España tropieza frente a Japón en su primera prueba antes de los Juegos (1-1)
  1. Deportes
  2. Fútbol
Los japoneses se encerraron

España tropieza frente a Japón en su primera prueba antes de los Juegos (1-1)

La Selección olímpica disputó frente a los nipones el primer amistoso de preparación antes de los Juegos Olímpicos. Los anfitriones se adelantaron gracias a una sensacional jugada de Kubo

placeholder Foto: Oyarzábal intenta uma jugada. (Foto: Twitter)
Oyarzábal intenta uma jugada. (Foto: Twitter)

Muchos cónyuges se han aliviado durante esta semana porque terminó la Eurocopa. Aunque saben que es la época en la que sus parejas se pasan a todos los deportes terminados en ismo (motociclismo y ciclismo), no esperaban que los Juegos Olímpicos fueran a interrumpir ese oasis de tranquilidad. Parecía un sábado tranquilo. Pero había un España-Japón a mediodía. Entonces se antojó una cervecita. Y un picoteo para ver el amistoso que la Selección empató (1-1). Se adelantaron los japoneses; el empate tardó en llegar.

La Selección impone. No sólo el equipo, también el banquillo. Bastaba con ver las caras de los suplentes: Pedri, Oyarzábal, Eric García, Mingueza, Bryan Gil… A estas alturas de verano, la juventud está disfrutando de las vacaciones en la playa u otros lugares. Ellos representarán al país en los Juegos Olímpicos.

Si ustedes siguieron a la absoluta durante la Eurocopa, habrán comprobado que no difiere mucho un equipo de otro. España dominó y los japoneses estuvieron a la espera de alguna ocasión. El mismo plan que tiene la policía con los atracadores de ‘La Casa de Papel’. A los asiáticos, en cambio, sí les funcionó.

Dominio sin ocasiones

El dominio, sin embargo, no conllevó ocasiones. Bajo la batuta de Ceballos, España movió bien la pelota, aunque le faltó algo de velocidad en la circulación. No hubo grandes acercamientos durante la primera mitad hasta que apareció Kubo. El japonés demostró, en una sensacional jugada, por qué el Madrid lo fichó. Y por qué estuvo en la cantera del Barcelona.

El japonés se zafó Óscar Gil con suma facilidad y llegó casi a línea de fondo. Allí pasó a la frontal. Parecía que el balón se quedaría en tierra de nada hasta que apareció Doan. Su compañero sorprendió a Unai Simón con un zurdazo que dejó más limpia que una patena la red de la portería.

Este partido seguro que no se les olvidará a los chicos de Luis de la Fuente. Ver las orejas al lobo es algo que viene bien. En cualquier faceta de la vida. Han comprobado que no hay rival fácil en un torneo como éste. El desliz con Japón no debería repetirse. De los errores se aprende.

La energía de Bryan

Bryan entró en la segunda mitad y animó el partido. Este chico ya demostró en el Éibar que su misión en el campo era hacer disfrutar al espectador como si estuviera en un parque de atracciones. En eso se convirtió el encuentro cuando ingresó. Tiene las ideas muy claras y no le teme a nada. No le importa ir solo contra el mundo. Su ímpetu contagió al equipo.

Oyarzábal también le dio aire fresco al equipo. Sus internadas por banda no son tan constantes como las de Bryan. Sin embargo, le gusta aparecer por dentro para asociarse con los compañeros. Gracias a esa superioridad España puede gozar de una buena baza.

A Dani Olmo se le notó cansado. Al igual que Oyarzábal, su papel en la Eurocopa fue bastante relevante. No obstante, conviene resaltar que la temporada ha sido larga. Y las pilas aún no han tenido tiempo de cargarse. Fue titular, pero lo sustituyeron en el descanso.

El descanso de Pedri

Lo mejor que le pasó a Pedri fue descansar hoy. El tinerfeño, que ingresó en el 70’, demostró por qué no es exagerado que haya sido incluido en el once ideal de la Eurocopa. En las últimas jornadas de Liga ya se le notó exhausto. También en los minutos finales de los partidos que ha jugado con la Selección absoluta. Su presencia le da fluidez al juego gracias a su personalidad. No se esconde y la pide. Riquelme dijo algo en relación con esto que define bien a Pedri: “Para algunos la personalidad es dar patadas. Para mí, es fallar un pase, agarrar el balón y volver a intentarlo”.

Miranda estuvo muy incisivo por la banda izquierda. El ataque español se volcó por ahí en la segunda mitad. Un pase suyo lo remató Soler y entró con suspense. Tocó el palo antes de que acabar en el fondo de la red. Antes el equipo ya había gozado de otras oportunidades, pero los atacantes no fueron efectivos.

Este tropiezo les hará aprender porque son chavales que han demostrado su sagacidad. El comienzo de los Juegos Olímpicos se acerca. Seguro que De la Fuente ha tomado nota del empate y ya está pensando en cómo evitar futuras decepciones.

Juegos Olímpicos Japón Selección española Sub 21
El redactor recomienda