Finlandia aprovecha el desconcierto de una Dinamarca sin Eriksen y hace historia en su debut (0-1)
  1. Deportes
  2. Fútbol
Los visitantes no celebraron el gol

Finlandia aprovecha el desconcierto de una Dinamarca sin Eriksen y hace historia en su debut (0-1)

El delantero Pohjanpalo se convierte en héroe nacional finlandés durante la reanudación del partido de Eriksen (por insistencia de los jugadores). Era el primer partido de los visitantes en la historia de la Eurocopa

placeholder Foto: Los jugadores finlandeses celebran su gol en segundo plano. (REUTERS)
Los jugadores finlandeses celebran su gol en segundo plano. (REUTERS)

El Dinamarca-Finlandia de este sábado será probablemente el partido más recordado de esta Eurocopa, aunque no a muchos les importase el segundo tiempo que las dos selecciones decidieron reanudar a las 20:30 horas, una vez conocido el parte médico que garantizaba la estabilización hemodinámica del futbolista más conocido del encuentro, Christian Eriksen, capitán del equipo local, que estuvo casi diez minutos entre la vida y la muerte, en manos de sus médicos, inconsciente mientras sus compañeros le protegían de las cámaras indiscretas entre lágrimas.

El público reunido en Copenhague, aunque muy pendiente del móvil, celebró entre aplausos el regreso al campo de los jugadores una hora y media después del drama como señal de recuperación del futbolista. Aunque la UEFA había decidido suspender el encuentro (e incluso recibió algunas críticas apresuradas por su continuación), fueron en realidad los futbolistas quienes insistieron a la organización en retomar su vida después del espantoso susto retransmitido en directo en todo el mundo.

placeholder Jugadores daneses regresan al campo. (REUTERS)
Jugadores daneses regresan al campo. (REUTERS)

Resulta difícil enhebrar lo que pasó en estos segundos 50 minutos con los primeros 40, en los que Dinamarca había mostrado su superioridad y amenazado a los finlandeses (que debutaban en una Eurocopa) varias veces, por medio principalmente del escurridizo Braithwaite. Pero además de que el estado mental de todos los presentes en el estadio Parken se había modificado sustancialmente, el encuentro había perdido a su mejor futbolista, Christian Dannemann Eriksen, que cerca estuvo de venir a Madrid hace dos años como recambio prematuro de Luka Modric.

Jugado a un ritmo más bajo y con la precisión disminuida por el ‘shock’, el partido tuvo escaso interés en sus primeros minutos, hasta que los futbolistas fueron de nuevo entrando en calor y adoptando la visión-túnel. Jensen –reemplazante de Eriksen– quiso heredar la responsabilidad del liderazgo y Finlandia (más desconectada su estrella Pukki que antes del drama) parecía limitar definitivamente sus ambiciones al empate.

El cabezazo por anticipación de Pohjanpalo

Embarullado y sin estilo, el duelo avanzaba con mucha deportividad y un cierto desinterés de las gradas, alegres por las últimas noticias sobre su capitán herido. Los centrales finlandeses lograban achicar el agua siempre y los jugadores escandinavos lucían muy poca puntería: en el minuto 59, cuando marcó Pohjanpalo, Dinamarca llevaba 18 disparos; era el primero de Finlandia. El cabezazo visitante recordó a la selección anfitriona que el daño de la jornada podía ser aún mayor.

No lo quiso celebrar el delantero finlandés, siendo un gol de enorme valor histórico para su país, y refrenó su impulso espontáneo de festejar la hazaña. Se volcó entonces Dinamarca sobre el área azulón, pero faltaba último pase (es decir, Eriksen), y seguramente concentración. Entre rechaces y centros, Poulsen se inventó un penalti que el colegiado, Andrew Taylor, (muy sensato durante la crisis) no debió señalar. Lo lanzó, de forma pésima, Højbjerg, y detuvo Radeki, la otra ‘estrella’ finlandesa (que cometió un grave error después, salvado milagrosamente por un compañero).

No había en el destino una dedicatoria a Eriksen: suficiente premio había recibido ya con la reanimación 'in extremis'. Apareció la ansiedad danesa y el cerco se acentuó. Vestergaard tuvo el empate en el 80, pero los finlandeses son mucho más duchos a la hora de repeler que de construir juego y resistieron admirablemente el asedio. Su selección estaba ganando a Dinamarca en Dinamarca y se ponía líder del grupo: un motivo adicional para que el encuentro pase a la historia, algo ateridos todavía los jugadores por esos diez minutos infernales que han marcado esta segunda jornada de la Eurocopa 2020-21.

placeholder Vestergaard, tras el pitido final. (REUTERS)
Vestergaard, tras el pitido final. (REUTERS)

Eurocopa Dinamarca Finlandia
El redactor recomienda