Naufragio de España en Suecia: se complica el pase directo al Mundial de Qatar (2-1)
  1. Deportes
  2. Fútbol
una selección vulnerable

Naufragio de España en Suecia: se complica el pase directo al Mundial de Qatar (2-1)

Batacazo de España en el partido clave del grupo. Pierde en Suecia muchas de las opciones de ser primera de grupo, puesto que da acceso directo al Mundial

Foto: Laporte no puede frenar a Isak en el Suecia-España. (EFE)
Laporte no puede frenar a Isak en el Suecia-España. (EFE)

Un “sobresaliente bajo” es la nota que dio Luis Enrique al rendimiento de la Selección en la Eurocopa. El regreso a la competición tras la euforia en la Eurocopa por ser semifinalistas es de suspenso. España pierde muchas de sus opciones de clasificarse por la vía directa para el Mundial de Qatar 2022 con la derrota en Suecia. Llegaba a este partido como líder, pero con un partido más que los suecos. Luis Enrique habló en la previa de un partido “clave” y lo que menos se esperaba era un naufragio.

España sufre una dura derrota que le puede llevar a ser segunda del grupo y tener que jugar una repesca en un sistema de eliminatoria. Está jugando con fuego y se puede quemar. Luis Enrique pasa del optimismo al pesimismo, pese a que el asturiano destaque por su carácter y rebeldía. Aparecen los fantasmas. Crecen las dudas sobre la fiabilidad de una Selección que no tiene gol y es frágil atrás. Las transiciones de los suecos eran una tortura. Luis Enrique no supo qué hacer para proteger al equipo con otro sistema más compacto. El accidente es grave en un día en que se demuestra que no hay un líder en el campo, falta contundencia en las áreas y, pese al entusiasmo del juego ofensivo, es una España sin oficio.

Foto: Luis Enrique durante un partido de la Selección española. (Efe)

España salió a dominar, a llevar la iniciativa del partido, y eso es algo que ya forma parte del sello que tiene la Selección de Luis Enrique. Necesitaba algo más y lo encontró muy pronto. Mordió. En el minuto 5 se adelantó con el gol del futbolista más peligroso en la primera parte. Carlos Soler remató un balón colgado al área por Jordi Alba, apareciendo desde atrás y aprovechando el espacio. Soler, la principal novedad en el once, ocupó el puesto de Pedri (ausente por vacaciones). Jugó de interior y fue un torbellino. Agitó las acciones de ataque.

Isak, una pesadilla

El gol hizo saltar de alegría a todo el banquillo de España. Luis Enrique celebraba el plan perfecto. Salir con esta velocidad, determinación, verticalidad y conseguir ponerse por delante era el premio gordo. Fue el gol menos festejado por el seleccionador. En menos de un minuto empató Suecia en un latigazo de Isak, tras un balón largo en el saque de centro y un despiste defensivo en cadena. Si España fue reconocida en la Eurocopa como una Selección vistosa por su vocación ofensiva, también quedó marcada por su fragilidad atrás.

El partido volvió a empezar en el minuto 6 y hasta el descanso hubo de todo. Dominio de España, un ritmo alto en las acciones ofensivas para buscar el segundo tanto y latifundios atrás que atacó Suecia. Cada contraataque de los suecos era una amenaza. Es el peaje que tiene que pagar esta Selección, que no especula y juega con las revoluciones altas. Faltan equilibrio y contundencia defensiva. La pareja de centrales Laporte-Eric García es tierna e inexperta. Falta más seguridad. La dio Unai Simón, que estuvo inspirado y fiable, y tuvo una excelente intervención pasada la media hora metiendo el pie en un peligroso disparo de Kulusevski.

Antes, hubo una acción para la polémica. Un posible penalti a Ferran Torres en una internada al área en la que cayó al suelo con un agarrón y cuerpeando entre dos suecos. El árbitro no quiso saber nada. España fue de más a menos, dominó e intimidó con una marcha más que metía Carlos Soler, pero tuvo apuros y problemas con las transiciones de Suecia. Ni Busquets ni Koke consiguieron contener las contras.

El arranque de la segunda parte resultó igual de prometedor que el de la primera y tuvo a dos de los mejores jugadores del partido. Un centro de Carlos Soler al área lo remató Ferran Torres, de espuela, y lo sacó el portero Olsen con un paradón. España salió a intimidar, enchufada y empeñada en dar más golpes con que tumbar a los suecos. Pero es imposible. Suecia tiene piernas, velocidad y potencia. Otra llegada de Isak originó el segundo gol de los suecos. El centro atrás pegó en la mano, apoyada en el césped, de Eric García. Los suecos pidieron penalti. El árbitro dio saque de esquina. El córner más largo del mundo evidenció, otra vez, los fallos defensivos. El balón mal despejado, los despistes y las facilidades las aprovechó Claeson para batir de un disparo ajustado a Unai Simón. Era el minuto 56 y tocaba remar.

No funcionó ningún plan

La reacción de Luis Enrique, el primer cambio, fue meter en el campo a Adama Traoré por Gerard Moreno, que se marchó tocándose la parte posterior del muslo derecho. Adama es agitador, potencia y un revulsivo. Entró en un momento de nervios y angustias para España y tuvo el empate, tras hacer varios recortes dentro del área, en un derechazo que desvió Olsen. El gol está muy caro en esta Selección. Cuesta un mundo y si no se aprovechan las ocasiones el sufrimiento es mayor. Suecia pudo hacer el tercero en otra cabalgada y en esta ocasión Eric García le quitó la pelota en el momento del remate. Isak resultó una pesadilla para los dos centrales españoles. Larpote y Eric no daban abasto para evitar el tercero del pletórico delantero de la Real Sociedad.

Más cambios. Entraron Sarabia y Marcos Llorente por Morata y Koke. España se quedó sin delantero centro cuando necesitaba el gol. No funcionó la pareja Morata-Gerard Moreno, que empezó de inicio, y el arreglo pasó por adelantar a Ferran Torres. Vaya lío. Es complicado entender las decisiones de Luis Enrique, que subió la apuesta de riesgo con Rodrigo y Brais Méndez como últimas balas por Busquets y Carlos Soler.

No sirvió de nada. España ya no depende de sí misma para ser primera de grupo. "Hemos perdido infinidad de duelos en la parte defensiva y en el medio campo. Nosotros no hemos sabido contrarrestar sus contraataques. Estamos en el alambre", dice Luis Enrique.

Luis Enrique Álvaro Morata Sergio Busquets
El redactor recomienda