Florentino sigue tratando de soltar lastre: Mariano, Isco, Marcelo, Bale, Jovic y Ceballos
  1. Deportes
  2. Fútbol
Las salidas continúan

Florentino sigue tratando de soltar lastre: Mariano, Isco, Marcelo, Bale, Jovic y Ceballos

Los pantagruélicos contratos firmados en su día han provocado que se queden en el club sin ofertas o que las que hay no satisfagan a los jugadores ni al Real Madrid

Foto: Mariano, durante un partido de la temporada pasada. (EFE)
Mariano, durante un partido de la temporada pasada. (EFE)

No todos los casos son iguales, por más que las historias suenen parecidas. A Mariano Díaz le han pretendido en los últimos tiempos Sevilla, Roma, Benfica, Valencia o Rayo. Pero el delantero se ha negado a salir, aferrándose al inexplicable contrato que le firmó en su día Florentino Pérez al recuperarlo del Olympique de Lyon para el Real Madrid. Cinco temporadas con una ficha anual de cinco millones netos que le permiten rechazar cualquier oferta y mantener su desahogada vida como componente residual del vestuario blanco.

En estos años Mariano ha perdido su credibilidad goleadora en el mercado, el favor de unos aficionados que ven en él a un ‘bon vivant’ sin ningún compromiso con el club, y hasta el respeto de parte de sus compañeros de profesión y de vestuario que han visto cómo se niega a ejercer de futbolista. Mariano es hoy un lastre para el Real Madrid. En lo futbolístico, donde Ancelotti no cuenta con él desde que llegó, y en lo económico, porque su actitud impide al club negociar algún acuerdo para aliviar el peso de su ficha.

Otros, como Jesús Vallejo o Álvaro Odriozola, han mostrado más integridad futbolística asumiendo que no tienen hueco en el Real Madrid y que su carrera pasa por marcharse cedidos a otros clubes en busca de protagonismo. Una actitud que permitió al donostiarra proclamarse campeón de Europa de la Champions en Lisboa con el Bayern, donde se fue cedido una temporada. Martin Odegaard es otro de los que lo ha tenido claro y ha preferido salir para ser protagonista en un club como el Arsenal a ser un suplente de postín en el Real Madrid dando descanso puntual a Modric. Se puede discutir su falta de ambición, pero no sus ganas de ser futbolista. Tres jugadores que se lo han puesto fácil al club para aligerar peso en el vestuario.

placeholder Odegaard, en su etapa en el Madrid. (EFE)
Odegaard, en su etapa en el Madrid. (EFE)

El caso de Isco, diferente

Luego está el caso de Isco Alarcón, que pareciendo similar al de Mariano en ocasiones, es diferente. El malagueño ha ido declinando de forma progresiva por la pérdida de protagonismo, ilusión y, sobre todo, forma. Llegó al Real Madrid con el trofeo Golden Boy bajo el brazo y señalado como uno de los pilares de futuro en la Selección. Pero su fútbol de conducción excesiva y ritmo cochinero se ha terminado por indigestar a cuantos entrenadores ha tenido: Zidane, Solari, Del Bosque, Lopetegui… A día de hoy sigue en el Real Madrid con el rol de quinto o sexto centrocampista tras Casemiro, Kroos, Modric, Valverde y ahora, previsiblemente, Camavinga.

Con Isco el problema ha sido de 'timing'. Jugador muy del gusto del presidente, Florentino terminó tirando la toalla ante su indolencia y aceptó incluirlo como moneda de cambio en algún traspaso. Lo ofreció al Chelsea en su día para traer a Hazard, y sonó para equipos como Arsenal, Tottenham, Juventus, París Saint-Germain o Milan. Pero unas veces porque el futbolista no se veía lejos de España y otras porque las ofertas no satisfacían al club, el malagueño se terminaba quedando. Y ahora ha llegado a un punto de no retorno en el que, a falta de un año para concluir su contrato, el Real Madrid no ha recibido oferta alguna por él. Justo cuando el jugador está dispuesto a marcharse en busca de minutos que le permitan reivindicarse como el futbolista talentoso que algún día fue. Él quiere salir, pero no tiene dónde.

Marcelo es un caso particular. El actual capitán del Real Madrid, tras la salida de Sergio Ramos, no tendrá muchas oportunidades de lucir el brazalete porque Ancelotti ha colocado por delante de él a Alaba, Mendy e incluso Miguel Gutiérrez. Marcelo, como Isco, se ha ido abandonando físicamente en las últimas temporadas, lo que ha lastrado notablemente su rendimiento. Sus groseros errores defensivos le han condenado al banquillo, rol que ha asumido, hay que decirlo, con ejemplar resignación.

placeholder Marcelo, durante la pretemporada. (EFE)
Marcelo, durante la pretemporada. (EFE)

Se ha quedado gracias a Ancelotti

Todo apuntaba a que saldría este verano, pero la marcha de Zidane y la llegada de Ancelotti le han reactivado y el técnico ha demostrado su lealtad al brasileño abriéndole las puertas del vestuario para que se quede. Marcelo cumple 15 años en el Real Madrid y quiere retirarse por todo lo alto del club blanco. Ha habido interés de equipos italianos y de la Premier, pero él nunca ha escuchado ofertas y siempre se ha mantenido firme en su intención de cumplir el contrato. Una leyenda del club, pero una pieza perfectamente prescindible con un contrato alto fruto de la antigüedad en el Real Madrid.

La historia de Dani Ceballos es la de un futbolista que ha quedado varado en el vestuario del Real Madrid. Comprado por el club blanco al Betis tras un deslumbrante Europeo sub-21, tuvo la mala suerte de convertirse en motivo de enfrentamiento entre el director general, José Ángel Sánchez, y el entrenador, Zinedine Zidane. El francés quería otro Makelele y señaló a Kanté, y el directivo fichó al mediapunta sevillano desoyendo al entrenador. Aquello condenó al jugador al ostracismo mientras 'Zizou' se mantuvo en el banquillo y terminó huyendo al Arsenal.

Después de dos temporadas irregulares, se reincorpora al Real Madrid tras la marcha de Zidane y después de conversar con Ancelotti. Pero Ceballos va camino de convertirse en el nuevo Isco, algo que el sevillano quiere evitar por todos los medios. El jugador ha pedido al Real Madrid que escuche ofertas por él, pero ha puesto como condición no salir más cedido. El Betis ha negociado su incorporación y su director deportivo, Antonio Cordón, no lo ha escondido: “Desde que empezó el verano, cada día había nombres nuevos. Se han concretado algunos y otros, no. Ceballos estaba ahí desde el principio, es un jugador que gusta al Betis y a él también le gusta mucho este club. Creo que nos cruzaremos en el camino tarde o temprano, ojalá. ¿Si es posible su fichaje en enero? Ahora, nos centramos en el Granada y cambiamos ya el chip”.

placeholder Ceballos, tras lesionarse en los Juegos. (Reuters)
Ceballos, tras lesionarse en los Juegos. (Reuters)

El Betis, posible destino

Lo cierto es que Betis y Real Madrid ha seguido negociando después del cierre del mercado el fichaje del jugador, que está encantado con la idea de regresar a su club de origen. Y en Sevilla ya se anuncia un principio de acuerdo por el cual el jugador llegaría cedido en enero al Villamarín, con el pago del 20% de la ficha (que asciende a tres millones) y en verano el Betis tendría que ejecutar una opción de compra obligatoria que ronda los 15 millones, más algún bonus extra. Esa solución contentaría a todos, pero la tesorería verdiblanca, como la de todos los clubes, vives momentos complicados.

A Luka Jovic se le contrató pagando la astronómica cifra de 60 millones de euros. Entrando en su tercera temporada con los blancos, el serbio suma ¡2 goles! con los blancos. Su frialdad terminó por desesperar a Zidane y a sus compañeros y no ha empatizado ni con el juego del equipo ni con el vestuario. Cansado de su actitud 'Zizou' dio orden de sacárselo de encima y fue cedido a su club de origen, el Eintracht. Pero regresó después de media temporada en Frankfurt, donde empezó de forma fulgurante y terminó de manera decepcionante.

Este verano el Real Madrid ha intentado colocar al jugador en cualquier sitio. Desde Italia, donde lo ha ofrecido a los dos equipos de Milán sin suerte, a la Premier, donde no hubo ninguna oferta. Ante esa tesitura, optó por moverlo en el mercado español ofreciendo a Luka a equipos como la Real Sociedad o el Getafe, pero tampoco tuvo éxito. El problema es que Jovic tiene contrato con el Real Madrid hasta junio de 2025, en otra operación de dudoso éxito de Florentino y su equipo.

placeholder El fichaje de Jovic ha sido un fiasco. (Reuters)
El fichaje de Jovic ha sido un fiasco. (Reuters)

Un sueldo de 19 millones netos

Y el último caso es el de Gareth Bale. Anunciado por Ancelotti como su gran ‘fichaje’ tras el no del París Saint-Germain a la venta de Mbappé, 'Carletto' ha tratado de que el galés recuperase la ilusión y la sonrisa en el Real Madrid tras su vuelta del Tottenham. La mala noticia para el Real Madrid es que Bale cobrará esta temporada 19 millones de euros netos gracias al contrato progresivo que se le firmó en su día. La buena es que el verano que viene el Real Madrid se desembarazará del galés, lo que le permitirá asumir la ficha de Mbappé o Haaland, si finalmente llegan.

Bale ha pasado por todas las etapas en su rol de lastre en el club. Ha sido Isco en algunas ocasiones en las que había clubes que llamaban a su puerta, pero prefería quedarse. Ha sido Mariano durante un tramo de la etapa de Zidane en la que le importaba más mejorar su hándicap de golf que disponer de minutos en el equipo. Y ha sido Odriozola y Vallejo aceptando marcharse al Tottenham para volver a sentirse futbolista lejos del Bernabéu. Esta temporada parece llamado a ser, junto a Hazard y Vinicius, el responsable de que el equipo sufra un salto cualitativo con su presencia en ataque.

Hay quien no descarta, dentro de las oficinas del Real Madrid, que si Bale hace buena temporada, el Real Madrid puede sentarse a negociar una renovación express, aunque sea solo para sacar algo de tajada con su salida del club. Pero la mayoría afirma que Florentino está escarmentado de Bale y que le despedirá con honores y unas ganas irrefrenables de perderle de vista. Mientras eso ocurre, el presidente seguirá trabajando para soltar lastre.

Premier League Zinédine Zidane Florentino Pérez
El redactor recomienda