A falta de Haaland, bueno es el Barça Espai: la batalla que Laporta necesita ganar
  1. Deportes
  2. Fútbol
Apuestan por 'vender' el nombre del estadio

A falta de Haaland, bueno es el Barça Espai: la batalla que Laporta necesita ganar

La directiva cuenta con un gran apoyo al proyecto en el referéndum del próximo 19 de diciembre. Costará 1.500 millones de euros y habrá que jugar fuera del Camp Nou

Foto: Joan Laporta saluda a aficionados. (EFE/Domenech Castelló).
Joan Laporta saluda a aficionados. (EFE/Domenech Castelló).

“Vamos más de quince años tarde”. No existe momento de respiro en el Fútbol Club Barcelona. Si la próxima semana se juegan la continuidad en Champions League frente al Bayern de Múnich, el 19 de diciembre tendrán una cita igual de importante: el futuro del Espai Barça. Un proyecto cuya financiación ascenderá a los 1.500 millones de euros y que tendrá que ser aprobado por los socios. Batalla fundamental para la gestión del club, como aseguró su CEO, Ferran Reverter, “7 de los 9 estadios con capacidad para más de 40.000 espectadores se han reformado, sólo falta el Valencia y el Barça. Todo el mundo ha hecho los deberes”.

Foto: Pep Guardiola da instrucciones a Ferran Torres. (REUTERS/Martin Ricket)

Joan Laporta presenta este referéndum como "una gran oportunidad" para que el equipo "siga creciendo y compitiendo a un alto nivel". "El Espai Barça no es un gasto, es una inversión que puede generar unos grandes beneficios al FC Barcelona", añadió. Cuando los posibles fichajes del club copan las informaciones del club, la reforma del Camp Nou se antoja más necesaria para la directiva que la firma de un crack como Erling Haaland, sueño húmedo del presidente blaugrana desde su regreso.

Hay que remontarse al 2014 para ver el inicio del Espai Barça, aprobado por el socio en una votación impulsada por la Junta Directiva de Sandro Rosell y abandonada por Josep Maria Bartomeu en su particular huida hacia delante debido a la situación económica del club. "Desde entonces solo se han invertido en él 145 millones. Ahora, nuestra obligación es culminar el proyecto después de haber hecho todas las modificaciones necesarias", señaló Laporta durante la presentación.

El referéndum se celebrará exclusivamente vía telemática, "la primera votación así en la historia del club". Reverter avisó de la calamidad que supondría una negativa por parte del socio, aunque los informes que maneja la directiva hablan de un apoyo masivo, “Si sale 'NO' en el referéndum, sería una noticia muy mala. Tendríamos que replantear el tema financiero y de créditos”. “Igualmente, se tendría que remodelar el estadio, que está en malas condiciones. El día del partido frente al Benfica había aficionados bajo cascadas de agua”, comentó el CEO, “Esto es intolerable”.

placeholder La afición blaugrana en el Camp Nou durante el partido frente al Benfica. (EFE/Alberto Estévez).
La afición blaugrana en el Camp Nou durante el partido frente al Benfica. (EFE/Alberto Estévez).

Reverter señaló a Goldman Sachs como fuente de la financiación salvo cambio de última hora, “prácticamente seguro”. 1.500 millones de euros de los cuales 900 irán a parar a la remodelación del Camp Nou, 420 al Palay Blaugrana y el Petit Palau (con pista de hielo incluida), dividiéndose el resto entre las obras del Estadi Johan Cruyff y diversas inversiones. El nuevo Espai Barça contempla la reforma integral del Camp Nou, que tendrá una capacidad para 105.000 espectadores, y la construcción de un nuevo Palau Blaugrana con 15.000 asientos y otro pequeño Palau con una pista de hielo.

Mudanza del Camp Nou y nombre publicitario como inversión

"Las obras no constarán dinero al socio, no pondrán en riesgo la gestión deportiva y nunca se hipotecará el patrimonio del club como garantía". Esa “gestión deportiva” se refiere, efectivamente, a los fichajes. “Por supuesto que el Barça puede fichar y fichará en enero, pero tenemos que analizar cada detalle muy bien por nuestra situación”, se limitó a señalar el CEO del club. Una vía de financiación serán los ‘naming rights’ del Camp Nou. Es decir, la presencia publicitaria en el nombre oficial del estadio: “Estamos barajando distintas ofertas, que van de 10 a 20 años. Será de, aproximadamente, 400 millones de euros”.

placeholder El Wanda Metropolitano, ejemplo de 'naming rights' en el fútbol español. (EFE/Rodrigo Jiménez)
El Wanda Metropolitano, ejemplo de 'naming rights' en el fútbol español. (EFE/Rodrigo Jiménez)

La hoja de ruta que maneja la directiva habla de comenzar las obras en el 2022, extendiéndolas durante cuatro años y adoptando el modelo del Athletic de Bilbao en San Mamés. Solo durante la segunda temporada de obras, en el 2023, será necesaria una mudanza en otro estadio, “está la opción de Montjuïc, siempre ha estado ahí como probable destino. Lo que es seguro es que no saldremos del núcleo urbano de Barcelona". Una situación que recuerda a la remodelación del Santiago Bernabéu, obra que obligó al Real Madrid a jugar durante más de 500 días en el estadio Di Stefano, de su ciudad deportiva.

El referéndum blaugrana llamará al voto a los mayores de 18 años que tengan, como mínimo, un año de antigüedad. Se hará a través de la web del club. La organización de esta votación telemática correrá a cargo de Minsait, empresa del grupo Indra especializada en procesos electorales.

Champions League Historia FC Barcelona
El redactor recomienda