Gnagnon no está solo: de Cassano y la Nutella a Akinfewa y el pollo frito
  1. Deportes
  2. Fútbol
Futbolistas en sobrepeso

Gnagnon no está solo: de Cassano y la Nutella a Akinfewa y el pollo frito

El Sevilla ha rescindido el contrato de Gnagon, argumentando que el jugador estaba fuera de forma. No es el primero. Cassano, Akinfewa y Ronaldo han sido otros ejemplos

Foto: Antonio Cassano, en la Sampdoria. (EFE)
Antonio Cassano, en la Sampdoria. (EFE)

El Sevilla ha rescindido el contrato de Gnagnon, que no tenía ficha para jugar y estaba vinculado al club hasta 2023, por su falta de profesionalidad. El argumento: el incumplimiento del contrato al no tener la forma física mínimamente exigible. Desde su regreso al club en 2020, tras una cesión al Rennes, ha vuelto con más peso en ambas pretemporadas. Los andaluces, ante la reincidencia del jugador, pusieron en manos de su gabinete jurídico el tema, que finalmente ha determinado el despido.

Gnagnon no es el único jugador al que se le ha visto pasado de peso. En el Bernabéu también saben lo que es ver a un jugador fuera de forma, Antonio Cassano. El delantero italiano llegó al Madrid en enero del 2006 procedente de la Roma por 5’5 millones de euros.

La experiencia de Cassano en Madrid no fue buena, así lo confesó en el ‘Corriere dello Sport’. “Tenía seis años y medio de contrato, pero me quedé apenas 18 meses porque acabé fuera de la plantilla. Cada viernes cogía un vuelo privado para volver a Roma. Comía como un perro y no dormía. Vivía una vida de mierda”.

placeholder Capello, en su etapa en el Madrid. (EFE)
Capello, en su etapa en el Madrid. (EFE)

La Nutella, el problema

El delantero coincidió con Fabio Capello, del que no guarda buen recuerdo. “Era más falso que el dinero del Monopoly”, le dijo en el vestuario. En su biografía, ‘Lo digo todo’, confesó los motivos de su sobrepeso. “Un camarero amigo mío me llevaba croissants después de hacer el amor en las concentraciones del Madrid”. No obstante, en una entrevista en la cadena italiana ‘Bobo TV’ relató: “Nutella era una de los patrocinadores del club y cada mes nos regalaban cinco kilos. La comía a cucharadas directamente del tarro; engordé 14 kilos en siete meses”.

Adebayo Akinfewa, en cambio, era más de pollo que de nocillas. Es un delantero nigeriano del fútbol inglés conocido por su peso, 100 kilos. Se hizo célebre tras enfrentarse al Liverpool en la FA Cup de la temporada 2015/16. Cuatro años más tarde, en la 2019/20, fue noticia de nuevo porque lo llamaron “búfalo de agua gordo” desde la grada. El nigeriano se sintió “enfadado, desolado y deshumanizado” tras la resolución de la Federación Inglesa (FA), que no consideró como un insulta racista aquella expresión. Antes de aquello, en enero de 2018, Akinfewa bromeó con la posibilidad de unirse al Chelsea, que necesitaba un delantero para la segunda mitad de la temporada.

La cuenta de Twitter ‘Sporf’ publicó un mensaje con su imagen y la frase: “El delantero que el Chelsea necesita firmar”. Su respuesta fue contundente: “Me desperté escuchando los rumores sobre el Chelsea. Me siento halagado, pero he escuchado que Antonio Conte no permite comer pollo en el campo de entrenamiento, así que lo siento, pero no puedo hacerlo”.

placeholder Akinfewa. (Reuters)
Akinfewa. (Reuters)

Jugar por la familia

El atacante, que llegó hasta la Championship (Segunda inglesa), continúa jugando a sus 39 años. No obstante, no es su amor a la pelota lo que le hace segur. “Quiero jugar hasta los 40 años (…). Hay una percepción de que cuando has sido futbolista profesional durante varios años ya eres financieramente estable, pero la realidad es que no. Un porcentaje muy pequeño de futbolistas ganan mucho dinero y cuando cumple 35 ya no tienen que trabajar más, mientras que los jugadores de divisiones inferiores simplemente van contrato a contrato”, expuso.

Los planes de Akinfewa tras retirarse pasan por el mundo audiovisual. “Tengo algunos proyectos con Netflix y Amazon. No creo que los banquillos sean para mí, pero me gusta la parte de mentor que tiene este deporte y que muchas veces no se tiene en cuenta”.

El caso más recordado, porque se le apodó en relación a su peso, es el de Ronaldo Nazario, ‘El Gordo’. El delantero madridista, sin embargo, nunca llegó al peso de Akinfewa. Lo incrementó en sus últimos meses en Madrid y fue traspasado en enero de 2007 al Milán. En Italia, el equipo médico del club llegó a la siguiente conclusión: el brasileño sufría hipotiroidismo, un problema en la glándula tiroides que explicaba sus cambios de peso.

El carioca se sometió a una dieta para controlar su peso y perdió 5’5 kilos en Milán. Años después, se defendió de aquellas críticas. “No recuerdo que nadie me defendiera cuando me llamaban gordo”.

placeholder Ronaldo, años después de retirarse. (EFE)
Ronaldo, años después de retirarse. (EFE)

El inconveniente de Puskas

Puskas también estuvo fuera de forma en Madrid, como Ronaldo. La barriga del húngaro -que llegó al Madrid con 31 años, en 1958- sobresalía por encima de su pantalón. El entrenador del Madrid, cuando lo vio con ese aspecto, le preguntó a Santiago Bernabéu qué tenía que hacer con él. “Ese es tu trabajo”, le respondió el presidente.

John Barnes, al igual que Puskas, aumentó su peso en sus últimos años en activo. Su forma física empeoró aún más tras su retirada. Para mejorar su aspecto, el exjugador británico reunión a algunos de los mejores exfutbolistas de la selección de Inglaterra para perder, de manera conjunta, 40 kilos en un ‘reality’, ‘Match Fit’.

placeholder John Barnes. (Reuters)
John Barnes. (Reuters)

Los integrantes de aquel equipo eran: David Seaman, Mark Wright, Matthew Le Tissier, Chris Waddle, Rob Lee, Ray Parlor, Lee Sharpe Steve Howey, Mark Chamberlain, Robbie Fowler, Paul Merson y Neil Ruddock. Fueron dirigidos por Harry Rednakpp, que debía estar pendiente de la evolución de los exfutbolistas.

El sobrepeso puede parecer exclusivo de algunos jugadores. Sin embargo, hasta uno de los más grandes, Maradona, sufrió críticas por tener kilos de más. Fueron de Hugo Gatti, que declaró antes de un Boca-Argentinos Juniors: “Maradona es un gordito y un invento del periodismo”. “Ahora que Gatti me ha llamado le voy a marcar cuatro goles”, replicó Diego. El póker de tantos los hizo y se llevó su primera ovación en La Bombonera tras dar un recital (3-5).

Antonio Cassano Sevilla FC Fabio Capello
El redactor recomienda