La caída en picado de Isco en el Real Madrid, la estrella arruinada por su mala actitud
  1. Deportes
  2. Fútbol
ancelotti aplica disciplina

La caída en picado de Isco en el Real Madrid, la estrella arruinada por su mala actitud

Carlo Ancelotti pasa la factura del menosprecio que hizo el jugador cuando se negó a seguir calentando en el partido contra el Granada. Isco no ha sido apartado, pero está en la nevera

Foto: Isco con gesto serio antes de un partido del Real Madrid.
Isco con gesto serio antes de un partido del Real Madrid.

El tiempo de creer en la resurrección del mejor Isco en el Real Madrid ha terminado y lo que le queda en este club es una cuesta abajo pronunciada. Apunta a la caída en picado de un futbolista que tiene el pecado del desdén con el que se comporta con los entrenadores. Isco ha dejado de ser el ‘mago’ del balón para transmitir una imagen de jugador venido a menos, con solo 29 años, y una personalidad con perfil de arrogancia y soberbia. Isco se devora a sí mismo.

Tendría que suceder algo extraordinario para dar un giro y que resurgiera la esperanza y la pasión de volver a disfrutar de su fútbol. Parece improbable e imposible porque el malagueño está desconectado de lo que le llevó a ser una de las promesas más interesantes de nuestro fútbol y pierde apoyos. No entra en los planes de Carlo Ancelotti.

El entrenador del Real Madrid pasa la factura del menosprecio que hizo el jugador cuando se negó a seguir calentando en el partido contra el Granada en el estadio de Los Cármenes. Las consecuencias del desaire a Davide Ancelotti, segundo entrenador e hijo de Carlo Ancelotti, son evidentes.

Foto: Alexia Putellas ofrece el Balón de Oro en un partido de la Selección. (EFE/Pedro González)

Isco no ha vuelto a jugar en los tres siguientes encuentros contra el Sheriff, Sevilla y Athletic, pero lo más grave es que el cuerpo técnico no cuenta con él ni para los calentamientos. No es una opción para una posible sustitución. No está en la recámara. Está en la nevera. En Granada despreció salir los últimos 10 minutos del partido y la decisión del entrenador es inflexible. Lo sienta en el banquillo y desde ahí tiene que recapacitar. Como el que manda a un niño al rincón de pensar. Ancelotti no aplica mano dura con Isco como sí hizo Solari cuando le dejó en la grada de Roma tras un desaire en el partido contra el Eibar en Ipurua.

La sanción de Ancelotti

La medida sancionadora de Carlo Ancelotti reúne el principio de autoridad y es ejemplarizante. Isco no ha sido apartado, pero tiene que valorar que jugar 10 minutos en el Real Madrid, aunque el partido esté encaminado y a él le parezca poco, significa compromiso y disciplina. Dejarle en el banquillo y sin calentar es la multa que decide imponer el cuerpo técnico en el ‘caso Isco’.

El final de Isco en el Real Madrid va a ser complicado y triste. Ancelotti sufre el mismo desengaño que muchos de los aficionados y dirigentes del club que imaginaron que era un futbolista recuperable. No está en los planes del entrenador, que tras lo sucedido en Granada decidió que en el siguiente encuentro, contra el Sheriff, era mejor que entrara al campo el canterano Antonio Blanco. El técnico italiano no hace rotaciones masivas, pero en las segundas partes sí ha contado con Fede Valverde y Camavinga, como en la remontada contra el Sevilla, y ni se ha planteado la opción de Isco.

placeholder Isco durante un partido del Real Madrid.
Isco durante un partido del Real Madrid.

El principal problema es la actitud. Isco es un jugador que, si no siente la confianza total del entrenador, si no juega con regularidad y está entre los más utilizados, baja los brazos. Ancelotti regresó al Real Madrid con el propósito de motivar y comprometer al malagueño. Pero es imposible. ¿Tirará la toalla? No son capaces de responder a esta pregunta en el club porque Isco es reincidente. No es el estilo de Ancelotti tomar medidas drásticas, aunque va dejando recados en diferentes comparecencias en la sala de prensa. Avisa a aquellos jugadores que tienen las puertas abiertas para marcharse si no están cómodos y pone como ejemplo a Vinícius. “No se siente una estrella porque sigue siendo humilde”, es el mensaje que deja el entrenador del brasileño, uno de los futbolistas más determinantes del equipo que ha esperado su momento y ha tenido constancia hasta ganarse un puesto en el once.

Foto: Courtois durante el partido entre el Real Madrid y el Rayo. (EFE/Rodrigo Jiménez)

Isco es la demostración del futbolista que entra en un proceso de autodestrucción por su temperamento y mala conducta. Es el fichaje estrella español del Real Madrid, que llegó tras ganar el premio Golden Boy al mejor jugador europeo menor de 21 años, y que costó 30 millones de euros en 2013. Hoy sigue perdiendo valor futbolístico y prestigio. En las dos primeras temporadas en el Real Madrid, jugó 53 partidos en cada una de ellas. En la primera marcó 11 goles y dio ocho asistencias. En la segunda hizo seis goles y 13 asistencias.

Del todo a la nada

Jugó en las cuatro últimas finales de la Champions, saliendo desde el banquillo en las dos contra el Atlético de Madrid y estuvo en el once contra la Juventus y el Liverpool. Hace tres años empezó el declive de Isco y desde entonces no consigue remontar. Con Zidane, la pasada temporada, solo jugó 29 partidos y no marcó ningún gol. Con Ancelotti esta temporada no se ha estrenado en la Champions.

A los problemas de actitud hay que añadir los de una condición física que no es idónea para la alta competición, según los entrenadores y preparadores físicos que han ido pasando por el club en los últimos años. Unos han sido más firmes que otros. Comprobaban su estado y rendimiento con los circuitos físicos y la báscula. El más duro fue Solari cuando en uno de sus enfrentamientos le dijo que estaba decepcionado por su respuesta física. Zidane y Ancelotti han querido reconducirle sin éxito.

Es la última temporada de contrato de Isco y tiene las puertas abiertas del club en el mercado de invierno si llega una oferta. Solo tiene 29 años. Está en una edad de madurez y deberían quedarle por delante los mejores años de fútbol. Pero Isco es una incógnita y su rendimiento genera incertidumbre. Un caso perdido para el Real Madrid.

Isco
El redactor recomienda