Marcelo se reinventa como inversor y formador a la espera de aclarar su futuro
  1. Deportes
  2. Fútbol
Acaba contrato esta temporada

Marcelo se reinventa como inversor y formador a la espera de aclarar su futuro

El lateral del Real Madrid y su grupo de inversión negocian la compra de un club en la segunda división portuguesa después de gestionar con éxito otra entidad en Brasil

placeholder Foto: Marcelo junto a su cuñado, Caio Alves.
Marcelo junto a su cuñado, Caio Alves.

Marcelo Vieira, lateral del Real Madrid, cumplirá esta próxima temporada su último año de contrato con el Real Madrid. A sus 33 años, el brasileño se reencontrará con un viejo conocido, Carlo Ancelotti, que regresa al Bernabéu para tomar el testigo del hombre que fue su ayudante, Zinedine Zidane. La salida del técnico francés invitaba a pensar en una posible marcha del defensa, pero la llegada de 'Carletto' abre la puerta a su permanencia en la plantilla hasta cumplir su contrato y completar más de 15 años de estancia en el club blanco, al que llegó en enero de 2007.

placeholder Marcelo aguanta la pelota en banda ante la atenta mirada de Zidane. (Reuters)
Marcelo aguanta la pelota en banda ante la atenta mirada de Zidane. (Reuters)

Así que Marcelo planea tranquilamente en estos días el siguiente paso en su carrera mientras ve la Copa América por televisión tras no ser convocado después de vestir la zamarra de la 'canarinha' en 58 ocasiones. El lateral podría quedarse en Europa, donde hay equipos interesados en su futuro, o regresar a Brasil para terminar sus días de futbolista allí y colgar las botas en su país. Pero mientras toma esta decisión, Marcelo está desarrollando de forma paralela una interesante carrera como empresario e inversor en el mundo de fútbol de la mano de un grupo de inversores entre los que aparece Pedro Weber, agente de futbolistas y amigo y asesor del madridista.

Grupo que ya realizó una inversión en el Azuriz Futebol brasileño, que milita en la Primera División del Campeonato Paranaense. Fundado en 2018 y con solo tres temporadas en el fútbol profesional, este club-empresa está localizado en Pato Branco, ciudad a 400 kilómetros de Curitiba, y ha salido campeón de la Segunda estatal, lo que le permite competir ya en la élite del fútbol paranaense. La elección de esta región en el suroeste del país no es casual, ya que no hay ningún club de fútbol importante en la zona.

Lo que sí existen son ciudades de enorme tradición en el fútbol sala como Pato Branco, con el Pato Futsal, o Francisco Beltrão, con el Associação Amigos do Marreco Futsal. El Azuriz tiene una decidida intención "formativa". "Esa fue una de las razones por las que elegimos una región tan futbol-salera. El fútbol sala es muy importante en el entrenamiento, ya que nos permite realizar una transición en la que el niño puede elegir el camino que va a querer, ya sea al fútbol sala o al fútbol. Y por eso el fútbol sala es tan importante en las etapas de formación del club", explica Weber.

placeholder Marcelo posa con la camiseta del Azuriz.
Marcelo posa con la camiseta del Azuriz.

"Además, trabajamos con dos proyectos. Uno profesional y otro de formación. La intención es localizar grandes jugadores de la región y ubicarlos después en grandes clubes. La idea es que anualmente 15 o 20 chicos del club entren en la formación básica de grandes equipos", revela Weber. Y a día de hoy el Azuriz ya tiene jugadores trabajando en las canteras y academias de Vasco, Palmeiras, Internacional, Gremio, Fluminense y Cruzeiro.

Es precisamente en esa etapa de formación donde Marcelo tiene un peso relevante. Azuriz aplica en la formación un concepto denominado 'horas-balón' cuyo objetivo es mejorar el desarrollo del niño apostando por un mayor tiempo contacto con el balón a través de actividades fuera del tiempo de entrenamiento diario. El club busca mejorar la técnica de los deportistas. Y en este propósito emerge la figura de Marcelo, que cobra protagonismo en la formación de jugadores con la implantación del método 'Campus 12', creado por el lateral del Real Madrid junto a su cuñado, Caio Alves.

Caio, exjugador de fútbol sala con experiencia en clubes como Talavera, Valdepeñas o Zaragoza, ha desarrollado junto al madridista una metodología propia que mezcla diferentes actividades con las modalidades de fútbol, ​​fútbol sala y fútbol playa. Método que aplican en sus campus, que han desarrollado con éxito en Getafe durante tres temporadas con niños y niñas de 6 a 16 años, y que ya ha celebrado su primera edición en enero de 2020, con la participación de 120 niños en las instalaciones del Azuriz.

Un proyecto que aspira a más

Además, este club cuenta con un centro de entrenamiento construido en el municipio de Marmeleiro, que se encuentra a 50 kilómetros de Pato Branco. Esta Ciudad Deportiva tiene 56.000 metros cuadrados y una estructura que engloba cuatro campos de césped natural y una residencia capaz de alojar a 64 deportistas. Junto a la residencia dispone de un campo del tipo 'terrão' (de playa), además de otro de césped sintético. El Azuriz, desde su nueva posición en la Primera paranaense, sueña con situarse en la Serie D brasileña y acceder a la Copa de Brasil en 2022.

placeholder Marcelo esquiva a un rival. (Reuters)
Marcelo esquiva a un rival. (Reuters)

Weber, que además de asesorar al lateral del Real Madrid representa los intereses de Danilo, exlateral blanco y actualmente en la Juventus, explica así la idea de participar en la gestión de clubes: "Hace ocho años, junto con algunos amigos, abrimos una agencia de representación de deportistas. Despegó después de tres años y siempre tuve la idea de crear un club-empresa, entendiendo que es el futuro". Eso le ha llevado a invertir en el Azuriz y eso también le ha empujado ahora a tratar de adquirir el nuevo eslabón de esta cadena que está construyendo: dar el salto a Europa.

En estos días se ha conocido que Weber, y el grupo de inversores en el que está incluido Marcelo, están negociando invertir en el accionariado del Club Deportivo Mafra, de la Segunda División de Portugal. Un club que lleva años en el mercado y en cuya mesa se sentaron varios grupos de inversión e incluso clubes para negociar su compra. En 2018 se dio por hecha su venta a un grupo estadounidense, y en marzo de 2020 se publicó que el Betis estaba negociando su adquisición siguiendo el modelo de clubes como el City, cuya corporación tiene acciones en varios clubes.

Marcelo no es el único jugador del Real Madrid que ha diversificado en el mundo de fútbol. Otros como Casemiro lanzaron su propio equipo de eSports, 'Case eSports', mientras Sergio Ramos respaldó la fundación de la agencia representativa RR Soccer Management, que dirige su hermano René.

Real Madrid Marcelo Inversores