Es noticia
Menú
Lo mejor y lo peor | El polémico gol que dio el título a Francia: ¿debió ser anulado?
  1. Deportes
  2. Fútbol
DURA DERROTA DE ESPAÑA (1-2)

Lo mejor y lo peor | El polémico gol que dio el título a Francia: ¿debió ser anulado?

Un tanto de Mbappé, precedido de un claro fuera de juego, acabó con las expectativas de España de ganar la Nations League, un gol que sigue generando dudas sobre su validez

Foto: El gol de Mbappé con el que Francia tumbó a España. (EFE)
El gol de Mbappé con el que Francia tumbó a España. (EFE)

España se quedó con la miel en los labios en la final de la Nations League. El equipo entrenado por Luis Enrique buscaba levantar, por primera vez, este título de reciente creación, si bien es cierto que enfrente tenía a la todopoderosa Francia, la vigente campeona del mundo y una de las selecciones con mayor poder atacante del planeta. Pero la realidad es que el partido dejó mal sabor de boca en la Roja... no solo por la derrota sino, especialmente, por la manera en la que se produjo. Un polémico gol en un clamoroso fuera de juego que no fue señalado por el criterio del colegiado que evitó que la Roja levantara el título (1-2).

Durante más de sesenta minutos de absoluta igualdad, cualquiera de los dos pudo golpear primero... pero fue Mikel Oyarzábal el que marcó la diferencia finalizando a las mil maravillas una gran contra. Pero, solo un minuto después, una genialidad de Karim Benzema igualaba la contienda. Todo apuntaba a que el partido iba a marcharse a la prórroga, pero, entonces, sucedió lo inesperado: balón filtrado a la espalda de la defensa española, Kylian Mbappé controla, dispara y marca. La repetición deja claro que está en fuera de juego, pero el colegiado, Anthony Taylor, da el gol tras consultar con el VAR. ¿Qué pasó en realidad?

Foto: Kylian Mbappé y Karim Benzema celebran el 1-2 definitivo. (Reuters)

Lo peor | El polémico tanto de Mbappé

Empecemos por el principio. La regla número 11 de la normativa UEFA IFAB dice así: "Se considerará que un jugador en posición de fuera de juego no ha sacado ventaja de dicha posición cuando reciba el balón de un adversario que juega voluntariamente el balón, incluida la mano voluntaria, a menos que se trate de una 'salvada' por parte de un adversario. Una 'salvada' es una acción de un jugador cuyo fin es detener o desviar el balón, o intentar detenerlo o desviarlo, cuando este va en dirección a la portería o muy cerca de ella, con cualquier parte del cuerpo excepto con las manos o los brazos (a menos que se trate del guardameta en su propia área)".

O, dicho de otra manera, un jugador no estará en fuera de juego —a pesar de estar en posición antirreglamentaria— si recibe el balón de un rival... salvó en el caso de que sea un intento de desviar un balón. Si revisamos las imágenes del gol de Mbappé, cuando Theo Hernández filtra el balón, el ariete del PSG está en claro fuera de juego. En ese momento, Eric García —que está girando— no sabe si el delantero está adelantado o no y, por ende, debe de hacer por jugar el balón. En ningún momento es un pase atrás, sino un intento de intercepción... es decir, una 'salvada'. Según el reglamento FIFA, el gol no debió de subir al marcador.

A pesar de ello, Anthony Taylor dio validez al gol, lo que generó las dudas y el posterior enfado de los integrantes de la Selección. El caso es que Mbappé está en fuera de juego en el momento del pase y, por tanto, suceda lo que suceda después es intrascendente. Desde ese preciso momento en el que se filtra el balón a la espalda de la defensa de la Roja, la jugada debería de estar anulada, pero el problema es que la jugada es interpretable. De hecho, el colegiado vio voluntariedad en jugar el balón y, así, el gol de Mbappé acabó con el sueño de España, que se quedó a las puertas de un título que hubiera servido para reverdecer viejos laureles.

Lo malo | La falta de solidez defensiva

La Selección sigue teniendo un problema defensivo grave. A pesar de que Luis Enrique sigue moviendo las piezas y busca la manera de encontrar una zaga de garantías, lo cierto es que algo no termina de encajar en la retaguardia. Es cierto que la mejor faceta que tiene la defensa de España es la salida de balón, donde intenta no rifarla y sacarla desde atrás con criterio, pero a la hora de defender la cosa cambia. A veces, se rompe con relativa facilidad y genera espacios que los rivales aprovechan con sencillez. Si a eso sumamos que Unai Simón es un portero de luces y sombras, se genera un cóctel que a veces es peligroso.

placeholder Foto: EFE.
Foto: EFE.

Lo normal | Dominio, pero con poca chispa en ataque

Si por algo destaca España desde que Luis Enrique tomara los mandos es por querer tener el balón, buscar un fútbol de ataque y tratar de dominar los partidos desde la posesión. Es una norma que se cumple a rajatabla con el seleccionador, donde se pueden contar con los dedos de una mano los partidos en los que España ha perdido la posesión... pero, a veces, es intranscente. A la Roja le cuesta mucho llegar con peligro a la meta contraria y, cuando lo consigue, no termina de tener demasiada pólvora. A falta de un '9' de referencia —ni Morata ni Gerard Moreno, cuando han estado, han cuajado— solo Ferran y Oyarzábal aportan gol al equipo.

placeholder Foto: EFE.
Foto: EFE.

Lo bueno | El despertar de Gavi

Mucho se criticó que Luis Enrique incluyera al centrocampista del Barcelona en la lista de convocados para la Nations League, pero lo cierto es que Gavi ha dado el do de pecho con absolutas garantías. Con solo 17 años y con poco menos de 300 minutos en primera, el seleccionador fue valiente y apostó por él ante Italia, cuajando un brillante partido. Repitió esquema y volvió a hacerlo a las mil maravillas ante Francia. Si nos olvidamos del DNI y la inexperiencia, lo cierto es que el jugador no lo puede haber hecho mejor: bien en la distribución, perfecto en la creación de espacios y generoso en los esfuerzos, Gavi es uno de los jugadores que más ha sorprendido.

placeholder Foto: EFE.
Foto: EFE.

Lo mejor | La delicia de ver a Benzema

El delantero francés está de dulce. Benzema lleva dos temporadas jugando a un nivel impresionante y los números hablan por sí solos: 27 goles y nueve asistencias la pasada temporada en 38 partidos, estadística que puede reventar esta campaña por la proyección que lleva. 'Solo' ha jugado 10 encuentros... y lleva 11 goles y ocho asistencias. Casi nada. Este curso lleva varios tantos de impresionante factura, entre ellos, la brutal diana ante España, un gol de esos que solo es capaz de firmar un genio. El jugador del Madrid es un escándalo y está brillando con letras mayúsculas. Un jugador por el que se paga una entrada con todo el gusto del mundo.

placeholder Foto: EFE.
Foto: EFE.

España se quedó con la miel en los labios en la final de la Nations League. El equipo entrenado por Luis Enrique buscaba levantar, por primera vez, este título de reciente creación, si bien es cierto que enfrente tenía a la todopoderosa Francia, la vigente campeona del mundo y una de las selecciones con mayor poder atacante del planeta. Pero la realidad es que el partido dejó mal sabor de boca en la Roja... no solo por la derrota sino, especialmente, por la manera en la que se produjo. Un polémico gol en un clamoroso fuera de juego que no fue señalado por el criterio del colegiado que evitó que la Roja levantara el título (1-2).

Kylian Mbappé
El redactor recomienda