Sergio Ramos y Raúl García, las duras renovaciones en la crisis del fútbol español
  1. Deportes
  2. Fútbol
los clubes imponen la austeridad

Sergio Ramos y Raúl García, las duras renovaciones en la crisis del fútbol español

Renovaciones congeladas o a la baja. Reducción de sueldos y demora en los pagos. Este es el escenario del fútbol español y no se libran dos veteranos como Sergio Ramos y Raúl García

placeholder Foto: Sergio Ramos tras perder el partido de Supercopa contra el Athletic. (Efe)
Sergio Ramos tras perder el partido de Supercopa contra el Athletic. (Efe)

La crisis en el fútbol está golpeando más en España y no solo afecta a los fichajes. Las renovaciones de los futbolistas que acaban contrato a final de esta temporada están siendo un quebradero de cabeza para los dirigentes de los clubes que están más presionados por la disminución de los ingresos provocados por la pandemia. Hay dos casos en los que está resultando más complejo llegar a un acuerdo de renovación y que son emblemas en sus clubes. Son los de Sergio Ramos y Raúl García. Hasta el jueves, estaba entre ellos el de José Luis Morales, veterano delantero del Levante, que ha tenido que ceder para adecuarse a los números del club que preside Quico Catalán. El Levante pudo salvar la pasada temporada con un superávit de 70.000 euros.

La austeridad es la tónica predominante. Los clubes están pidiendo a las plantillas una segunda rebaja salarial, prescindir de los bonus y demorar los pagos. El Barcelona acaba de pagar la primera parte de la ficha de la temporada a la plantilla fuera de plazo, con casi dos meses de retraso. Lo que ha sucedido en este mes de enero es la prueba de que el grifo está cerrado. Los clubes españoles solo han gastado 21 millones de euros para reforzarse a mitad de temporada, cuando hace un año el desembolso total alcanzó los 151 millones de euros. El fichaje más caro ha sido el de Carlos Fernández, del Sevilla a la Real Sociedad, por 10 millones de euros. Hace un año, el Barcelona gastó 20 millones en Braithwaite y el Sevilla otros 20 en En-Nesyri. El poderío económico sigue estando en Inglaterra, con un gasto de 84 millones de euros en el mes de enero. Tras la Premier League está la Serie A italiana con 77 millones de euros. La Bundesliga alemana desembolsó 48 millones y en Francia gastaron 29 millones de euros.

Foto: Leo Messi durante el partido entre el Granada y el Barcelona de Copa. (Efe) Opinión

Los clubes paralizan los fichajes y las renovaciones están congeladas o van a la baja. No pasa un día sin que se hable de cómo está la renovación de Sergio Ramos y no hay avances. El asunto tiene interés por tratarse del capitán del Real Madrid y la posible ruptura de la negociación con Florentino Pérez. Pero la de Ramos no es la única renovación que está atascada en el fútbol español. Es la más mediática, la que acumula capítulos, algunos interesantes y otros repetitivos. Hay otros futbolistas, metidos en la treintena que también están en un caso similar al del sevillano. Lo de Raúl García con el Athletic tampoco avanza. La de José Luis Morales acaba de desbloquearse tras unos meses de discrepancias en las negociaciones. Son las consecuencias de la crisis del fútbol.

Las pérdidas de Madrid y Athletic

Los tres veteranos futbolistas han tenido mala suerte por el momento en el que toca revisar los contratos. Mala suerte si así se puede llamar a jugadores que llevan años ganando mucho dinero y el que menos de los tres, José Luis Morales, tiene un sueldo que supera el millón de euros y ha podido asegurar con dos años fijos más de prolongación. Son tres buques insignia para los aficionados de cada club. Tres referentes que tienen un denominador común: están implicados y juegan con la ilusión de un juvenil. Pero tienen más de 30 años y sus clubes comunican que no pueden permitirse una subida salarial por la bajada de ingresos que provoca el coronavirus y el control financiero para que no haya desequilibrios en la masa salarial.

Después de muchos años dándolo todo, temporadas en los que han sido decisivos, referentes, ejemplos de profesionalidad y lealtad a los colores se encuentran que sus contratos vencen en un escenario de crisis provocado por la pandemia. Ha llegado la austeridad para todos. Incluso para los que tanto han dado a sus empresas y se resisten a que no les reconozcan una larga trayectoria de entrega y profesionalidad.

placeholder Raúl García con el trofeo de la Supercopa de España. (Efe)
Raúl García con el trofeo de la Supercopa de España. (Efe)

El caso de Raúl García es menos mediático que el de Sergio Ramos. Ambos tienen la misma edad (34 años). El navarro lleva una larga trayectoria de 19 temporadas en Primera división, que se reparten en las seis últimas en el Athletic, las dos etapas en Osauna (cuatro años) y otras dos en el Atlético de Madrid (un total de nueve años). Raúl García también queda libre y no llega a un acuerdo con el presidente del club, Aitor Elizegui. “Quiero seguir en el Athletic y creo que puedo seguir siendo un jugador importante. Ojalá se pueda hablar y llegar a un acuerdo, pero lo único real es que acabo contrato y que la renovación no está cerrada”, manifestó hace pocos días en Radio Euskadi. Hoy es fundamental en los planes del entrenador, Marcelino García Toral, y determinante para que su equipo haya ganado la Supercopa de España y esté clasificado para las semifinales de la Copa del Rey.

Raúl García sí hace declaraciones, algo que no sucede desde hace tiempo con Sergio Ramos. Florentino Pérez tampoco se expone. El caso de Raúl García ha ido a mejor desde la llegada de Marcelino García Toral al banquillo y los últimos buenos resultados pueden influir en el acuerdo. Pero en el club miran con frialdad si se puede mejorar en dinero y años una ficha que supera los cinco millones de euros. No es sencillo y buscan estrategias. El mercado de fichajes para el Athletic es limitado y hay que poner en la balanza si merece la pena hacer un esfuerzo por Raúl García. El Athletic tampoco tiene una situación financiera boyante. La pasada temporada cerró el curso con pérdidas de más de 20 millones de euros y en la Asamblea Extraordinaria, del domingo 21, presentará una nuevo presupuesto en el que no cuenta con 7,4 millones de euros de los ingresos de cuotas de socios.

Foto: Ferran Torres celebra un gol en el partido del City contra el Newcastle. (Efe)

La madre de todas las renovaciones, por mediática y millonaria, es la de Sergio Ramos. El sevillano sigue diciendo que no tiene oferta y Florentino Pérez pone fecha de caducidad a una respuesta para avanzar en la planificación. Está siendo difícil el entendimiento. En los planes del club está conocer, en el mes de marzo, si el sevillano acepta las nuevas condiciones. Un contrato de una temporada más con el mismo sueldo (12 millones de euros) o dos con una bajada del 10% por el ajuste provocado por la disminución de ingresos. Esta es la propuesta del club, de la que Ramos no tiene conocimiento, según sus agentes, de forma escrita.

Florentino y Ramos, alejados

Con Sergio Ramos ya está todo hablado, según el club, y al central se le plantea el dilema de buscar una salida a un destino que ofrezca un contrato más suculento o quedarse tal y como está sin tener ese reconocimiento a una trayectoria de 16 temporadas en el Real Madrid. Pasan los días y no desaparecen las sospechas entre ninguna de las dos partes. Florentino cree que Ramos está buscando una salida para mejorar y al futbolista no se le va de la cabeza que lo mejor para los planes económicos del presidente es poner fin a la estancia en el Madrid cuando cree que hay dinero para otros jugadores (caso de David Alaba).

Como Sergio Ramos está Lucas Vázquez (cumplirá 30 años el 1 de julio). El gallego también queda libre y no está conforme con la oferta de renovación del Real Madrid. Siguen las posturas alejadas y, a pesar de la opinión de Zidane, la última palabra la tiene Florentino Pérez. El presidente endurece la política de mejoras salariales tras dejar de ingresar más de 300 millones de euros la pasada temporada, la incertidumbre que existe en la actual y los resultados deportivos que pueden influir en menos ingresos. Otro caso de renovación parada, aunque con más voluntad de acuerdo, es la de Luka Modric (35 años) que accede a ajustarse a la nueva realidad que viven las cuentas del club.

Sergio Ramos Raúl García Florentino Pérez Zinédine Zidane Marcelino García Toral
El redactor recomienda