Es noticia
Menú
Una goleada cara en Mallorca: Benzema marca dos goles y se lesiona (0-3)
  1. Deportes
  2. Fútbol
el francés no pudo acabar el partido

Una goleada cara en Mallorca: Benzema marca dos goles y se lesiona (0-3)

El Madrid golea al Mallorca en un partido con malas noticias. Benzema, Rodrygo y Mendy no lo pudieron acabar por lesión. El francés hizo dos goles y Vinicius abrió el marcador

Foto: Benzema celebra un gol con Vinicius y Mendy. (REUTERS/Juan Medina)
Benzema celebra un gol con Vinicius y Mendy. (REUTERS/Juan Medina)

Contra el Paris Saint-Germain fue Benzema el que hizo la gesta con tres goles. Karim Benzema está en racha. De vuelta a la Liga, es Vinicius el que marca las diferencias con un gol en Mallorca y un penalti provocado que transformó su socio, Benzema. El '9' haría un doblete con el partido roto. Marcó el tercero en un cabezazo y en el salto o la caída sintió el pinchazo. Lo peor fue verle cojear. Se sentó en el suelo y empezó a tocarse el gemelo izquierdo. Una molestia del delantero francés provoca el pánico. No pudo acabar el partido. Tampoco lo terminaron Rodrygo ni Mendy. El brasileño y el lateral francés son los otros dos lesionados. El Real Madrid sale más líder, pero a la espera de conocer con más detalle que tienen los tres jugadores. Al final del partido se quejó Butragueño por la dureza de las entradas.

Vinicius revolucionó al líder. El Sevilla empató en Vallecas y el Madrid aprovecha el tropiezo. Son ya diez puntos de ventaja sobre el segundo. La pareja Benzema-Vinicius mantiene la regularidad y la contundencia. Entre los dos son 36 goles en la Liga (22 del francés y 14 del brasileño). El primer gol en Mallorca es una asistencia de Benzema a Vinicius. Una jugada que tiene su origen en un robo de Fede Valverde. Al líder le costó encontrar el gol y tras abrir el encuentro se desató.

placeholder Vinicius se encara con Ángel
Vinicius se encara con Ángel

Al líder le costó sacar adelante el partido contra un Mallorca muy competitivo. El partido estaba metido entre la remontada del Paris Saint-Germain y el foco puesto en el Clásico del domingo en el Bernabéu. El Madrid rotó poco. Se quedaron en el banquillo Carvajal y Modric. Militao en Madrid, con gripe. El líder no hizo un encuentro vistoso. Estaba bien maniatado por el Mallorca. Fue práctico. Como le gusta a Ancelotti cuando salen rivales de este perfil que obligan a jugar concentrado y con energía.

Estamos en la fase de la temporada en la que todos los equipos se juegan los objetivos. El del Mallorca es alejarse de las posiciones de descenso y el del Real Madrid acelerar para ganar el título. Salió un partido bravo, intenso y bronco en Son Moix. El lunes, día extraño para conectarte al fútbol, ir al campo o verlo con una cerveza, lo cerraron dos equipos combativos. Hubo más emoción que buen fútbol en la primera parte. Pocas ocasiones y la mejor fue un remate de Pablo Maffeo al poste, anticipando la acción a Mendy y cruzando la pelota a Courtois.

Un Vinicius batallador

El Mallorca es el segundo equipo más goleado de la Liga. Salió a morder. A hacerle un partido incómodo al líder y consiguió minimizar las acciones ofensivas en una primera parte caliente. En la lucha por ganar los balones divididos saltaron chispas. Maffeo estaba en muchas de estas acciones. Por su banda entraba Vinicius y el combate resultó tenso. Es algo que empieza a ser habitual en la Liga. Con Vinicius tienen que emplearse a fondo los rivales y luego está el listón que pone el árbitro. Maffeo entró con fuerza en una acción, levantó el pie a la altura de la rodilla del brasileño, lo tiró al suelo. La entrada encendió a Vinicius. Se rebrincó. Recibió una tarjeta amarilla por encararse con Ángel. Es el menú que le preparó Luis García Plaza al equipo de Ancelotti. El Real Madrid no estuvo cómodo. Sufrió contra un Mallorca con pinturas de guerra, que defendió en bloque sólido, con ayudas y esfuerzo para detener a Benzema, Vinicius y Rodrygo.

placeholder Benzema se marcha lesionado de Son Moix
Benzema se marcha lesionado de Son Moix

El Real Madrid se fue al descanso generando muy poco peligro. Dominando el partido, pero sin claridad cerca del área y poca eficacia para encontrar una jugada desequilibrante. Solo un disparo de Benzema, cuando tuvo metros y espacios para correr en el inicio del encuentro, fue lo más peligroso. El francés lo hizo todo bien en la carrera, la maniobra y el remate. Sergio Rico tapó y desvió el balón con la mano. Desde esta acción hasta el descanso, el Mallorca se comportó como un equipo rocoso y punzante con las conducciones del habilidoso Take Kubo. Un derribo de Lucas Vázquez al japonés, ya en la segunda parte, para frenar un contraataque le costó la tarjeta amarilla.

Los dos equipos no se dieron tregua. Lo dejaron para la segunda parte. El Real Madrid echaba en falta la inspiración de Luka Modric, en el banquillo. El croata se dio una paliza en la épica remontada contra el Paris Saint-Germain en el Bernabéu. Ancelotti refrescó el equipo con Casemiro (no jugó en la Champions por sanción), Kroos y Fede Valverde en el centro del campo. No conseguían hacer fluir el juego ante un combativo Mallorca. El equipo de Luis García Plaza no tenía un Mbappé, pero el Real Madrid se sintió amenazado con los balones lanzados para el delantero kosovar Vedat Muriqi. El partido calentó a Ancelotti. Antes del gol de Vinicius vio una tarjeta amarilla por protestar. En la siguiente acción marcó el Real Madrid.

La jugada del gol la discutió el Mallorca. Fede Valverde fue a la presión, pugnó con Iddrisu Baba, y robó la pelota. El Mallorca pide falta. La pelota cayó en Benzema, buscó a Vinicius, desmarcado, y el brasileño en el uno a uno con Sergio Rico acertó. La presión arriba, con ese punto mayor de agresividad que tuvo Benzema contra el PSG, la repitió Fede Valverde. Funcionó. Sirvió para que el Real Madrid rompiera la igualdad del encuentro.

A falta de media hora, Ancelotti quitó a Casemiro y Fede Valverde (el primero apercibido y el segundo con tarjeta amarilla) para meter a Camavinga y Luka Modric. Un nuevo centro del campo con Camavinga en la posición de pivote. El partido fue cayendo del lado del líder. Vinicius inició la jugada del segundo gol con un pase largo a Benzema. Con espacios, a la contra; el francés pisó área, recortó, pasó a Vinicius, que venía lanzado y Brian Oliván lo empujó. Penalti que marcó Benzema. El francés redondeó la noche con el tercer gol. Un saque de esquina, con balón a Marcelo, excelente centro del brasileño e impecable remate de cabeza del '9'. Un golazo. El partido acabó con Benzema cojeando.

Contra el Paris Saint-Germain fue Benzema el que hizo la gesta con tres goles. Karim Benzema está en racha. De vuelta a la Liga, es Vinicius el que marca las diferencias con un gol en Mallorca y un penalti provocado que transformó su socio, Benzema. El '9' haría un doblete con el partido roto. Marcó el tercero en un cabezazo y en el salto o la caída sintió el pinchazo. Lo peor fue verle cojear. Se sentó en el suelo y empezó a tocarse el gemelo izquierdo. Una molestia del delantero francés provoca el pánico. No pudo acabar el partido. Tampoco lo terminaron Rodrygo ni Mendy. El brasileño y el lateral francés son los otros dos lesionados. El Real Madrid sale más líder, pero a la espera de conocer con más detalle que tienen los tres jugadores. Al final del partido se quejó Butragueño por la dureza de las entradas.

Karim Benzema
El redactor recomienda