El estrés de Zidane no le permite confirmar si cumplirá el contrato con el Real Madrid
  1. Deportes
  2. Fútbol
el técnico se plantea no seguir

El estrés de Zidane no le permite confirmar si cumplirá el contrato con el Real Madrid

Zidane salió tocado y agotado de la eliminación de la Champions contra el Chelsea. No hizo ningún reproche a sus jugadores y volvió a transmitir las dudas sobre su continuidad

placeholder Foto: Zinédine Zidane con gesto pensativo.
Zinédine Zidane con gesto pensativo.

Lo que le faltaba a Zidane es que nada más ser eliminado de la Champions por el Chelsea aparecieran unas imágenes de Hazard partiéndose de la risa. El belga es uno de los motivos principales por los que el técnico francés lleva acumulada una cantidad de estrés que le hace reflexionar sobre su continuidad en el banquillo del Real Madrid. Hay más razones. Zidane no confirma que vaya a cumplir la temporada de contrato que le queda porque está en la reserva, con pocas fuerzas y confuso. Pero lo de Hazard puede ser la puntilla para un entrenador que apostó por este jugador y que tomó la decisión de ponerle en el once contra el Chelsea cuando no está en forma física para un partido de alta intensidad. El belga no solo no rindió, sino que acabó tronchándose de la risa.

La gestión de Zidane con Hazard ha sido un fracaso. Pero hay más razones que hacen pensar que Zidane ha cumplido su segundo ciclo en el banquillo del Real Madrid. Desde el 5 de febrero, día en el que levantó la voz tras pasar la cuarentena por su contagio de coronavirus, viene avisando que la decisión sobre su futuro la tomará al final de la temporada. No tiene claro que deba continuar porque ha puesto todo el esfuerzo por sacar el mejor rendimiento a la plantilla y no lo consigue.

Foto: Kylian Mbappé antes de empezar el partido contra el Manchester City. (Efe)

Zidane está cansado de los rumores sobre su salida cuando el equipo pierde, incómodo en cada comparecencia en la sala de prensa, impotente por la cantidad de lesiones, enfadado porque Sergio Ramos no tenga resuelto el asunto de la renovación, sorprendido por ver que Lucas Vázquez y Varane pueden salir este verano, sin ganas de justificar planteamientos, molesto cuando se habla de que tiene suerte y no se valora su trabajo y ahora decepcionado por la polémica de las risas de Hazard.

No hace autocrítica

No está planificando nada de futuro con el Real Madrid porque no tiene claro que deba ser el entrenador idóneo para hacer los cambios que pide el club. Su opinión es que tienen que seguir muchos de los jugadores, ya veteranos, que no llegan a un acuerdo en la renovación de sus contratos. La incertidumbre perjudica el trabajo de Zidane. Y todavía falta por resolver qué va a suceder con Gareth Bale y la cantidad de cedidos que están repartidos por diferentes equipos (Ceballos, Odegaard, Vallejo, Borja Mayoral…). Florentino Pérez pide cambios y Zidane ha demostrado que es un entrenador cortoplacista, conservador y agradecido a los futbolistas que tanto le han dado y que, según él, siguen demostrando que tienen ‘hambre’.

Florentino y Zidane chocan en la visión de realizar una transición que debería haber hecho desde hace tiempo el entrenador francés porque así se lo pidió el club. Pero entre la postura firme del técnico y la aparición de la pandemia, que ha tenido más pendiente al presidente en cuadrar las cuentas, el proyecto deportivo no se ha renovado. Juegan los mismos, Zidane exprime a los veteranos, crecen las dificultades con tantas lesiones y sin el fichaje de un goleador, que tanto han reclamado desde dentro del vestuario, a Zidane se le está haciendo muy larga esta temporada.

placeholder Hazard en el partido contra el Chelsea en Stamford Bridge. (EFE)
Hazard en el partido contra el Chelsea en Stamford Bridge. (EFE)

Está agotado. No disfruta y no tiene ganas de hacer autocrítica. Tras caer eliminado contra el Chelsea estaba resignado y agradeció a la plantilla los sobreesfuerzos realizados para llegar hasta las semifinales de la Champions. A los jugadores les dijo que estaba orgulloso de ellos y que había que acabar la temporada de la mejor manera. Que levantaran la cabeza, se recuperaran de la paliza física que recibieron del Chelsea y reconocieran que el equipo inglés había sido mejor que ellos. El Real Madrid pudo salir de Stamford Bridge con una goleada escandalosa y la derrota la asumieron Zidane y los jugadores como un baño de realidad.

Si en algo confiaba el entrenador, y podía estar seguro de la fortaleza de su equipo, es que no fallaría la solidez defensiva. El plan de Zidane fracasó con Sergio Ramos, Mendy y Hazard de titulares. Tres jugadores recién salidos de la enfermería y dejando en el banquillo a Odriozola y Marcelo, dos laterales, que quedaron muy señalados. El equipo compacto con el que se sentía seguro fue un coladero en Londres. La toma de decisiones, con Vinicius de carrilero en la banda derecha, tuvo un resultado desastroso. El palo deportivo que se llevó Zidane, con un equipo muy inferior al Chelsea, más el agotamiento emocional provocan que el club tenga que buscar un entrenador por si finalmente el francés renuncia al año de contrato.

Quedan cuatro partidos de Liga y tiene opciones de ganar este título, con lo que podría pensarse que si lo consigue no habrá dudas de que seguirá en el banquillo. Pero esto ya no lo aseguran en el club porque ven a un Zidane que vuelve a sufrir el desgaste y que lo pasa mal cuando se producen decepciones como la eliminación en la Copa del Rey contra el Alcoyano y en la Supercopa de España contra el Athletic. Si gana la Liga, Florentino hará todo lo posible por retenerlo. Si no gana nada, Zidane planteará su salida.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Zinédine Zidane Sergio Ramos Vinicius Junior Eden Hazard Florentino Pérez