Hazard, una mala gestión que pone en aprietos la planificación de Florentino
  1. Deportes
  2. Fútbol
demasiados fallos en la recuperación

Hazard, una mala gestión que pone en aprietos la planificación de Florentino

La inversión empieza a ser una ruina y la paciencia en el club se está perdiendo por la sucesión de errores en la recuperación de un futbolista que está perdiendo la confianza

placeholder Foto: Eden Hazard sentado, en el césped, durante un partido del Real Madrid. (Efe)
Eden Hazard sentado, en el césped, durante un partido del Real Madrid. (Efe)

Las lesiones de Eden Hazard están destrozando la planificación deportiva en el Real Madrid. Florentino Pérez esperaba que el belga pudiera recuperar el terreno perdido en este tramo de la temporada donde la Champions es el gran objetivo para el club. Para el presidente es fundamental comprobar que tiene uno de esos jugadores que marcan las diferencias por su talento y experiencia y, de esta manera, cargarse de razones para no tener que ir al mercado de fichajes a por otro delantero. Pero el futbolista top, como lo califica Zidane, no es capaz de tener continuidad en su juego. Sale de una lesión y entra en otra. Esto de la mala suerte, el estrés y todos esos argumentos que se están dando sobre la última recaída de Hazard no convencen en el club. Florentino necesita saber qué se está haciendo mal para tomar decisiones.

Es la segunda temporada que se puede tirar en blanco un jugador que costó más de 100 millones de euros y tiene un coste salarial de 15 millones de euros netos anuales. El riesgo está ahí. Si Hazard sigue sin competir y, lo más importante, si realmente es un problema mental provocado por el estrés y la presión que tiene por recuperar el tiempo perdido hay que saberlo ya. Es lo que necesita el presidente para tomar decisiones con esta asunto que es grave y que está generando una problemática interna que va desde depurar responsabilidades en el cuerpo técnico hasta el médico.

Foto: Jordi Alba y Pedri entran en la lista de Luis Enrique. (Efe)

Por supuesto que hay que ayudar a Hazard, que es la víctima de las continuas desgracias que le hacen acumular más de diez lesiones desde que está en el Real Madrid. Pero no se puede decir que no hay explicación a la última recaída. Esto es lo que ha manifestado Zidane en la rueda de prensa del lunes, pidiendo ayuda, en un día en el que el belga ya no pudo ejercitarse. ¿Por qué ha sufrido una nueva recaída? ¿Es realmente un problema psicológico? ¿Tiene que ver con una mala gestión en la parcela física y la readaptación de los lesionados?

Fallos en la readaptación

Todas estas respuestas las tienen que detallar los responsables del equipo en sus diferentes áreas. Pero esta última lesión de Hazard, en la musculatura del psoas derecho, no está motivada únicamente por un problema de ansiedad del jugador o estrés como se quiere hacer ver desde la parcela técnica. La gestión para su regreso a la competición ha vuelto a ser deficiente. No se ha llevado correctamente el proceso de la readaptación. No se están haciendo bien las cosas, en definitiva, porque aparecen las prisas o no se cumplen todos los test que tienen que dar validez a un alta competitiva.

Zidane apostó porque Hazard jugara los últimos 20 minutos del partido contra el Elche para que fuera cogiendo sensaciones de cara al encuentro contra el Atalanta. Quedó demostrado, por el bajo ritmo de sus acciones, que el belga acusó demasiada inactividad y no tenía buenas sensaciones. Eden Hazard no está en los niveles mínimos para competir y sufre una nueva recaída que tiene una explicación más científica que la que oculta Zidane y el departamento médico. La musculatura principal, la que hace que el futbolistas tenga elasticidad, velocidad y explosividad, no funciona. Hazard hizo un gesto inadecuado o descoordinado en el partido contra el Elche y se hizo daño. Probablemente esa musculatura no está bien oxigenada.

placeholder Zidane junto a Hazard tras un cambio del belga. (Efe)
Zidane junto a Hazard tras un cambio del belga. (Efe)

Hay razones y motivos científicos como también los hay mentales porque en el club saben que el belga también está ansioso por demostrar que no se han equivocado con su fichaje y que está dispuesto a triunfar. Sus deseos de dar alegrías y proporcionar noticias positivas se están volviendo en su contra. Pero él no es el único culpable. Es el principal afectado. La gestión deja mucho que desear y toda esta problemática lo que hace es engordar el lío que hay en el club con la situación de un jugador que estaba llamado a ser uno de los líderes del Real Madrid desde la pasada temporada.

El daño para el Real Madrid es grande, al margen de la salud del belga, que es lo primero. El equipo tiene un déficit de juego y de goles, como está quedando demostrado en cada uno de los partidos de esta temporada, y es imposible contar con uno de sus futbolistas con más talento. La inversión empieza a ser una ruina y la paciencia en el club se está perdiendo por la sucesión de malas decisiones y errores en la recuperación de un futbolista que está perdiendo la confianza. Si Hazard no estaba para jugar los últimos minutos contra el Elche es difícil argumentar que es un problema psicológico. Está claro que el partido contra el Atalanta es una final y el Madrid se juega el pase a los cuartos de la Champions. Pero por correr más, el problema se ha hecho más grande y cada vez con peor solución porque nadie parece hacerse responsable de los fallos en la readaptación de Eden Hazard a la competición.

Eden Hazard Real Madrid Florentino Pérez Zinédine Zidane
El redactor recomienda