El "penaltito" que le interesa a Ancelotti y el enfado con una defensa que 'está a por uvas'
  1. Deportes
  2. Fútbol
pide no sancionar contactos leves

El "penaltito" que le interesa a Ancelotti y el enfado con una defensa que 'está a por uvas'

Ancelotti se pone del lado de los árbitros en una fase de la temporada en la que el Real Madrid tiene que jugar partidos ante rivales poderosos. Le preocupan los despistes en defensa

Foto: David Alaba y Militao discuten en el partido contra el Sevilla. (EFE/Kiko Huesca)
David Alaba y Militao discuten en el partido contra el Sevilla. (EFE/Kiko Huesca)

Con Carlo Ancelotti no está todo bajo control. Todavía tiene mucho trabajo por hacer si quiere construir un conjunto campeón. El técnico italiano está contento de la dinámica positiva que tiene el equipo. Una inercia ganadora que le lleva a ser primero de la Liga y estar clasificado para los octavos de final de la Champions. Los resultados son buenos, pero la sensación es que el sistema defensivo es inconsistente. Este problema no lo tapa ni el golazo de Vinicius al Sevilla después de más de una hora de encuentro en el que fue dominado por el equipo de Lopetegui, ni tampoco se ha apagado la polémica por la acción en la que Alaba contacta con Ocampos dentro del área. Para Ancelotti esto es un “penaltito” y se pone del lado de los árbitros que no señalan lo que considera un “contacto leve”.

El interés de Ancelotti está en que no se ensucie una victoria importante y sufrida, como la de un rival tan potente como es el Sevilla, ni quede la sensación de que los árbitros favorecen al Real Madrid. Por ello, el técnico también hace referencia al contacto que hubo en ese partido en una acción entre Diego Carlos y Vinicius. Lo califica de contacto leve y “penaltito”. No tiene nada que ver la interpretación que hace Ancelotti con la indignación que tenía Monchi tras el partido. Donde uno ve “penaltito” el otro considera que "hay una zancadilla y es penalti”.

Foto: Alexia Putellas con el Balón de Oro 2021 en París. (EFE/Yoan Valet)

El director deportivo del club hispalense y el sevillismo están indignados con el arbitraje del Bernabéu y todavía lo estarán más tras escuchar la versión de Ancelotti. “He leído que en Sevilla están enfadados, pero los penaltitos no se pitan. Los árbitros fueron claros a principio de temporada. El penalti tiene que ser claro y hay dos situaciones en este partido contra el Sevilla en el que hay ligeros contactos. La acción de Alaba a Ocampos y la de Diego Carlos a Vinicius. Yo estoy de acuerdo”, dice el entrenador del Real Madrid antes del partido contra el Athletic de Bilbao en el Bernabéu. Ancelotti lo estropea más que arregla porque en el Real Madrid sí reclamaron un penalti a Vinicius en el partido contra Osasuna. Ese día no se habló de “penaltito”.

Abrazado a Courtois

Ancelotti se pone del lado de los árbitros en una fase de la temporada donde tiene que jugar partidos importantes hasta que acabe el año (Athletic, Real Sociedad y el derbi contra el Atlético en la Liga). Procura quitarse de encima la polémica y disimula con los problemas que tuvo su equipo para sacar adelante el partido contra el Sevilla. No está contento con el trabajo defensivo. Especialmente con los despistes que cuestan goles como el de Rafa Mir, que remató solo de cabeza en el área tras un saque de esquina, ni las facilidades con las que reciben ocasiones. El Real Madrid no domina las dos áreas. Ancelotti acabó el partido contra el Sevilla saliendo al césped a abrazar a Courtois. El portero había salvado la victoria con una parada abajo en un remata de cabeza del danés Thomas Delaney.

El Real Madrid demostró que es un equipo que sufre y que ha experimentado una enorme mejoría en ataque con la pegada de Benzema y Vinicius. Pero la estructura es inconstante y los tres del centro del campo (Casemiro, Kroos y Modric) bajan sus prestaciones cuando enfrente hay un equipo intenso, trabajado, con calidad y experiencia. Sucedió contra el Villarreal y se volvió a repetir frente al Sevilla. El Real Madrid no dominó ninguno de estos dos encuentros y se vio sometido en muchas fases por rivales que quieren la pelota e imponen un ritmo que les echa atrás. Ancelotti encontró la solución con los cambios de Fede Valverde y Camavinga por Modric y Marco Asensio. Más energía, mejor presión y una reacción que fue posible por el golazo de Vinicius.

El enfado del entrenador del Real Madrid está en los despistes defensivos que tiene el equipo y que están provocando que Courtois sea decisivo en cada uno de los partidos. Es una defensa nueva, que tiene a dos centrales que necesitan acoplamiento y que ha recuperado a Carvajal de una larga lesión y Mendy tras muchos meses de inactividad. El trabajo defensivo no está teniendo el resultado que le gustaría al entrenador del Real Madrid, que califica a David Alaba como “más táctico que Militao”. Es el brasileño el que se quedó sin marcaje individual en el gol de Rafa Mir. Son los defensas los que tienen que mejorar la coordinación y colocación de sus movimientos para que el equipo gane en seguridad atrás.

Desconexiones y despistes

Estos despistes, falta de concentración o fallos es lo que preocupa a un entrenador que exige más rigor para ser sólidos. La jugada del gol de Rafa Mir es la de un Real Madrid que está ‘a por uvas’. La mala dinámica son las distracciones defensivas y vienen repitiéndose en los últimos partidos, donde al Madrid le llegan con peligro y ha tenido, además de las buenas intervenciones de Courtois, la fortuna de los postes como en la primera parte contra el Sevilla. También en los encuentros que han sido más sencillos de sacar adelante, como el de Granada y Sheriff, el técnico encuentra fallos defensivos por relajación y despistes.

Ancelotti se presentó en el Real Madrid con el propósito de mejorar el rendimiento ofensivo e incorporar más goleadores. Contaba con más aportación de Bale y Hazard, pero el galés y el belga son hoy más un problema que una solución. Explota Vinicius por su desequilibrio y ahora el gol. Benzema mantiene la regularidad anotadora. Lo que tiene inquieto al entrenador es cómo armar una línea defensiva que mejore los automatismos para impedir que el equipo reciba ocasiones y goles por distracciones.

Vinicius Junior
El redactor recomienda