Sergio Ramos, la libertad de decidir cuándo viene bien desconectar del Real Madrid
  1. Deportes
  2. Fútbol
el capitán se toma su tiempo

Sergio Ramos, la libertad de decidir cuándo viene bien desconectar del Real Madrid

No jugó contra el Celta por unas molestias en la tibia, pero sí ha ido con España. Sergio Ramos encuentra el refugio de la Selección en un momento en el que sigue sin renovar

placeholder Foto: Sergio Ramos saca músculo en la concentración de la Selección. (Efe)
Sergio Ramos saca músculo en la concentración de la Selección. (Efe)

Ver a Sergio Ramos en la concentración de la Selección no debería ser extraño, pero saber que trabaja con unas molestias en la tibia que le impidieron jugar el partido contra el Celta no le ayudan cuando todavía sigue sin aclarar su futuro en el Real Madrid. Llega el final del mes de marzo y no hay novedades sobre la renovación. Ni Florentino ni Sergio Ramos dan su brazo a torcer y pasa el tiempo. Pero el capitán está en la concentración de España porque Luis Enrique le ha citado y Ramos quiere seguir con su recuperación en Las Rozas y jugar más partidos. En el Madrid no pueden hacer otra cosa que respetar la decisión y esperar a que regrese sano para los encuentros contra el Liverpool y el Barcelona. No solo preocupa el golpe en la tibia, también la reciente operación en la rodilla que requiere de un cuidado y trabajo específico.

Si estuviera renovado no se le daría una mayor importancia. Se habría hablado si es lo más conveniente acudir a esta cita para evitar hacerse daño y quedarse con Zidane y los médicos recuperándose en la Ciudad Deportiva de Valdebebas. No se dan estas circunstancias tan favorables para los intereses del Real Madrid. Sergio Ramos no perdona estar con Luis Enrique y se siente libre para ir con la Selección, pese a que lo haya hecho con molestias. El asunto es que Sergio Ramos se siente libre desde el primer día del mes de enero para planificar un futuro que continúa siendo incierto en el Real Madrid y cristalino con la Selección. España no se negocia.

Foto: Álvaro Morata, con gesto de frustración, durante un partido con la Juventus. (Efe)

Puede que hasta le venga bien salir de la rutina del Real Madrid, coger distancias y tomarse un café con Luis Enrique. Si no lo ha hecho ya. No tengan dudas que en algún momento habrá salido el tema de su renovación y, ojo con Luis Enrique, que es de los que habla claro. Ramos, si acaba yéndose del Madrid, dice que le gustaría que fuera por la puerta grande. No fue el caso de Luis Enrique, que se marchó con demasiada polémica y al enemigo número uno del madridismo: el Barcelona.

Pasión por la Selección

En el primer entrenamiento con la Selección en Las Rozas no estuvo porque se quedó haciendo trabajo de recuperación en el gimnasio y, según versiones de la Federación, el capitán está mejor y quiere llegar al partido del jueves contra Grecia. El martes sí ha entrenado en el césped. Ramos tiene en la concentración a Pedro Chueca, fisioterapeuta de confianza que lleva años a su lado. Dentro de la concentración se siente útil el sevillano. Es la última lista de Luis Enrique antes de la disputa de la Eurocopa, hay diferentes actos con patrocinadores y conviene estar cerca de Luis Enrique. Hay que aprovechar estos días de convivencia en el inicio de la fase de clasificación para el Mundial de Qatar 2022.

No se puede negar que Ramos siente la Selección, que tiene un alto compromiso y pasión por La Roja. Tenía que estar en esta concentración donde se ha presentado la imagen del nuevo escudo. Entre sus objetivos o desafíos llegó a confesar a Ibai Llanos que le gustaría jugar el Mundial de 2026. Pero, a corto plazo, ha ido a la Selección tocado y el riesgo está ahí si decide forzar para jugar los tres partidos para seguir sumando internacionalidades. Lleva 178 y va a la caza del egipcio Ahmed Hassan, que tiene el récord con 184.

Ramos está con España y Nacho se ha quedado sin ir convocado por Luis Enrique, algo que choca porque el polivalente defensa canterano está siendo de lo más destacado en los últimos partidos que ha jugado de titular con la lesión de Ramos. Contundente, rápido y concentrado. Nacho ha estado a un alto nivel, pero no le ha servido para entrar en los planes del seleccionador. Luis Enrique solo ha llevado a un madridista y ese es el lesionado Ramos.

placeholder Sergio Ramos en la Ciudad Deportiva de Las Rozas. (Efe)
Sergio Ramos en la Ciudad Deportiva de Las Rozas. (Efe)

Los madridistas más desconfiados creen que Ramos se borró del partido contra el Celta porque su objetivo era llegar a los partidos con España. Es una versión difícil de demostrar y de creer tratándose de un profesional que lleva dieciséis años en el Madrid jugando muchos partidos con dolor, tirando del carro, ejerciendo de líder y siendo un referente. Pero esta demora en la renovación da para este tipo de interpretaciones. Planteemos el asunto de otra manera. Si hubiera renunciado a ir con la Selección para no correr riesgos, al capitán le habrían aplaudido la decisión desde dentro y fuera del club. No habría sospechas.

Estamos en el tramo de la temporada en el que la Champions se ha convertido en una prioridad para el Real Madrid. Ha vuelto la esperanza en una competición donde el equipo consigue clasificarse, tras dos años de fiasco en los octavos contra Ajax y Manchester City, para los cuartos de final. El cruce contra el Liverpool no es el peor que podía tocar y, a priori, van por el camino menos peligroso del cuadro para llegar a la final. Es necesario el mejor Sergio Ramos, también a corto plazo, para el Real Madrid.

El ejemplo más cercano lo tiene en su compañero de equipo, Toni Kroos. El centrocampista alemán ha tenido que dejar la concentración de su Selección por unos problemas musculares y decide que es mejor o más conveniente ponerse en las manos de los médicos del club. Cualquier contratiempo a partir de este momento supone una gran pérdida y en el Madrid están muy sensibilizados con la cantidad de lesionados y recaídas, como le ha sucedido a Hazard, y no quieren que ocurra lo mismo con Sergio Ramos.

Sergio Ramos Zinédine Zidane Luis Enrique Florentino Pérez
El redactor recomienda