Silva, antes bajito y ahora también mayor, sigue destrozando los tópicos
  1. Deportes
  2. Fútbol
SIN ÉL, LA REAL MARCA MENOS Y ENCAJA MÁS

Silva, antes bajito y ahora también mayor, sigue destrozando los tópicos

A sus 35 años, el canario no solo aporta en la definición y la finalización del juego, sino que también es el primero en ejercer la presión tras pérdida; de ahí su importancia defensiva

Foto: David Silva, en el Real Sociedad-Granada de LaLiga. (EFE)
David Silva, en el Real Sociedad-Granada de LaLiga. (EFE)

Los datos son tan demoledores que hablan por sí solos. Con David Silva en el campo, la Real Sociedad ha jugado esta temporada 17 partidos, 13 de Liga y 4 de la Europa League, de los que 11 fueron victorias, 3 empates y 3 derrotas, con un balance de 31 goles a favor y 11 en contra. En cambio, sin el canario, el equipo de Imanol Alguacil ha disputado 15 partidos, con tan solo 2 ganados, el derbi de San Mamés y la primera eliminatoria de Copa en Córdoba, 9 empates, incluida la semifinal de la Supercopa contra el Barcelona perdida en la tanda de penaltis, y 4 derrotas, con un balance negativo de 16 goles a favor y 17 en contra. ¿Casualidad? No, causalidad.

Foto: David Silva, capitán del Manchester City, durante un partido de la Premier contra el United. (Reuters)

La 'Silvadependencia' que tiene la Real es más que evidente y, en contra de lo que pueda pensarse, no solo para definir el juego y finalizar las jugadas, dos conceptos que la mayoría de los comentaristas televisivos siguen confundiendo, sino también a la hora de defender. Sí, porque ¿acaso hay mejor manera de protegerse que teniendo el balón y saber qué hacer en cada momento con él? Lo comentaba Pep Guardiola, quien precisamente entrenó a Silva en sus tres últimas temporadas en el Manchester City. "Para jugar al fútbol hay que correr menos. Sin el balón tienes que correr, pero con el balón tienes que mantenerte más en posición y dejar que el balón corra y no tú".

Y eso es precisamente lo que a sus 35 años sigue haciendo el 125 veces internacional con España, aunque ello no quita para que David sea el primero en iniciar la presión tras pérdida, uno de los conceptos más importantes del fútbol que practica la Real con Imanol en el banquillo y Roberto Olabe en la sombra. "Nunca he visto a nadie moverse entre líneas como él", confesó Guardiola sobre Silva, quien, junto al renacido Asier Illarramendi y el incombustible Mikel Merino, forma un centro del campo difícilmente mejorable y muy equilibrado, pues, como dice otra máxima del fútbol que la mayoría de los comentaristas televisivos desconocen, el equilibrio no es jugar a estar ordenados, sino ordenarse jugando, algo que el canario hace como nadie.

"Cuando un equipo juega, corre"

Y es que Silva no solo es un futbolista exquisito, sino también un competidor nato, lo que le permitió llevar la contraria a quienes, empezando por el propio Pep Guardiola, pensaban que fracasaría en Inglaterra. La calidad no está reñida con el esfuerzo, algo que el mago de Arguineguín también se ha encargado de desenmascarar. Como suele comentar Juanma Lillo, "los futbolistas se han acomodado donde saben que no van a ser criticados. Por eso no se cuestiona el juego, sino el esfuerzo. Son los típicos jugadores que llegan al descanso y dicen eso de ‘aquí tenemos que correr todos, ¿eh?’. Pero a ese hay que decirle que también ‘aquí jugamos o debemos jugar todos’. En definitiva, es al revés: cuando un equipo juega, corre, mientras que hay otros que cuando corren, no juegan".

placeholder David Silvs, en el partido ante el Cádiz de LaLiga Santander. (EFE)
David Silvs, en el partido ante el Cádiz de LaLiga Santander. (EFE)

No es fácil estar diez años en un club como el Manchester City, con el que jugó 436 partidos, marcó 77 goles y dio 151 asistencias, además de ganar 14 títulos, entre los que destacan las cuatro Premier, la competición en la que ha vestido la camiseta 'blue' más veces que nadie: 309 encuentros, con 60 goles y 107 asistencias. "Afortunadamente, me equivoqué al pensar que le costaría jugar aquí", confesó Guardiola. "Jugó muy bien con Mancini, con Pellegrini y conmigo. Tiene calidad con el balón, pero tiene mucho más. Es un ganador", añadió el técnico catalán.

Por si quedaban dudas de la huella que ha dejado el canario, Khaldoon Al Mubarak, presidente del club inglés, anunció que harán una estatua suya en los exteriores del Etihad. Del mismo modo que cuando empezó su carrera, Silva estuvo bajo sospecha por su tamaño, y resulta que fue uno de esos 'bajitos' que ganó la Eurocopa 2008, el Mundial 2010 y Eurocopa 2012 con España, cuando a sus 34 años acabó contrato con el City, parecía que podía estar acabado, pero nada más lejos de la realidad. Aunque es verdad que las lesiones no perdonan, mantiene su esencia y su carácter competitivo.

Eso sí, quién iba a decirle a David hace un año, cuando apuraba sus últimos meses en Manchester, que iba a volver a verse las caras con el United vistiendo la camiseta de la Real y, curiosamente, en Italia, donde bien pudo haber recalado de no darse la carambola del regreso de Odegaard al Real Madrid y su inesperado fichaje por el equipo donostiarra. "Ojalá encuentre su lugar para terminar su carrera deportiva", le deseó Guardiola cuando el verano pasado David decidió abandonar el City y antes de saber que recalaría en San Sebastián.

David Silva Manchester City Pep Guardiola Manchester United