El último desafío de Florentino Pérez: la 'regalactización' del Real Madrid
  1. Deportes
  2. Fútbol
El presidente afronta su último mandato

El último desafío de Florentino Pérez: la 'regalactización' del Real Madrid

Los objetivos del dirigente pasan por fichar a Mbappé y Haaland, sentar a Raúl en el banquillo, inaugurar el nuevo Bernabéu, conquistar Asia y activar la Superliga Europea

placeholder Foto: Kylian Mbappé evita que una pelota comprometida salga por la línea de banda. (Reuters)
Kylian Mbappé evita que una pelota comprometida salga por la línea de banda. (Reuters)

18 julio de 2000, 20.30 horas. Florentino Pérez es nombrado presidente del Real Madrid gracias al voto de 16.469 socios. 3.167 votos más que Lorenzo Sanz. Minutos después suena el teléfono en las oficinas del Real Madrid y contesta Julio Senn, por entonces director general del club. "Quiero las cuentas del club. Y de manera inmediata, las del baloncesto". Esa fue la primera orden del empresario de 53 años que acababa de desbancar sorprendentemente a Lorenzo Sanz de la presidencia del Real Madrid.

Junio de 2025. Florentino Pérez, con 79 años, habrá concluido 25 temporadas como presidente, con una interrupción de tres años (del 2006 a 2009). En estos años ha ‘galactizado’ la plantilla, ha construido una Ciudad Deportiva en Valdebebas, ha remodelado el Santiago Bernabéu para convertirlo en el pulmón económico del club. Además, ha añadido un puñado de Copas de Europa y Ligas a las vitrinas, lo que le convierte en el segundo presidente más importante de la historia del club por detrás del hombre que disparó la leyenda del Real Madrid: don Santiago Bernabéu de Yeste.

Foto: Erling Haaland durante el partido entre el Manchester City y el Borussia Dortmund. (Efe)

Desde este pasado martes Florentino Pérez afronta el que será posiblemente su último mandato en el Real Madrid. Quedará aún lejos de los 35 años de presidente de Bernabéu, pero en esta última etapa, afronta quizás el reto más importante de su presidencia: la regalactización del Real Madrid. En plena pandemia y con unas elecciones express diseñadas a medida para evitar la aparición de otros candidatos, Florentino ha superado el trámite que le permite seguir al mando de la nave blanca cuatro años más.

Su último mandato estará marcado por la remodelación del Santiago Bernabéu, una obra que va mucho más allá de las consideraciones arquitectónicas y estéticas del coliseo blanco. El nuevo Bernabéu se convertirá en el pulmón de la economía del club con un incremento anual de los ingresos ordinarios del club estimado en 200 millones de euros. Más que un estadio se convertirá en un Hub del madridismo que concentrará físicamente y digitalmente a millones de madridistas. Eso le permitirá competir con la pujanza de los petrodólares que han empoderado a clubes como el París Saint-Germain o Manchester City. El nuevo Santiago Bernabéu estará funcionando a pleno pulmón a final de 2022 o inicios de 2023. Sin embargo, las exigencias competitivas del equipo no pueden aplazarse y para ello Florentino ha diseñado una estrategia.

El Real Madrid acometerá una remodelación de la plantilla, que se ha hecho mayor con jugadores como Sergio Ramos, Modric, Benzema o Marcelo, para volver a vestir de blanco a las grandes estrellas del fútbol mundial. Florentino ha identificado a Kylian Mbappé y a Erling Haaland como los jugadores que marcarán la próxima década del fútbol mundial y tiene un plan para intentar cerrar el fichaje de ambos jugadores. Algo que se antoja complicado dada la competencia de los poderosos equipos de la Premier y la pujanza de los clubes alimentados por los petrodólares.

placeholder Mbappé, la joya de la corona para el último proyecto de Florentino Pérez. (Reuters)
Mbappé, la joya de la corona para el último proyecto de Florentino Pérez. (Reuters)

La prioridad es el fichaje de Kylian Mbappé. Todo está hablado con el jugador, que ya ha dado el visto bueno a Zinedine Zidane, clave en esta operación, y que no va a sentarse con el PSG a renovar un contrato que finaliza en junio de 2022. Eso obligará a Al-Khelaifi y a Leonardo, director deportivo del club, a ponerle en el mercado. Y ahí entra el Real Madrid. Mbappé quiere crecer deportivamente y sueña con convertirse en un jugador de referencia mundial y tiene claro que el escaparate del Real Madrid es el mejor para ello. De ahí las palabras de Al-Khelaifi tras eliminar al Bayern: "Mbappé y Neymar no tienen excusas para irse. Hemos construido un equipo competitivo". El PSG sabe que Mbappé ya ha tomado la decisión.

Este verano será el momento de afrontar su fichaje, pero aún debe resolverse la incógnita de si el PSG lo pondrá en el mercado para sacar algo de dinero por su venta (el PSG pagó 180 al Mónaco por su traspaso) o si querrá presionarle haciéndole cumplir el contrato que tiene con el riesgo de dejarle marchar libre sin ingresar nada por su salida. En cualquier caso, la intención de Florentino es vestirlo de blanco este mismo verano.

El caso de Erling Haaland es diferente. Es un jugador que gusta al Real Madrid y esa atracción es recíproca. Al noruego le atrae la posibilidad de vestir de blanco y de jugar junto a Mbappé. Pero en estos momentos es inviable acometer su fichaje y el del francés simultáneamente. De ahí que Florentino contemple la llegada de Haaland en el próximo verano, el de 2022. Unos planes que además coinciden con la idea del Borussia Dortmund, que por boca de su director deportivo, Michael Zorc, lo ha dejado claro: "Estamos planificando la próxima temporada con la presencia de Haaland. Después ya veremos qué ocurre con él". Haaland tiene la promesa del Dortmund de que le dejará salir en 2022, aunque su contrato dura hasta 2024. Pero el noruego ya ha advertido que no le importaría salir este mismo verano si hay alguna oferta que le atraiga.

placeholder Haaland, en una imagen de archivo. (Reuters)
Haaland, en una imagen de archivo. (Reuters)

Mbappé y Haaland formarían parte de la Regalactización de un Real Madrid cuyo banquillo ocupará, cuando Zidane de un paso al lado, Raúl González Blanco. El presidente quiere convertir al exdelantero en el ‘Guardiola blanco’ y en la mano que dirija al Real Madrid Galáctico 2.0. Un equipo con Raúl dirigiendo a Mbappé y Haaland en el nuevo Bernabéu. Esa es la fotografía quiere Florentino en su colección.

Además de esa ‘regalactización’ del equipo, Florentino también está obsesionado con aumentar el peso del Real Madrid en Asia, donde los equipos de la Premier se reparten la tarta. Raúl tiene muchos contactos allí y es un jugador muy reconocido tras su estancia en Catar. Y eso debería ayudar a 'evangelizar' a los aficionados asiáticos en la fe madridista, lo que, sin duda, reportaría unos jugosos beneficios a las arcas del club.

Y a eso se suma el trabajo silencioso, pero constante para armar la Superliga Europea. Real Madrid y Juventus, con Agnelli hijo y Florentino al mando, comandan esa iniciativa que terminará saliendo adelante por más que las diferentes ligas se resistan a ello. Esto devolverá al Real Madrid el status que siempre ha tenido en Europa, al tiempo que le permitirá aumentar los ingresos televisivos para soportar el peso de la masa salarial de la plantilla del equipo de fútbol y seguir invirtiendo en el patrimonio con mejoras de sus instalaciones, que en los últimos tiempos han visto como surgía la Ciudad Deportiva de Valdebebas y se remodelaba el Santiago Bernabéu.

Foto: Raúl, en su nueva etapa de entrenador (EFE/Fernando Alvarado)

¿Dará tiempo a Florentino a regalactizar el Real Madrid en el presumible último mandato en la Casa Blanca? ¿Volverá a seducir a las estrellas emergentes para que vistan de blanco? ¿Alcanzará de nuevo el equipo la excelencia como estos años con Zidane encadenando hasta tres Champions? Florentino es ambicioso en este último mandato.

Real Madrid Florentino Pérez Santiago Bernabéu Kylian Mbappé
El redactor recomienda