Karaoke en casa de Messi: los futbolistas hacen lo que les da la gana con su burbuja
  1. Deportes
  2. Fútbol
LaLiga abre expediente

Karaoke en casa de Messi: los futbolistas hacen lo que les da la gana con su burbuja

La sensación que deja la fiesta en casa de Messi, que ha sido calificada como una conjura de equipo para no fallar en la Liga y ganar el título, es de irresponsabilidad

placeholder Foto: Los jugadores del Barcelona se abrazan para celebrar un gol. (EFE)
Los jugadores del Barcelona se abrazan para celebrar un gol. (EFE)

Los protocolos establecidos por LaLiga, la Federación de Fútbol y el Consejo Superior de Deportes establecen que los futbolistas deben extremar las precauciones en sus relaciones sociales para evitar los contagios y no poner en riesgo la competición. Fue el acuerdo que se alcanzó para garantizar la reanudación de la Liga de la temporada pasada y que sigue vigente en la actual por el riesgo que todavía existe por la pandemia. Para conseguirlo se creó una burbuja en el fútbol, los jugadores están sometidos a controles periódicos de test y dentro de los recintos deportivos tienen todo tipo de protecciones. Como no ducharse en los vestuarios y hacerlo en las habitaciones de los hoteles, viajar si es posible en dos autobuses o evitar el contacto con los aficionados.

El cumplimiento tiene que ser llevado a rajatabla, pero los futbolistas del Barcelona decidieron que podrían trasladar su burbuja a la casa de Messi. El motivo era la celebración de la Copa del Rey conseguida frente al Athletic, un título muy deseado porque servía para quitarse el peso de no haber ganado nada la temporada pasada y, de alguna manera, el dolor que supuso la goleada contra el Bayern de Múnich en la Champions. Los jugadores del Barcelona necesitaban la celebración, volver a cantar el “campeones, campeones” y, como no se puede ir a Canaletas porque están prohibidas las aglomeraciones, el capitán del Barça citó a todos los compañeros y sus mujeres en su mansión de Casteldefells.

La sensación que deja la fiesta en casa de Messi, que ha sido calificada como una conjura de equipo para no fallar en la Liga y ganar el título, es de irresponsabilidad. Los jugadores hacen con su burbuja lo que les da la gana. En ella meten a las parejas y la burbuja, evidentemente, se hace mayor. Pero si encima hay karaoke, combinado con un asado, al grito de campeones y probablemente más personal encargado del servicio, existe la sospecha de que la conjura está fuera de la legalidad por incumplimiento de las medidas anticovid.

Koeman, ausente

El estado de alarma finaliza el 9 de mayo y las restricciones indican las limitaciones de reunión a un máximo de seis personas. El club, según diferentes informaciones, dice que estaba al corriente de la macroreunión en la casa de Messi y los que la defienden argumentan que es un espacio abierto, que había distancia de seguridad y el uso de mascarilla. La conjura del asado, con karaoke incluido, duró unas cinco horas y no estuvo Ronald Koeman ni ningún miembro del cuerpo técnico.

Javier Tebas, presidente de LaLiga, todavía no se ha pronunciado sobre esta reunión que, se mire por donde se mire, daña la imagen de los jugadores del Barça y de la propia Liga que está vigilante para que no haya grietas en las burbujas de los equipos de fútbol. El organismo de la competición procede a abrir un expediente para conocer si se ha vulnerado el protocolo, según Cope, y de hacerlo se abrirá un expediente disciplinario.

¿Se puede considerar grupo burbuja cuando los futbolistas se juntan acompañados de sus parejas? LaLiga lo deberá aclarar. ¿Han incumplido las medidas sanitarias anticovid? La Generalitat tendría que investigarlo como se hace con cualquier fiesta en domicilios. Lo que sí parece claro es que el comportamiento de los jugadores del Barcelona no es el más ejemplar cuando es la propia competición la que pide extremar las precauciones y en la sociedad se suspenden o están muy limitadas las celebraciones.

Hace un año se originó un gran revuelo cuando cuatro futbolistas del Sevilla (Ocampos, Banega, De Jong y el ‘Mudo’ Vázquez) se juntaron en un domicilio para hacer un asado. Se les tachó de irresponsables e insolidarios por juntarse en un momento en el que se ponía en marcha la reanudación de la competición. Tuvieron que pedir perdón y estar al margen de los entrenamientos hasta conocer los resultados de los test. Con Marcelo, jugador del Real Madrid, hubo otra polémica por saltarse el confinamiento perimetral en la Semana Santa y viajar a Valencia. La Conselleria de Justicia de la Generalitat denunció el hecho y pidió una multa de 2.700 euros.

Ha habido más casos. Como el sucedido en el Sporting. También aislados entre los futbolistas (Luka Jovic protagonizó episodios de este tipo), pero lo de toda la plantilla del Barcelona con sus parejas en el asado en casa de Messi es la prueba de que los futbolistas viven en su burbuja, que es la de estar al margen de la realidad, olvidando sus obligaciones fuera de los terrenos de juego y volviendo a quedar como unos privilegiados para poder reanudar sus trabajos y decidir cuándo, cómo y con quién se pueden juntar para hacer un festejo porque tienen latifundios en sus domicilios.

Pere Aragonés, vicepresidente del Govern en funciones de la Generalitat, ha confirmado que la Agencia de Salud Pública de Catalunya estudiará si la comida celebrada por los jugadores del Barcelona con más personas en la casa de Messi vulnera las restricciones sanitarias. "En un momento en el que estamos dando un paso adelante para flexibilizar las restricciones, siempre tenemos que actuar con ejemplaridad. Especialmente las personalidades públicas, que son un ejemplo para mucha gente", ha manifestado Pere Aragonés para pedir responsabilidad. Messi se puede enfrentar a una multa de 60.000 euros si la infracción se considera como grave.

Leo Messi FC Barcelona Pandemia Marcelo Javier Tebas Ronald Koeman
El redactor recomienda