Es noticia
Menú
A Florentino le ponen en bandeja ridiculizar a la UEFA por el sorteo y... ¡no entra a matar!
  1. Deportes
  2. Fútbol
se queda en indignación

A Florentino le ponen en bandeja ridiculizar a la UEFA por el sorteo y... ¡no entra a matar!

El Real Madrid valora los pros y los contras, desde el punto de vista legal y deportivo, para denunciar la repetición del sorteo de octavos de la Champions y elige no ir a una nueva guerra

Foto: Florentino Pérez, en un acto en el Santiago Bernabéu. (EFE/Emilio Naranjo)
Florentino Pérez, en un acto en el Santiago Bernabéu. (EFE/Emilio Naranjo)

Florentino Pérez pierde una gran oportunidad para desacreditar a la UEFA tras la repetición del sorteo de los octavos de final de la Champions. El presidente del Real Madrid no da el paso que piden los aficionados más indignados con el organismo que preside Aleksander Ceferin y que ven esta maniobra como una estrategia manipuladora para pasar factura al club que abandera la creación de la Superliga. Esto es indemostrable. Pero lo que sí es cierto es que el Real Madrid ha sido perjudicado con la repetición del sorteo y pasa de enfrentarse al Benfica a tener que hacerlo con el Paris Saint-Germain.

El calentón de los madridistas que están en desacuerdo con un segundo sorteo es el mismo que tiene el presidente del Real Madrid. La gran diferencia es que Florentino, junto con los servicios jurídicos del club, mide qué acciones legales se pueden tomar y las consecuencias. Conviene no ir a una nueva guerra. Pero sí es verdad que a Florentino, como presidente del Real Madrid y de un club que mantiene tensiones con la UEFA, le han puesto en bandeja, al menos, abroncar al máximo organismo del fútbol europeo y no ha entrado a matar. Es inexplicable para el sector florentinista, que esperaba una equivocación de la magnitud del sorteo para darle una buena sacudida a Ceferin por las amenazas lanzadas contra el Real Madrid a raíz de la Superliga.

Foto: El regreso de Mbappé al Bernabéu. (EFE/Juanjo Martín)

A Florentino le cogió todo el lío del sorteo en la capilla ardiente de Manolo Santana junto a Emilio Butragueño. El presidente y el jefe de relaciones institucionales del club acudieron a la pista central de la Caja Mágica para dar el último adiós a la leyenda del tenis español —un madridista reconocido— y no salían de su asombro cuando empezaron a llegar las noticias de que se podía repetir íntegramente el sorteo por un problema técnico del 'software'. De tener como rival al Benfica, en el primer emparejamiento, se pasó a una cascada de noticias y confusión por tener que repetirlo todo desde el principio.

La tibia reacción del club

La primera reacción, la postura oficiosa del Real Madrid, fue de malestar y rechazo. La versión del club hablaba de un ridículo de la UEFA y consideraba inadmisible repetir todo el sorteo. Se habló, incluso, de una adulteración si esto sucedía. No se podían creer lo del error informático. Esto provocó que los servicios jurídicos estudiaran la legalidad de repetir todo el sorteo o poder hacerlo de manera parcial. El Real Madrid se sintió perjudicado mientras que clubes como el Atlético de Madrid hacían llegar su protesta a la UEFA y otros como el Manchester United, con Guardiola de portavoz, se posicionaban y admitían el error técnico. “Creo que es justo. Estas cosas pasan. Nosotros nos equivocamos, así que también puede pasarle a la UEFA”, dijo Pep.

placeholder Sergio Ramos posa con la camiseta del Paris Saint-Germain en el día de su fichaje.
Sergio Ramos posa con la camiseta del Paris Saint-Germain en el día de su fichaje.

La imagen del ridículo de la UEFA era el filón que tenía que explotar Florentino Pérez. Y no lo hizo. Decidió que no era suficiente, pese a que tenga sus dudas, malestar y pueda agarrarse a una falta de transparencia. Tras más de dos horas estudiando los pros y los contras de elevar una queja formal, que estaba respaldada en defensa de los intereses del Real Madrid, la decisión del presidente fue no entrar a matar. El club no se podía quedar de brazos cruzados ni callado, pero ni en las palabras ni el tono de Emilio Butragueño se refleja el grado de indignación. “Ha sido sorprendente, lamentable”, es lo más duro que dice Butragueño en el canal oficial. “Muy difícil de entender lo que ha ocurrido, teniendo en cuenta de que millones de aficionados están pendientes del sorteo como el mundo del deporte”, siguió para dejar en evidencia a la UEFA.

Un sorteo parcial

Nada más. Ni una palabra ni una acción legal que se pudieran interpretar como hostiles. En el Real Madrid, eran partidarios de que se hubiera reanudado el sorteo a partir del emparejamiento que los enfrentaba al Benfica por considerarlo puro. Querían la repetición de un sorteo parcial y no discutían que pudiera reanudarse a partir del error informático al que hace referencia la UEFA. No fue así y en el club pasaron de un mensaje en las redes sociales celebrando que volvían a Lisboa a un dardito en el que anunciaban el “cambio de planes…”. Con puntos suspensivos, para darle un toque a la UEFA.

Florentino guarda silencio en la ocasión más propicia para pedir explicaciones. Justificó que el fútbol necesita un cambio de formato para hacerlo más atractivo, captar el interés de los jóvenes y ser rentable. Las relaciones con la UEFA se rompieron. El silencio de Florentino no significa que acepte lo que considera una chapuza y un perjuicio. Lo deja estar, con resignación, por no encontrar una vía legal, y por no aumentar las tensiones, incluso por no generar un ambiente que puede alterar la estabilidad deportiva de los buenos resultados. Se guarda la chapuza como una prueba más para demostrar la ineficacia de la UEFA.

Foto: El argentino Kun Agüero con gesto pensativo. (EFE/Alejandro García)

El presidente del Real Madrid elige ser cuidadoso y moverse con cautela en un momento de la temporada en el que prioriza la estabilidad del equipo por la buena racha de resultados y tras la contundente victoria en el derbi. Es preferible que la chapuza del sorteo deje en evidencia a la UEFA antes que meterse en pleitos. Hasta que llegue el primer partido en París, en febrero, queda tiempo. La confianza en el club crece con la dinámica ganadora del equipo de Ancelotti y no es conveniente entrar en un conflicto que legalmente no llega a ninguna parte.

Enfrente estará el Paris Saint-Germain, con todo el morbo que supone esta eliminatoria por el interés por Mbappé y la salida de Sergio Ramos, y Florentino tiene que sentarse en el palco del Parque de los Príncipes con el presidente del PSG, Nasser Al-Khelaifi, y echarse a la cara a Leonardo, el director deportivo del club parisino, que ha pedido públicamente un castigo para el Real Madrid.

Florentino Pérez pierde una gran oportunidad para desacreditar a la UEFA tras la repetición del sorteo de los octavos de final de la Champions. El presidente del Real Madrid no da el paso que piden los aficionados más indignados con el organismo que preside Aleksander Ceferin y que ven esta maniobra como una estrategia manipuladora para pasar factura al club que abandera la creación de la Superliga. Esto es indemostrable. Pero lo que sí es cierto es que el Real Madrid ha sido perjudicado con la repetición del sorteo y pasa de enfrentarse al Benfica a tener que hacerlo con el Paris Saint-Germain.

Florentino Pérez
El redactor recomienda