Embolo le roba el protagonismo a Bale en el entretenido debut de Suiza y Gales (1-1)
  1. Deportes
  2. Fútbol
Segundo partido de la Eurocopa

Embolo le roba el protagonismo a Bale en el entretenido debut de Suiza y Gales (1-1)

Animado partido jugado por ambas selecciones en Azerbaiyán, en el que se adelantó Suiza por medio de Embolo, el mejor futbolista del partido. Reaccionaron lo suficiente los 'dragones' para empatar y no encajar más tantos en los minutos finales

placeholder Foto: Embolo conduce el balón ante Bale en el partido. (EFE)
Embolo conduce el balón ante Bale en el partido. (EFE)

En Bakú, la ciudad natal de Garri Kasparov, Suiza y Gales empataron este sábado en el segundo partido de la Eurocopa: un duelo razonablemente entretenido para abrir la jornada, en el que Gareth Bale encadenó su duodécimo partido sin marcar con su selección pero sí colaboró en la respuesta de los ‘dragones’ para igualar el gol de Breel Embolo, el futbolista más destacado del encuentro, y plantar cara hasta el minuto 95.

Foto: Los viajes del grupo de España. (Laura Martín)
Un viaje de 114.950 kilómetros para ganar la Euro: un formato desconcertante en datos
Antonio Villarreal Datos: Darío Ojeda Infografía: Laura Martín


Comenzó el partido de forma desenfadada, con ocasiones de ambos lados, responsable Suiza de llevar la iniciativa del juego y acomodada Gales en su estrategia de repliegue y contragolpe, con Bale incrustado en la banda izquierda. Los británicos fueron echándose progresivamente atrás con el transcurso de los minutos, alejada su línea creativa del aislado Moore, cada vez menos eficaz en el objetivo primordial de controlar la paciente ofensiva suiza.

Tenían más ocasiones los helvéticos que sus rivales, pero el partido arribó al descanso sin goles. El panorama se alteraría muy pronto, marcado por un jugadón de Embolo en el minuto 48 al que respondió el guardameta Ward con una parada a la altura. Medio minuto después, en el saque de esquina resultante, el mismo jugador se aprovechó de un fallo de marcaje para dar ventaja al equipo de Vladimir Petkovic, que se merecía ya la victoria parcial con claridad. Su festival de potencia en conducción estuvo a punto de acabar minutos después en el segundo gol, lastimosamente malogrado por Mbabu (de notable actuación sin embargo por la banda derecha).

Bale cambia de posición

¿Reaccionó Gales al 0-1? Robert Page, su seleccionador, no hizo cambios hasta el minuto posterior al empate. Los ‘dragones’ habían perdido la pelota y Bale estaba completamente perdido e incómodo en la banda izquierda, en un rol completamente diferente al de su memorable Eurocopa 2016. Se acercó entonces el todavía futbolista del Real Madrid a posiciones más centrales, pero los focos no eran para él (o para James, quizá el mejor del equipo), sino para el fabuloso Embolo (jugador del Borussia Monchengladbach, de origen camerunés), que pareció imparable durante casi toda la segunda mitad, oxigenado siempre por el ejemplar trabajo de Seferovic como delantero posicional.

placeholder Moore anota su gol. (EFE)
Moore anota su gol. (EFE)

Pasada la hora de juego, no obstante, mejoró el equipo de las islas británicas con el mayor protagonismo de su líder, que aceptó el cambio de papeles y asumió el mando del juego, cediendo ahora la posibilidad del contragolpe al rival. Su estilo directo, con centros laterales al área, causó momentos de tensión en la defensa suiza, pero la única oportunidad clara había sido un disparo de Davies, huérfana su selección de talento desbordante en la mediapunta. Hasta que en el minuto 73 Kiefer Moore sacó oro del balón parado y anotó un magnífico cabezazo a pase de Ramsey, tras un córner indirecto fabricado en la pizarra.

No era un empate justo, pero Gales había demostrado al menos ambición y se beneficiaba del trabajo táctico de su entrenador (interino, a la espera de que se resuelvan los problemas judiciales de Ryan Giggs). Y el gol hizo mucho mal a Suiza, aturdida por el derechazo, a merced del equipo vestido de rojo en los minutos siguientes, hasta que halló el resuello y volvió a ocupar paulatinamente el campo contrario, configurándose un final de partido atractivo para la siesta del sábado.

La aparición de Gabranovic

Brooks y un renacido Ramsey creaban peligro auténtico, y a los helvéticos se les notaba el susto. Gabranovic, sustituto de Seferovic, heló la sangre galesa cuando anotó un gol en su primera intervención (minuto 84). Originó la primera intervención del VAR, que decretó fuera de juego. Tuvo otra ocasión el propio Gabranovic un minuto después, revolucionando a su equipo en compañía del voraz Embolo (que de cabeza rozó el 2-1 en el 89, tras otro córner).

Suiza terminaba el duelo instalado en el área contraria, pero se le hizo tarde frente a unos galeses que habían vuelto a creer en sí mismos. Gabranovic, que vivía al límite, tuvo otra muy clara, de nuevo en ligerísimo fuera de juego. Los córners suizos generaban mucho suspense, pero el portero Ward tapaba las insuficiencias de su zaga. Bale intentó una última carrera por la izquierda, exhausto por el calor y el rival. Cuando el árbitro pitó el final, nadie pareció demasiado insatisfecho. Pero a los puntos, sin duda, fue mejor Suiza.

Gareth Bale Eurocopa
El redactor recomienda