Hungría resiste a la Francia de Griezmann y Mbappé en el ‘grupo de la muerte’ (1-1)
  1. Deportes
  2. Fútbol
Segunda actuación discreta de Benzema

Hungría resiste a la Francia de Griezmann y Mbappé en el ‘grupo de la muerte’ (1-1)

La selección magiar sigue viva en el torneo tras otro gran partido defensivo, en el que logró ir por delante en el marcador durante 25 minutos. Mbappé, el mejor de su equipo, falló varias oportunidades

placeholder Foto: Griezmann y Schafer, en un lance del encuentro. (EFE)
Griezmann y Schafer, en un lance del encuentro. (EFE)

El ‘grupo de la muerte’ de esta Eurocopa 2020-21 no decepciona. La selección húngara volvió a completar otro magnífico ejercicio de su cerrojo defensivo (tras el engañoso 3-0 ante Portugal, resuelto en los últimos diez minutos) y se aferró este sábado a la supervivencia con un muy meritorio empate ante la gran favorita del torneo. Muy digna y eficiente en la defensa del derecho a depender de sí misma en un grupo imposible, Hungría jugará por su supervivencia un tercer partido de históricas resonancias contra Alemania el próximo miércoles.

Hungría salió con descaro a jugar, sin temer al campeón del mundo ni especular con el resultado. A su favor tenía el apoyo incondicional de los más de 60.000 aficionados del Puskás Aréna y en contra los 35 grados que castigaban su fútbol peleón, basado en el físico. En los minutos iniciales unos infatigables Fiola, Schäfer y Ádám Szalai crearon problemas por la izquierda a Francia, que pareció sorprendida por el desparpajo de un rival que en las casas de apuestas es unánimemente condenado a la eliminación.

Con el paso de los minutos y bajo un sol despiadado, Francia fue creciendo a medida que los húngaros se fatigaban y aguardaban su oportunidad al contraataque. Poco antes del cuarto de hora llegó la primera ocasión francesa, con un disparo desde fuera del área de Benzema que repelió Gulácsi.

placeholder Peter Gulacsi, en acción. (REUTERS)
Peter Gulacsi, en acción. (REUTERS)

Un par de minutos después una buena combinación entre Griezmann y Digne por la izquierda acabó con un preciso centro que un solitario Mbappé cabeceó por encima del larguero. La conexión Griezmann-Mbappé-Benzema ofreció una obra de arte a la media hora: el primero filtró a la espalda de la defensa, el segundo la dejó de tacón y el tercero perdonó cuando venía de cara cerca del área pequeña. Fue la última contribución destacada del delantero madridista, todavía en fase de adaptación a un equipo del que fue excluido durante un lustro.

El gol de Hungría

El campeón del mundo había podido decidir el partido durante la primera parte, en la que gozó de varias ocasiones, pero en el descuento llegó el gol húngaro. En una contra Fiola se plantó en el área tras una pared con Sallai, Varane llegó tarde y el carrilero definió ante Lloris poniéndola al palo con la sangre fría de un delantero. Primera ocasión y primer gol de Hungría. (Y primer tanto encajado por Francia en los últimos seis encuentros).

Sufrió Francia durante más de 20 minutos, hasta que en la jugada aparentemente más inofensiva de la segunda mitad, cuando Didier Deschamps ya empezaba a torcer el gesto por la ausencia de una reacción clara (solo un disparo al poste del reemplazante Dembelé, lesionado después), Mbappé porfió hasta llevarse un balón en el flanco derecho y logró filtrar un pase dirigido a Benzema que, tras un rechace magiar, cayó finalmente en las botas de un Griezmann solo. Minuto 67; un empate justo.

placeholder Griezmann celebra el gol. (REUTERS)
Griezmann celebra el gol. (REUTERS)

El partido se volvió entonces de ida y vuelta, pese a la canícula, con los húngaros buscando sus opciones y sin especular con el marcador, tratando de jugar y disputar la iniciativa a los campeones del mundo. Otra jugada fulgurante de Mbappé por la izquierda dentro del área acabó con un disparo violento que Gulacsi rechazó admirablemente en el 81. De nuevo, como ante Portugal, el portero del Leipzig fue uno de los mejores de su equipo, fundamental en la trabajada cosecha de un empate histórico. (El trío de centrales húngaros cuajó también un fantástico encuentro).

Los locales celebraron el empate como una victoria y los franceses se retiraron con leve pesadumbre, clasificados ya a octavos pero algo irritados por haber cedido un empate y por haber dejado pasar, quizá, la oportunidad de jugar un encuentro más tranquilo el próximo miércoles ante Portugal: el campeón del mundo frente al vigente campeón de Europa.

Eurocopa Selección de fútbol de Francia Hungría