Messi, libre y en rebajas, no tiene ofertas: así hace el Barcelona los "juegos malabares"
  1. Deportes
  2. Fútbol
no hay puja por el argentino

Messi, libre y en rebajas, no tiene ofertas: así hace el Barcelona los "juegos malabares"

Ninguno de los grandes clubes hace un movimiento para contratar al argentino después de más de dos semanas sin contrato. Laporta hace hasta lo imposible para cumplir con su promesa electoral

placeholder Foto: Leo Messi durante un partido del Barcelona en el Camp Nou. (Efe)
Leo Messi durante un partido del Barcelona en el Camp Nou. (Efe)

Joan Laporta tiene entre ceja y ceja cumplir con la promesa que hizo en la campaña electoral a la presidencia del Barcelona. Se presentó como el mejor candidato para persuadir a Leo Messi de su continuidad, le ha llevado un largo tiempo, pero lo tiene casi hecho. “Tranquilos. Progresa adecuadamente”, dice el dirigente. El argentino acepta bajarse el sueldo un 50% y de esta manera tiene más fácil encontrar un sitio en la plantilla.

Se dan las condiciones para que los grandes clubes entren en una carrera para contratar a Messi. Libre, sin contrato, campeón de la Copa América y dispuesto a bajarse el sueldo, es un caramelo en el mercado para los clubes que tienen más recursos financieros. No han ido a por él, ni siquiera entran en una puja y renuncian a reforzarse con una estrella que es flexible a las dificultades económicas que atraviesa el fútbol. El Paris Saint Germain prioriza darle un sueldo de más de 20 millones de euros brutos al portero Donnarumma, igual que ficha a Achraf y Sergio Ramos antes que lanzarse a por Messi.

Es difícil de entender que Messi se quede en el Barcelona para ganar mucho menos dinero cuando, además, uno de sus argumentos para elegir equipo era tener la certeza de un buen proyecto deportivo. El del PSG tiene muy buena pinta. Pero también hay un componente familiar e, incluso, sentimental y está en Barcelona y con Joan Laporta. El presidente reconoce que hace "juegos malabares".

Foto: Florentino Pérez celebra la victoria del Real Madrid en la final de la UEFA Youth League de 2020. (Cordon Press)

Leo Messi decide quedarse en el Barcelona bajando su caché después de comprobar que el Paris Saint Germain no se ha vuelto loco y se lanza a por su fichaje. Sí le ha cuadrado el de Sergio Ramos, por poner un ejemplo de otro jugador estrella que estaba sin contrato. Pero Messi, una operación muy golosa para un club que está obsesionado con ganar la Champions y que tiene a su amigo Neymar en la plantilla, no tiene oferta. El otro club que podría haber entrado en la puja por un jugador libre es el Manchester City, que busca un delantero tras la salida del Kun Agüero y tiene preparado más de 100 millones de euros. Se ha fijado más en Harry Keane y Lewandowski que en Messi. Pep Guardiola se declara admirador del argentino, pero tampoco hace nada para llevarle a su equipo.

Recortar 200 millones de euros

Messi va a empezar a cobrar 20 millones de euros netos. La masa salarial está disparada, la Liga le dice al Barcelona que hay que reducirla en unos 200 millones de euros y el primero que tenía que dar ejemplo es el capitán. El argentino sigue ganando menos a corto plazo, pero cuando la economía del club se recupere, irá incrementando sus ingresos.

El férreo control económico de la Liga obliga a no hacer la vista gorda con el caso Messi y, pese a que Laporta esperaba facilidades, ha tenido que ser el jugador el que dé el paso definitivo para quedarse en el Barça. No tiene otra opción. Falta por hacer oficial el acuerdo, que no dejaría de ser un fichaje porque Messi lleva más de dos semanas sin contrato. No parece que haya riesgo de echarse atrás o que llegue una oferta de otro club.

placeholder Messi junto a Laporta en el acto de investidura del presidente. (Efe)
Messi junto a Laporta en el acto de investidura del presidente. (Efe)

Solucionado el asunto del encaje de Messi y su ‘generosa’ rebaja salarial para cumplir con el control económico que ordena la Liga y a falta de hacerse oficial, Laporta tiene que avanzar. Lo que viene son más recortes y liquidaciones. Se puede decir que son los daños colaterales del ‘favor’ que hace el argentino al presidente. Si Messi acepta ganar mucho menos, obliga al resto a que sigan el mismo camino. El plan de Laporta, según anuncian en Barcelona, es que jugadores como Piqué, Busquets, Jordi Alba y Sergi Roberto, entre algunos de los más destacados, acaben aceptando una reducción del 40% de su salario. Todos tienen que colaborar en la adecuación salarial. El ejemplo es Messi.

La liquidación de Umtiti y Pjanic

De las rebajas, en el Barcelona quieren pasar a la liquidación con cualquier tipo de fórmula. Los principales señalados son Umtiti y Pjanic. Otro de los afectados, aunque su caso tiene más complejidad por tratarse del fichaje más caro de la historia del club y estar recién salido de una larga lesión, es Coutinho. El Barcelona liberaría más de 70 millones de euros brutos con los salarios de estos tres jugadores. Una cantidad importante y necesaria porque no solo hace falta encajar a Messi, sino que también hay que inscribir a los nuevos fichajes (Kun Agüero, Memphis Depay, Eric García y Emerson).

La amenaza de la grada es una de las opciones que se han barajado con Umtiti y Pjanic si no colaboran. Es la última medida de fuerza que puede adoptar el club. Ni el central francés ni el centrocampista bosnio entran en los planes de Koeman y tienen unos salarios demasiados elevados que no permiten maniobrar a Laporta. Coutinho tiene voluntad de salir. Buscar una cesión, un club que se haga cargo del salario de Coutinho, como sucedió cuando se marchó cedido al Bayern de Múnich, ya sería un éxito para la difícil gestión que tiene entre manos Laporta. A Dembélé, el segundo fichaje más caro de la historia del club, le queda una temporada de contrato y el plan es renovarle para que no se vaya libre. No lo pondrá fácil.

Foto: Antoine Griezmann durante un partido entre el Barcelona y el Atlético de Madrid. (Efe)

El presidente Laporta sonríe y dice que “estamos en un mercado especial que requiere tener paciencia, habilidad y hacer algunos juegos malabares”. Lo que le importa de verdad es cumplir con su promesa electoral de retener a Messi. No ha contemplado la opción de cerrar la etapa del argentino, aunque tenga que escuchar que sería la otra solución porque el contrato es inasumible. Desde diferentes sectores del barcelonismo han pedido que no siguiera Messi por la grave situación económica que atraviesa el club.

Había que elegir y Laporta pone todo su esfuerzo y habilidades en Messi, su ficha ganadora. Hasta tener que ceder a la salida de Griezmann al Atlético de Madrid si no hay otra alternativa. Con sus pros y sus contras, el argentino es el mejor fichaje, resulta clave para la línea de negocio con los patrocinadores. No hay otro como él, pero también es cierto que no tiene una oferta irrechazable para jugar en otro equipo y empezar un nuevo desafío.

Leo Messi Philippe Coutinho Antoine Griezmann Sergio Ramos Joan Laporta
El redactor recomienda