Francia se enfrentará a España en la final tras una espectacular remontada a Bélgica (2-3)
  1. Deportes
  2. Fútbol
Inesperada remontada de los galos

Francia se enfrentará a España en la final tras una espectacular remontada a Bélgica (2-3)

El equipo de Roberto Martínez se marchó al descanso 0-2 gracias a los tantos de Lukaku y Carrasco. Los franceses, sin embargo, remontaron en una tremenda segunda parte

Foto: Francia celebra el pase. (Reuters)
Francia celebra el pase. (Reuters)

Francia venció a Bélgica (3-2) en la segunda semifinal de la Nations League y se enfrentará a España el domingo en la final. El partido comenzó igualado, pero se desniveló gracias a una internada de Carrasco. El extremo del Atlético de Madrid sorprendió a Pavard en uno contra uno y soltó un buen disparo que entró por el palo del portero.

Lukaku no se conformó y el segundo llegó instantes después. Un buen reverso del delantero dejó atrás a Lucas Hernández, cuyo intento por detenerlo fue en vano. El atacante del Chelsea chutó un trallazo por el poste de Lloris y marcó el segundo. Bélgica llegó con ventaja al descanso. Los franceses, sin embargo, no se rindieron.

El equipo de Deschamps sacó su garra en la segunda mitad. Benzema, gracias a un buen reverso, marcó el primero, sacado de la chistera. Mbappé empató de penalti después de que Tielemans derriba a Griezmann. A última hora, Bélgica marcó el tercero por medio de Lukaku, pero fue alunado porque estaba ligeramente adelantado. En la siguiente jugada, un zurdazo de Théo Hernández decantó la balanza a favor de Francia.

placeholder Los franceses celebran el tercer gol. (EFE)
Los franceses celebran el tercer gol. (EFE)

Lo mejor | La fe de Benzema

Griezmann y Mbappé estuvieron ausentes durante algunos momentos del partido. Benzema, en cambio, siempre estuvo presente. Su rendimiento no se puede calificar porque se agotan los calificativos. Su excepcional maniobra, que supuso el primer gol de Francia, acrecentó la fe de su equipo, que no estaba transformando en ocasiones el dominio de la segunda mitad.

El delantero del Madrid siempre estuvo bien desmarcado y preparado para recibir el pase. Aunque Mbappé no le cedió la pelota en algunos momentos en los que estaba solo, permitió al jugador del PSG tirar el penalti. Tras el empate, los movimientos de Karim aumentaron aún más, provocando un auténtico quebradero de cabeza en la defensa belga. Su maniobra en el gol de Théo, dejando que fuera el lateral quien finalizara, fue clave para la victoria de su selección.

placeholder Benzema celebra con Deschamps la victoria. (Reuters)
Benzema celebra con Deschamps la victoria. (Reuters)

Lo bueno | La explosividad de Carrasco

Carrasco está a un nivel sublime desde su regreso de China. Fue uno de los grandes culpables de la Liga del Atleti y ahora también está rindiendo óptimamente en la selección. Su regate dejó desconcertado tanto a Pavard como a Lloris, que no se esperó el disparo por su palo. El partido estaba en un puño, con pocas ocasiones, hasta que el belga decantó la balanza con el primer tanto.

La gran jugada de Carrasco inauguró el marcador y decantó el partido hacia el lado de Bélgica en el primer tiempo. Rápidamente, con Francia aún aturdida, llegó el segundo. El jugador colchonero fue un puñal en la banda izquierda, desde donde comandó muchos de los ataques de su equipo. Su desborde fue letal para el equipo de Deschamps, en general, y para Pavard, en particular.

placeholder Carrasco disapra en el primer gol de Bélgica. (EFE)
Carrasco disapra en el primer gol de Bélgica. (EFE)

Lo normal | Las luces y sombras de Griezmann

El colchonero fue el más ausente del trío atacante de Francia. Sus dos compañeros, Mbappé y Benzema, estuvieron más activos, sobre todo el segundo. Antoine, sin embargo, fue protagonista de la jugada decisiva del partido. Cuando más empujaba Francia, el penalti que cometió Tielemans sobre él permitió que su equipo empatara y que el encuentro empezara de cero de nuevo tras remar a contracorriente.

Su rendimiento está mejorando en los últimos partidos en el Atleti. Hoy no estuvo mal del todo, pero se espera más de un jugador que fue decisivo en la selección que ganó el Mundial en 2018. España deberá tener cuidado de Griezmann, cuyas paredes y desmarques son siempre peligrosas para el equipo rival.

placeholder Griezmann celebra la victoria. (Reuters)
Griezmann celebra la victoria. (Reuters)

Lo malo | El error de Tielemans

Francia había recortado distancias por medio de Benzema cuando el balón, en un balón dividido en el área, lo iba a recibir Griezmann. Tielemans fue a impedir que el galo recibiera, aunque estaba de espaldas a portería, y no midió. Tocó la parte posterior del pie de Antoine y, previa revisión en el VAR, el colegiado señalo la pena máxima.

Mbappé no se achantó en esta ocasión y batió a Courtois para poner el empate. El partido se puso en un puño a partir de ese momento. Hubo intercambio de golpes. Tielemans fue sustituido tras cometer el penalti. Pogba envió una falta al larguero y Lukaku marcó el tercero de Bélgica, que fue anulado. A falta de un minuto para que se añadiera el descuento, el tanto de Théo culminó la remontada francesa.

placeholder Tielemans pelea el balón junto a Pogba. (Reuters)
Tielemans pelea el balón junto a Pogba. (Reuters)

Lo peor | La actuación de Lloris

El cancerbero empezó bien el partido con una gran parada a De Bruyne en los primeros minutos del partido. Aunque Lloris detuvo eficazmente el disparo del belga, no estuvo bien en los goles de Bélgica, en los que pudo hacer más. En el primero, ni siquiera se estiró tras el disparo de Carrasco, que marcó por su palo. El regate del colchonero hacía prever que su disparo iría por el poste del cancerbero, que hizo la estatua. Es cierto que tocó en un central, pero podía haber hecho más.

El segundo tanto belga fue aún peor. Lukaku se plantó solo ante Lloris, que vio como el balón pasaba por encima de su cabeza sin respuesta alguna. En la tercera llegada con peligro de Bélgica, encajó el segundo gol. Ha tenido grandes noches con ‘Les bleus’, pero en esta su rendimiento no ha sido el más apropiado. El equipo de Deschamps echó de menos sus intervenciones de mérito.

El redactor recomienda