cuando aún destacaba en la élite del fútbol, dinamitó su segundo título fuera de España. En su segunda campaña en Londres, perdió el control del equipo, la solidez defensiva desapareció y terminó despedido.

Foto: El extremo africano celebra su tanto. (EFE/Ronald Wittek)

Con esas cartas llegó a Villarreal en búsqueda de un refugio competitivo. Emery regresaba a donde había triunfado tantas veces. No solo a LaLiga, sino a la Europa League. Para el Villarreal, huérfano de un título europeo, la temporada se reducía a tocar plata en el Viejo Continente. El equipo 'groguet' ya era uno de los equipos españoles con más presencias en Europa en las últimas temporadas, pero le faltaba dar un paso más allá. Una madurez competitiva que solo se adquiere con el paso de las temporadas y también con un maestro que sepa imprimir al club la experiencia y el conocimiento de Europa. Ese fue, sin duda alguna, Unai Emery.

Bajo la tutela del entrenador vasco, el Villarreal se ha hecho enorme en Europa. Ha encontrado una forma de competir ante rivales de su misma dimensión y, también, de desesperar y superar a transatlánticos que lo multiplican en presupuesto, experiencia europea, jugadores decisivos y grandes noches europeas. Lo hizo ante el Arsenal en las semifinales de la Europa League pasada, así como contra el Manchester United. Resistió, desesperó al rival, esperó el momento adecuado para matar el encuentro con sus cambios y giró la inercia del partido desde el banquillo. Por eso fue campeón de Europa, porque Emery estuvo acertado en los momentos clave.

placeholder El conjunto español estalla de alegría tras el pase. (EFE/Friedemann Vogel)
El conjunto español estalla de alegría tras el pase. (EFE/Friedemann Vogel)

En los últimos meses, el Villarreal se ha cargado al Arsenal, al Manchester United (final de la Europa League), a la Atalanta, a la Juventus de Turín y al Bayern de Múnich. Solo el Chelsea pudo ganarle en la tanda de penaltis de la Supercopa de Europa. Es una absoluta locura para un equipo de un pueblo de 50.000 habitantes que no ha quedado entre los cuatro primeros. Sus datos en eliminatorias europeas, PSG a un lado, son excepcionales. De 22 eliminatorias europeas que ha disputado con tres equipos distintos (Sevilla, Arsenal y Villarreal), ha superado todas. "Hoy creo que soy mejor entrenador que cuando estaba en el PSG, sobre todo en la forma de abordar los momentos importantes", explicaba recientemente en una entrevista en 'L'Équipe'.

Pues dicho y hecho. El Villarreal ha enseñado su versión más sólida, fiable y rocosa para matar gigantes. Con una exhibición defensiva ante Juventus de Turín y Bayern de Múnich digna del mejor Atlético de Madrid de Simeone. Con automatismos perfectamente engrasados, ayudas constantes, equilibrio táctico y recursos desde la pizarra y el banquillo. La sabiduría de exprimir al máximo las herramientas (limitadas) de las que dispone. De lograr que Raúl Albiol logre el primer MVP de su carrera con 36 años, de que dos laterales casi sin experiencia en Europa como Foyth y Estupiñán frenen a Coman y Sané. Y, por último, de sentenciar la eliminatoria con un cambio ganador como el de Chukwueze para coger al Bayern con la guardia baja.

El Villarreal estará en semifinales de la Champions League por segunda vez en su historia. Sin Riquelme, Forlán, Sorín o Senna. Tampoco Cazorla, Bruno Soriano o Giuseppe Rossi. Pero sí con Gerard Moreno, Raúl Albiol o Dani Parejo y, sobre todo, con Unai Emery. El técnico que limpió su nombre para relanzar su carrera en Europa a base de matar gigantes, superarlos tácticamente y colarse entre los mejores entrenadores del mundo por segunda temporada consecutiva tras romper el techo de cristal del Villarreal.

Cuando Unai Emery volvió al fútbol español, el primer recuerdo que saltaba a la vista variaba entre las históricas Europa Leagues conseguidas con el Sevilla y por ser, desafortunadamente, el técnico del PSG en aquella nefasta remontada por 6-1 contra el Barça en el Camp Nou. Emery, entrenador que ha dejado huella en cada equipo español en el que ha estado, tenía ante sí la oportunidad de recuperar el prestigio perdido en sus dos experiencias en el extranjero: PSG y Arsenal. Tenía la espina clavada de no ganar la Champions o, incluso, de no llegar lejos. Al vasco no le había ido bien fuera de nuestras fronteras y, aunque había alzado una Ligue1 con el todopoderoso PSG, fue incapaz de encontrar el equilibrio entre tanta estrella y no pudo lograr el deseo que carcome a Qatar, la Champions League.

Villarreal CF Champions League Bayern Múnich
El redactor recomienda