Es noticia
Menú
El Madrid levanta el primer título del año con golazo de Modric y exhibición de Kroos (0-2)
  1. Deportes
  2. Fútbol
Mucha superioridad blanca

El Madrid levanta el primer título del año con golazo de Modric y exhibición de Kroos (0-2)

El conjunto blanco demostró una precisión clínica para superar el sistema defensivo del Athletic. Rodrygo fue el mejor en ataque, Benzema hizo el 0-2 y Courtois paró un penalti

Foto: Los blancos vencieron con autoridad. (Reuters/Albert Gea)
Los blancos vencieron con autoridad. (Reuters/Albert Gea)

El Real Madrid superó con claridad al Athletic Club de Bilbao en la final de la Supercopa de España disputada en Arabia Saudí para sumar el primer título de la temporada. Los hombres de Carlo Ancelotti rompieron el muro defensivo rojiblanco en la primera parte gracias a un golazo de Luka Modric y se encontraron en la segunda mitad con un penalti por mano de Yeray Álvarez. Karim Benzema, autor del disparo que provocó la pena máxima, lo ejecutó con precisión para anotar el 0-2. En una exhibición del centrocampista croata y de Toni Kroos, Rodrygo Goes dio un gran paso hacia adelante al asistir en el 0-1 y convertirse en el principal quebradero de cabeza blanco. En los minutos finales, Courtois pararía la pena máxima de Raúl García. Tras tumbar al Barça en semifinales y al Athletic Club en la final, Ancelotti toca la gloria por primera vez este curso. No parece que vaya a ser la última.

placeholder El Madrid controló la final. (Reuters/Albert Gea)
El Madrid controló la final. (Reuters/Albert Gea)

Empezó el Real Madrid con fuerza, ritmo y mucha velocidad en ataque. Los jugadores de Carlo Ancelotti tenían por delante un desafío que se les venía atragantando últimamente, los equipos que defienden en bloque bajo y desesperan a sus delanteros. Sin embargo, el dispositivo defensivo diseñado por Marcelino García Toral iba un paso más allá y bordaba lo apuntado. El Athletic Club, uno de los equipos con mejor fondo físico de LaLiga, también estaba dispuesto a ir a buscar al Real Madrid arriba y ahogar la salida de balón.

Así, los rojiblancos saltaban a por los defensores blancos en los primeros pases, aunque la incorporación de David Alaba para la gran final dotó al Real Madrid de un centrocampista más sin necesidad de colocarse en la medular. Los blancos apuraban y el Athletic Club no llegaba a cortar los pases, pero cuando superaban la primera línea de presión, los leones volvían a toda velocidad a su propio campo. Toni Kroos y Luka Modric dirigían los ataques con suma precisión en otro partido magnífico para los anales de la historia.

Rodrygo Goes estuvo magnífico

Un disparo tímido de Rodrygo Goes, enchufado desde el minuto uno, hacía presagiar un partido largo para los hombres de Marcelino. Sin embargo, la primera acción polémica sucedería en el área de los leones. Pase en largo a Iñaki Williams, Alaba se tiró al corte y tocó la pelota con la mano, pero el criterio no considera ese tipo de acciones como penalti, ya que era la mano con la que se iba a apoyar en el césped al lanzarse al corte. Respondería Karim Benzema con un disparo que acarició la madera de Unai Simón.

placeholder Rodrygo fue un quebradero de cabeza constante. (Reuters/Ahmed Yosri)
Rodrygo fue un quebradero de cabeza constante. (Reuters/Ahmed Yosri)

Entonces el ritmo decaería y el Athletic Club controlaría mejor al Real Madrid gracias a su organización defensiva sin intimidar en ataque. Las ayudas llegaban a tiempo, el área era una zona inexpugnable, lo que provocó un disparo lejano de Casemiro que despejó Unai Simón, y Lucas Vázquez siempre buscaba el pase a la frontal del área. Saturada la banda izquierda, el Real Madrid no podía correr a través de Vinícius Júnior, pero buscaba con ahínco a Rodrygo. El brasileño, inspirado como pocas veces, aglutinó defensores en el costado derecho, dibujó una diagonal punzante al corazón del área y asistió a Luka Modric. El croata rompió la red con un golazo que sirvió para desbloquear el muro defensivo vasco.

El segundo tanto mató la final

Al borde del descanso, Oihan Sancet estuvo a punto de sorprender a Thibaut Courtois, pero su disparo se marchó fuera. A la vuelta de vestuarios, Marcelino hizo un cambio que ilustraba la falta de dinamita que había experimentado su equipo en el primer tiempo. El escurridizo Nico Williams, autor de la remontada en semifinales contra el Atlético de Madrid, ocupó el lugar del desaparecido Álex Berenguer. Nada más iniciar la segunda parte, Yeray Álvarez cometió penalti por mano al tratar de taponar el disparo de Karim Benzema. El propio jugador francés ejecutaría la acción con éxito y subiría el segundo tanto de la noche desde los siete metros.

placeholder Benzema celebra el 0-2. (Reuters/Albert Gea)
Benzema celebra el 0-2. (Reuters/Albert Gea)

Marcelino trataría de despertar a su equipo y, para ello, realizó un triple cambio: entraron Vesga, Raúl García y Yuri por Sancet, Balenziaga y Zarraga. Por su parte, Ancelotti reforzaría el centro del campo con la entrada de Federico Valverde por Rodrygo Goes. El Athletic daría unos cuantos pasos hacia adelante y tendría una doble ocasión mediante Raúl García. Primero con un remate mordido que cortó Militao y luego con un cabezazo desviado. Los rojiblancos lo intentarían a través de centros laterales y el balón parado, siempre buscando a Raúl García.

Militao, atento al corte e imperial en las pugnas aéreas, se encargó de despejar cualquier duda que pudiese sembrar el ataque vasco. El Madrid estaba tan cómodo que Ancelotti introdujo a Marcelo y Courtois ejerció como un mero espectador más... hasta que Yuri centró, Raúl García cargó el remate y su cabezazo se topó con la mano de Militao (expulsado por roja directa). Él mismo tiró el penalti, pero Courtois reivindicó su postura de mejor portero del mundo para sacar un pie prodigioso, atajar el lanzamiento y cerrar el partido. El Madrid dominó con superioridad la final y tocó la gloria por primera vez este curso.

El Real Madrid superó con claridad al Athletic Club de Bilbao en la final de la Supercopa de España disputada en Arabia Saudí para sumar el primer título de la temporada. Los hombres de Carlo Ancelotti rompieron el muro defensivo rojiblanco en la primera parte gracias a un golazo de Luka Modric y se encontraron en la segunda mitad con un penalti por mano de Yeray Álvarez. Karim Benzema, autor del disparo que provocó la pena máxima, lo ejecutó con precisión para anotar el 0-2. En una exhibición del centrocampista croata y de Toni Kroos, Rodrygo Goes dio un gran paso hacia adelante al asistir en el 0-1 y convertirse en el principal quebradero de cabeza blanco. En los minutos finales, Courtois pararía la pena máxima de Raúl García. Tras tumbar al Barça en semifinales y al Athletic Club en la final, Ancelotti toca la gloria por primera vez este curso. No parece que vaya a ser la última.

Real Madrid David Alaba Luka Modric
El redactor recomienda