Es noticia
Menú
Luis Suárez hace el 'pelotudo': el pulso que va a perder si enciende la mecha con el Cholo
  1. Deportes
  2. Fútbol
simeone se cansa de las tensiones

Luis Suárez hace el 'pelotudo': el pulso que va a perder si enciende la mecha con el Cholo

Llamarle “pelotudo” a Simeone es una mala estrategia para cualquier jugador. ¿Ha pasado la línea roja Luis Suárez? Es el peor momento para no estar al lado del entrenador

Foto: Luis Suárez se lamenta por fallar una ocasión en un partido. (REUTERS/Jon Nazca)
Luis Suárez se lamenta por fallar una ocasión en un partido. (REUTERS/Jon Nazca)

Cuando fichas a Luis Suárez compras el paquete entero de un jugador voraz en el gol, pero también malencarado cuando no consigue su objetivo de jugar todo lo que él quiere. Así es la historia de un futbolista depredador, que muerde en el campo y te asesina con la mirada y sus improperios si le retiras la confianza. “Pelotudo de mierda, siempre igual”, es lo que le dijo el uruguayo a Simeone en Sevilla.

El Cholo, que si algo no se le puede reprochar es la independencia que tiene en la toma de decisiones para poner y quitar a un jugador, se llame como se llame o por su status, señaló a Suárez en su gestión de partido. El delantero uruguayo volvió a prender la mecha. Es un futbolista que es reincidente. No es la primera vez que sucede porque ya vimos esta situación de tensión en el derbi de la temporada pasada en el estadio Alfredo di Stéfano. Luis Suárez siente que tiene que jugar siempre y que no se le ocurra al entrenador quitarle cuando va perdiendo y es uno de esos encuentros grandes. Sucedió contra el Real Madrid y ahora con el Sevilla en el estadio Sánchez Pizjuán.

Foto: Casemiro disputa un balón con Juan Cala. (EFE/Rodrigo Jiménez)

Simeone y Suárez entran en colisión. No porque quiera el entrenador y sí porque el delantero entiende que es insustituible por su condición de estrella mundial. Suárez puede interpretar que es Simeone el que está en deuda con él y no al revés. Fichó por el Atleti, marcó 21 goles y fue clave para que el equipo ganara la Liga. El uruguayo puede estar agradecido al entrenador argentino que le abriera las puertas del Atleti tras salir mal del Barcelona y sentirse menospreciado por Koeman y Bartomeu. Pero Luis Suárez fichó por el Atleti para ser la estrella y sintió que la Liga llevaba su sello.

El egoísmo del uruguayo

¿Es la Liga de Simeone o Luis Suárez? Si le preguntas al entrenador el éxito es colectivo porque eso de las estrellas no va con la filosofía del Cholo. Necesita guerreros. Gente comprometida, que haga equipo, sin fisuras y no genere ruido mediático. Reacciones como la de Luis Suárez son egoístas, perjudiciales para el grupo y dañan la imagen familar de la plantilla. Lo que hizo en Sevilla, delante de todas las cámaras, sin taparse la boca, mostrando con vehemencia su enfado y malestar, es un pulso a Simeone. Y no está el Cholo para más incendios cuando tiene demasiados quebraderos de cabeza con la irregular trayectoria y las tres últimas derrotas consecutivas en la Liga.

placeholder Luis Suarez escucha a Simeone
Luis Suarez escucha a Simeone

Simeone lo dejará pasar, como ha sucedido en otras ocasiones, porque asume el carácter del futbolista uruguayo como competitivo. ¿Pero ha pasado la línea roja? Este es el peor momento para que un jugador no esté al lado del entrenador. Si alguien es intocable es Simeone y no Suárez. El club y los aficionados van a arropar a Simeone, no se pone en duda de que las decisiones que tome serán las convenientes y más acertadas. Si Suárez no rema en la misma dirección y es más humilde y controla sus reacciones está cavando su propia tumba. No tiene más que mirar lo que sucede con Joao Félix, la otra estrella que lleva mal los cambios. El portugués también tuvo una reacción de rebeldía y reproche contra el banquillo la pasada temporada en el partido contra el Villarreal en el estadio de La Cerámica. El club hizo creer que era para Lodi y no coló. Fue para Diego Pablo Simeone.

Llamarle “pelotudo” al Cholo, que es lo mismo que calificarle de tonto o imbécil, es una mala estrategia para cualquier jugador. Luis Suárez se puede considerar intocable, pero a partir de ahora lo que tiene es más de un frente abierto. No solo por cómo pueda reaccionar el entrenador, sino también porque a la afición, si le das a elegir entre uno y otro, siempre escogerá al Cholo. Por encima de Luis Suárez, Joao Félix y quien haga falta.

La peor racha

No es, además, el mejor momento para que Luis Suárez llame “pelotudo” a Simeone. El delantero uruguayo atraviesa su peor racha con siete partidos sin ver portería. No marca desde el 7 de noviembre en Mestalla contra el Valencia. Ha entrado en sequía y lleva tiempo sin celebrar un gol. Osasuna, Milan, Cádiz, Mallorca, Oporto, Real Madrid y Sevilla es la racha tan negativa de partidos consecutivos que acumula sin tener puntería. Contra el Oporto salió del campo, en el minuto 13, por una lesión muscular y en el derbi fue suplente y entró en el minuto 60. No es el mejor. Luis Suárez y su bajón físico y futbolístico lastra los planes de un entrenador al que le urge encontrar soluciones. No está en condiciones para echar un pulso a Simeone. Debería calibrar mejor su puntería, su lenguaje gestual y verbal.

Luis Suárez jugó la temporada pasada 38 partidos, marcó 21 goles y dio 3 asistencias. En esta lleva 23 partidos y ha marcado 8 goles. Solo ha completado 5 partidos. Su problema es que hay un compañero que físicamente está mejor. Es el brasileño Matheus Cunha y esto lo tiene en cuenta Simeone porque el brasileño es un recurso mejor para jugar con espacios al contragolpe y está fino de cara portería.

Foto: José Luis Pasqués, con el cuerpo técnico de Simeone, sujeta la Supercopa. (@Pepepasques)

Esta es la frustración de Luis Suárez. La de la estrella que encaja mal tener competencia. El 24 de enero cumplirá 35 años y esta es su última temporada de contrato con el Atlético de Madrid. Si tiene intención de prorrogarlo para llegar en forma al Mundial de Qatar va a tener que cambiar su actitud y mejorar su forma. El gol no lo pierde porque lo lleva de serie, pero las cifras pueden ir bajando si no aprovecha las oportunidades y será más habitual verle no acabar los partidos.

Cuando fichas a Luis Suárez compras el paquete entero de un jugador voraz en el gol, pero también malencarado cuando no consigue su objetivo de jugar todo lo que él quiere. Así es la historia de un futbolista depredador, que muerde en el campo y te asesina con la mirada y sus improperios si le retiras la confianza. “Pelotudo de mierda, siempre igual”, es lo que le dijo el uruguayo a Simeone en Sevilla.

Diego Simeone
El redactor recomienda