"El Barça se está desintegrando". Koeman pende de un hilo y el futuro no pinta mejor
  1. Deportes
  2. Fútbol
Nueva crisis en el barcelonismo

"El Barça se está desintegrando". Koeman pende de un hilo y el futuro no pinta mejor

El Camp Nou abuchea a sus jugadores y pide la destitución de Koeman. El neerlandés ignora el modelo que busca Laporta y el presidente ya piensa en posibles candidatos para suplirlo

Foto: Koeman se lamenta tras el gol del Granada. (EFE)
Koeman se lamenta tras el gol del Granada. (EFE)

El FC Barcelona atraviesa un periodo de decadencia que le ha llevado a hacer de cada partido un Vietnam. Con Ronald Koeman en el banquillo y Joan Laporta en el palco, el proyecto del técnico neerlandés pende de un hilo y solo resiste a causa de la difícil situación económica que padece el club azulgrana. No puede hacer más Koeman para ser señalado por la directiva tras las continuas filtraciones. Tampoco para ganarse la enemistad del público de un Camp Nou que ya le ha pitado dos veces consecutivas (ante el Bayern y ante el Granada) y que le sitúa en el ojo del huracán.

Foto: Piqué se lamenta por una ocasión fallada. (Reuters)

"Si ves la lista de convocados...¿Qué se puede hacer?, ¿Jugar al tiki-taka? ¡Si no hay espacios! Había que tirar centros y por eso decidimos poner a Gerard Piqué arriba. Este no es el Barça de hace ocho años", confesaba un tenso y visiblemente cansado Koeman en rueda de prensa aún con el abucheo en la retina. No era para menos. En la vuelta al Camp Nou después del paseo militar del Bayern (0-3) y del "esto es lo que hay" de Gerard Piqué y del "hay que ser realista" del técnico neerlandés, el Barça encajó un gol en el minuto dos de encuentro y se deshizo.

Entonces, entre el descalabro táctico, las prisas por empatar y la falta de ideas colectivas e individuales, el conjunto azulgrana se dedicó a cargar el área a base de centros laterales (23 en la primera parte, 54 en total) sin contar con un '9' rematador entre sus filas en el primer tiempo. Al final, con Ronald Araujo en el papel de salvador, Luuk de Jong y Gerard Piqué como delanteros, el equipo catalán empataría, aunque eso no significa que Koeman vaya a salir indemne de la encrucijada en la que actualmente se encuentra.

A vueltas con el modelo

"El problema es que el martes pasado, el Barça juega a una cosa que no toca a nivel defensivo y ante el Granada lo hace a nivel ofensivo. Los jugadores no están acostumbrados a hacer ni lo que hicieron ante el Bayern ni lo que hicieron ayer", criticaba el extécnico del Barça B fulminado por Joan Laporta, García Pimienta, en los micrófonos del programa 'Què t'hi jugues' de Cadena Ser. Demandado por un grueso importante de la afición azulgrana y con su nombre entre la terna de los candidatos a coger la nave azulgrana a la deriva, Pimienta volvió a disparar: "Ya sabemos qué tipo de entrenador es Koeman. Quiere ganar los partidos, pero tanto a nivel ofensivo como a nivel defensivo no estamos viendo al Barça que queremos".

placeholder Koeman protesta durante el encuentro ante el Granada. (EFE)
Koeman protesta durante el encuentro ante el Granada. (EFE)

La tirantez en el entorno culé es máxima y eso que tan solo llevamos cinco partidos (entre Liga y Champions) y el Barça aún no ha perdido en la competición de la regularidad. Una de las figuras históricas del barcelonismo, Josep Maria Minguella, da su punto de vista de la que cree que va a ser una temporada "muy difícil" después de la marcha de Leo Messi. "Es un partido que pone en evidencia una vez más las carencias de los jugadores del Barça. Un grupo que encaja un golpe rápido, no sabe dejar la portería a cero y tiene una atmósfera tensa", explica el exagente.

Con una defensa de 20 años de edad conformada por Sergiño Dest, Eric García, Ronald Araujo y Alejandro Balde, el Barça salió cargado de jóvenes, pero no fue suficiente. "Los veteranos aportan su experiencia, pero muchos están de vuelta. Mientras, los jóvenes no tienen suficiente experiencia para ser decisivos y deben lidiar con la presión mediática. Los jóvenes deben jugar cuando haya un grupo de veteranos con experiencia y mejorar", revela Minguella. Otra voz autorizada del Barça, el exjugador Ramón Calderé, respalda su opinión: "Los chavales jóvenes están para ayudar, no para que sean los salvadores. Es que ni Guardiola se atrevería a venir ahora, porque sería quemar a cualquiera".

La pregunta es clara según Calderé. "¿A qué está jugando el Barça? Eso es lo que hay que plantearse. Si no juega al toque es porque no tiene la capacidad de supeditar al rival con el balón como antes. A mí me fastidia, pero mira el Madrid, ellos saben a lo que juegan y tienen una plantilla más estructurada", cuenta al otro lado del teléfono. "Esto se veía venir. El Barça está en una situación de desintegración deportiva que se ha acentuado con la situación económica. No se gana a nadie con el escudo y con la camiseta y menos viviendo del recuerdo. Eso ya le pasó al A.C. Milan y al Manchester United. Cuando no haces las cosas bien, pues recibes esto. No hay que engañar al socio, el objetivo es entrar en Champions", afirma Minguella.

placeholder Los jugadores del FC Barcelona se encaminan al túnel de vestuarios tras encajar un 0-3 contra el Bayern. (Reuters)
Los jugadores del FC Barcelona se encaminan al túnel de vestuarios tras encajar un 0-3 contra el Bayern. (Reuters)

"Hablar del modelo Barça está muy bien, pero sin jugadores...no hay jugadores para hacer ningún modelo y sin jugadores, todo cae en saco roto", zanja Miguella. Por su parte, el actual entrenador de Kuwait sub20 y extécnico de La Masia donde coincidió con 'Gavi', Nico González, Ilaix Moriba, Óscar Mingueza o Eric García entre otros, Carles Martínez, apuesta por volver a los principios más elementales del juego culé. "La situación es muy desconcertante por todos los cambios. Ahora mismo no se puede reconocer el juego de este Barça y es necesario volver a los inicios para no olvidar el cómo y construir el futuro. Por eso hay que creer en el modelo".

Según Calderé, tan solo hay dos soluciones para poner freno a la mala situación del Camp Nou. "O echas a Koeman y quemas al siguiente entrenador que venga, que ya te digo yo que lo harás, o tiras de sentido común. Ahí esperas a que se recuperen Ansu Fati, Ousmane Dembélé y Agüero y aguardas una reacción que, en caso de no darse, provocará que le des el finiquito", confiesa el exfutbolista. Mientras tanto, el entrenador neerlandés sigue en la cuerda floja y Laporta manda mensajes de tranquilidad por Twitter a una afición desquiciada.

FC Barcelona Ronald Koeman Joan Laporta