Es noticia
Menú
La sospechosa presencia de Deco, agente de jugadores, en la dirección deportiva del Barça
  1. Deportes
  2. Fútbol
JUNTO A ALEMANY, JORDI CRUYFF Y YUSTE

La sospechosa presencia de Deco, agente de jugadores, en la dirección deportiva del Barça

Cuando el exazulgrana colgó las botas en Brasil se metió en el mundo de la representación junto a Jorge Mendes y luego creó su propia agencia, de ahí lo improcedente de su vuelta

Foto: Deco, en el Camp Nou contra el Atlético de Madrid. (EFE / Alejandro García)
Deco, en el Camp Nou contra el Atlético de Madrid. (EFE / Alejandro García)

Una de las primeras consecuencias del regreso de Xavi Hernández al FC Barcelona fue la salida de Ramon Planes, responsable de la llegada de jugadores como Pedri, Araújo y Abde, entre otros. De esta forma, la secretaría técnica del club catalán que anteriormente había ocupado Eric Abidal recayó de manera provisional en José Mari Bakero. Se debatió la posibilidad de cubrir el puesto, pero finalmente se desistió dada la precariedad económica y se decidió que la función fuera asumida entre el director de fútbol, Mateu Alemany, el asesor deportivo y director de fútbol internacional, Jordi Cruyff, y el vicepresidente deportivo y mano derecha de Joan Laporta, Rafa Yuste. Estos serían los encargados de los asuntos relacionados con el primer equipo y, junto al propio Xavi, decidirían tantos las renovaciones como las contrataciones.

Sin embargo, la dirección deportiva del Barça cuenta con un nuevo integrante. Un viejo conocido de la afición azulgrana llamado Deco. El brasileño ya viajó el pasado mes de enero a Bilbao con motivo de la eliminatoria de Copa. Llevaba tiempo negociando para regresar al club catalán y la idea inicial era que fuera asesor del mercado brasileño, aunque finalmente será el quinto hombre de la dirección deportiva, un nombramiento cuanto menos sospechoso e improcedente por su condición de agente de futbolistas. Cierto es que aún no ha firmado, pero la intención es que lo haga y, de hecho, ya se encuentra en Brasil trabajando para el Barça.

Foto: Marc Overmars, ex director deportivo del Ajax. (EFE / Maurice Van Steen)

En un principio, el papel de Deco podría parecerse al de André Cury, el mismo que ganaba 685.000 euros anuales, diez veces más que el ojeador mejor pagado del club catalán, y fue despedido tras la salida de Josep María Bartomeu. Cury trabajaba en la agencia Traffic, que en 2015 fue juzgada por fraude, e intervino en numerosos fichajes. De hecho, las dos primeras incorporaciones que hizo para el Barça fueron Keirrison y Henrique, dos fichajes a los que Txiki Begiristain dio el visto bueno y que ni siquiera debutaron en partido oficial con el primer equipo a pesar de costar 14 y 8 millones de euros, respectivamente.

Después de una temporada gris en el Chelsea, Deco decidió regresar a su país, donde jugó tres años en el Fluminense y puso fin a su carera. Sin madera de entrenador, fue entonces cuando descubrió que siempre le había gustado "el trabajo de los agentes y el ejemplo de un viejo amigo, Jorge Mendes". El portugués fue quien le introdujo en el mundo de la representación a través de su agencia, Gestifute, aunque pronto Deco decidió registrar la suya propia. Así, el 24 de septiembre de 2014, creó D20 Sports Management. "Siempre me ha gustado el número 20, hay poder en ese número", explicó.

Como a la mujer del César, que no le bastaba con ser honrada, sino que además debía parecerlo, la presencia de Deco en la dirección deportiva del FC Barcelona debería incomodar a Laporta, sobre todo después de criticar a Bartomeu por cosas parecidas y que en la Ciudad Condal se siga comentando la relación del presidente con la marcha de Neymar al PSG. "Mendes me ha enseñado mucho y sigue siendo un ejemplo. Es uno de los agentes más importantes del mundo y sigue trabajando duro. Jorge es mi amigo, pero tenemos diferentes formas de trabajar. Es por eso que fundé D20 Sports", explicó en una entrevista el internacional con Portugal.

placeholder Deco, junto a Messi y Etoo, durante su etapa en el Barça. (EFE/Fernando Veludo)
Deco, junto a Messi y Etoo, durante su etapa en el Barça. (EFE/Fernando Veludo)

"Otro tiburón de la representación"

En 2019, los medios lusos publicaron las finanzas que D20 Sports envió a la Comisión del Mercado de Valores, en las que la agencia registrada en Dublín, como tantas otras para pagar menos impuestos, mostró unos ingresos de tan 'solo' 300.000 euros. Curioso, pues ese mismo verano solo el Sporting Club de Portugal se gastó 7,5 millones en pagar comisiones a D20 Sports y Gestifute. Es decir, las respectivas agencias de Deco y Mendes, y la tarifa más alta, 2,5 millones, se la llevó la empresa del exjugador del Barça en el traspaso de Rafinha al Rennes por 21 millones.

A raíz de aquella información, el diario 'A Bola' llamó a Deco "otro tiburón del mundo de la representación, que solo piensa en el beneficio", aunque, todo sea dicho, desde otro medio como el 'Expresso' se salió en su defensa: "D20 Sports es injustamente criticada. Deco no parece un agente típico. Los agentes portugueses están asociados con la codicia, el deseo de arrancar más comisión, pero él es diferente, tiene la oportunidad de romper el estereotipo de los agentes portugueses y con el tiempo será tan grande como Mendes".

Lo cierto es que Deco y Mendes se conocieron en 1997, cuando el futbolista fue traspasado del Corinthians al Benfica, y Jorge aún era un agente novato. El Benfica le cedió al Alverca y allí el centrocampista se enteró de que los lisboetas no habían pagado al Corinthians. El propio Deco sufrió retrasos a la hora de cobrar su sueldo y, cuando estaba a punto de regresar a Brasil, Mendes resolvió los problemas con el Benfica y un año después le ayudó a fichar por el Oporto.

Foto: Neymar celebra un gol con el PSG en la Champions. (Reuters)

Los éxitos iniciales de D20 Sports también están relacionados con Mendes. El primer cliente de la agencia fue Fabinho. Deco lo vio en el Fluminense en 2012 y, de nuevo junto a Jorge, cerró su traspaso al Rio Ave. Después, en 2014, cuando fichó por el Liverpool, ambos posaron junto al futbolista y a cambio de D20 Sports obtuvo los derechos del defensa Joao Miranda. Es decir, que el FC Barcelona ha incorporado a su dirección deportiva a un representante de jugadores, estrechamente relacionado con el llamado superagente, Jorge Mendes. En suma, que, como si de la saga 007 se tratara, la intriga está servida…

Una de las primeras consecuencias del regreso de Xavi Hernández al FC Barcelona fue la salida de Ramon Planes, responsable de la llegada de jugadores como Pedri, Araújo y Abde, entre otros. De esta forma, la secretaría técnica del club catalán que anteriormente había ocupado Eric Abidal recayó de manera provisional en José Mari Bakero. Se debatió la posibilidad de cubrir el puesto, pero finalmente se desistió dada la precariedad económica y se decidió que la función fuera asumida entre el director de fútbol, Mateu Alemany, el asesor deportivo y director de fútbol internacional, Jordi Cruyff, y el vicepresidente deportivo y mano derecha de Joan Laporta, Rafa Yuste. Estos serían los encargados de los asuntos relacionados con el primer equipo y, junto al propio Xavi, decidirían tantos las renovaciones como las contrataciones.

Mateo Alemany Jorge Mendes Joan Laporta Xavi Hernández Catalán Benfica FC Porto