Es noticia
Menú
¿Jubilarse en el Real Madrid? Marcelo demuestra que es posible, pero no de lateral
  1. Deportes
  2. Fútbol
el capitán tiene otras funciones

¿Jubilarse en el Real Madrid? Marcelo demuestra que es posible, pero no de lateral

A Marcelo no le llega el físico para recuperar su sitio en el lateral titular y Carlo Ancelotti lo reutiliza como recurso ofensivo para desatascar los partidos cerrados. Conserva el talento, pero pierde fuelle

Foto: Marcelo en una acción de ataque durante el partido contra Osasuna. (Efe)
Marcelo en una acción de ataque durante el partido contra Osasuna. (Efe)

Hay que reutilizar a Marcelo. Es el propósito que se marca el cuerpo técnico que dirige Carlo Ancelotti con un futbolista que nota el desgaste físico desde que llegó al Real Madrid en enero de 2017, con 18 años, y tiene 33 años. Es un veterano. No debería considerársele un jugador acabado con esta edad porque hay otros en la plantilla, como es el caso de Modric (36 años) y Benzema (la misma edad que Marcelo), que demuestran tener cuerda para rato.

placeholder Marcelo se lamenta. (EFE)
Marcelo se lamenta. (EFE)

A Marcelo se le jubila como lateral para adelantar su posición en el campo y acercarle al área rival. Del brasileño se espera poco en funciones defensivas. Le falta intensidad, también velocidad y no se recupera de los esfuerzos como Ferland Mendy o el canterano Miguel Gutiérrez para jugar en una posición en la que hay que ir y volver. Las piernas ya no le dan para ser el lateral titular del Real Madrid, pero la calidad que conserva para encarar todavía le hacen peligroso cuando encara al rival y penetra en el área. Tiene más talento para profundizar que fuerza física.

Foto: Jovic se lamenta en un partido del Real Madrid. (Efe)

Cuatro aceleraciones de Marcelo todavía pueden ayudar al equipo a desatascar partidos cerrados y agitar las acciones ofensivas con su habilidad para el desborde. Estuvo cerca de ganar el partido contra Osasuna en una de sus penetraciones pisando el área. Esto es lo que queda por delante de Marcelo. Uno de los mejores laterales izquierdo del mundo, sucesor de Roberto Carlos, tiene que reciclarse a funciones de extremo o interior. Las veces que vuelva al lateral será para dar descanso a Mendy en días resueltos o jugar en partidos de menor nivel competitivo.

Pocos minutos

No parece posible que el brasileño recupere el tono físico ni el ritmo que le permita jugar partidos completos porque ha bajado su capacidad de resistencia. Lo que lleva disputado a estas alturas de la temporada son 43 minutos que se reparten en tres encuentros. Contra el Celta entró al campo en el 88’ para dar un relevo a Miguel Gutiérrez, el día del Shakhtar sustituyó a Mendy en el 69’ y contra Osasuna volvió a ser el recambio del francés en el 69’. El balance de minutos es muy escaso para imaginar que volverá a verse la mejor versión del brasileño. Las lesiones también empiezan a aparecer con problemas musculares. Sus mejores años han pasado y la posición más recomendable para aprovechar el talento es pedirle que desborde y esté más cerca del área contraria.

placeholder Marcelo observa a Ancelotti en una rueda de prensa. (Efe)
Marcelo observa a Ancelotti en una rueda de prensa. (Efe)

Marcelo lleva 531 partidos en el Real Madrid, ha marcado 38 goles y ha dado 99 asistencias. Cuando llegó era un avión y se le quedaba el campo pequeño. Asombraba por ser un lateral vertical e incansable. Daba vértigo al juego. Le faltaba orden defensivo. Chocó con Fabio Capello cuando le pidió que no subiera tanto y diera prioridad a las atenciones defensivas. Con el resto de entrenadores encontró su equilibrio en las transiciones. Schuster le liberó y Juande Ramos fue el primero que vio que tenía potencial para jugar en el centro de campo. Con Pellegrini, Mourinho, Benítez, Zidane y Ancelotti se vio la versión de un jugador maduro y con mucho peso en el equipo. Fue con Lopetegui y después con Solari donde empezaron las dudas sobre su solvencia para jugar tantos partidos en el lateral.

El brasileño tiene el respeto, el respaldo del club, de sus compañeros después de una larga trayectoria por el nivel de exigencia y presión que requiere ganar siempre en el Real Madrid. Es el capitán tras la salida de Sergio Ramos. Pero, en su caso, un capitán que no está en el campo y que tiene que dar ejemplo con un papel secundario, con actitud y ejemplo de cómo llevar la suplencia. En el Clásico le vieron vibrar en el banquillo, vivir con intensidad el partido, animar y sufrir.

Foto: Kylian Mbappé mira de reojo a Leo Messi

Marcelo es un fichaje de Ramón Calderón, costó 6 millones de euros y tras una larga y exitosa trayectoria en la que ha ganado todos los títulos se le considera una leyenda. Finaliza contrato con el Real Madrid esta temporada y el medio brasileño ‘Lance’ informa que regresará a su país para volver a jugar en el Fluminense. No está claro su futuro porque sigue poniendo todo de su parte para recuperar el tono físico.

Está muy ligado al club, donde juega su hijo Enzo (12 años) en las categorías inferiores y la familia tiene arraigo en España. Lo que sí tiene claro es que cuando cierre su etapa en el Real Madrid tendrá que ser con un emotivo homenaje con los aficionados y no irse en la soledad que sintió Sergio Ramos. Fernando Hierro, Raúl, Casillas y Sergio Ramos no consiguieron jubilarse en el Real Madrid. ¿Lo logrará Marcelo?

Hay que reutilizar a Marcelo. Es el propósito que se marca el cuerpo técnico que dirige Carlo Ancelotti con un futbolista que nota el desgaste físico desde que llegó al Real Madrid en enero de 2017, con 18 años, y tiene 33 años. Es un veterano. No debería considerársele un jugador acabado con esta edad porque hay otros en la plantilla, como es el caso de Modric (36 años) y Benzema (la misma edad que Marcelo), que demuestran tener cuerda para rato.

Lucas Vázquez
El redactor recomienda