El único directivo que dejó plantado a Villar alerta de la deriva del fútbol español
  1. Deportes
  2. Fútbol
JOSÉ LUIS DÍEZ, FEDERATIVO DE 1988 A 2015

El único directivo que dejó plantado a Villar alerta de la deriva del fútbol español

Decisiones oportunistas para captar votos que conllevan una insostenible inflación, una permanente judicialización, jugosas retribuciones a cargos directivos, endogamia arbitral...

placeholder Foto: Villar y Rubiales, los dos últimos presidentes de la RFEF. (EFE)
Villar y Rubiales, los dos últimos presidentes de la RFEF. (EFE)

"Villar cree que su ámbito de decisión es inviolable y tanto el Consejo Superior de Deportes (CSD) como LaLiga no ocultan su hartazgo por un personaje que se perpetúa en el poder y ha convertido la Federación Española de Fútbol (RFEF) en un chiringuito a su medida y en el que dar cobijo a los directivos que le son afines". ¿Les suena? ¿A qué y a quién les recuerda? ¿La historia se repite? ¿Acaso es algo intrínseco al fútbol español?

Esto fue lo que hace seis años denunció José Luis Díez (Marcilla, 1947), presidente de la Federación Navarra de Fútbol (FNF) entre 2000 y 2015 y vocal y asesor de Ángel María Villar en la RFEF de 1988 a 2015, y el único que no solo se atrevió a llevar la contraria al bilbaíno, de ahí que este le guarde tanta estima y respeto, sino que incluso dimitió cuando las cosas en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas empezaron a coger unos tintes que acabaron nada menos que con el presidente y su hijo entre rejas.

Foto: El Nuevo Arcángel, de Córdoba, en la primera semifinal de la Supercopa. (EFE)

Ahora que ve y sigue el fútbol como los toros, desde la barrera, José Luis Díez no solo piensa que la cosa ha empeorado, sino que alerta de lo que puede suceder en el fútbol español en un futuro muy próximo de la mano de Luis Rubiales, el llamado delfín de Villar que en realidad era un tiburón. "La pandemia ha dejado al descubierto los puntos débiles de la tradicional organización piramidal", comenta el navarro a El Confidencial. "Tras las oportunistas decisiones de la RFEF para contentar a los clubes que iban a descender con la complicidad de la mayoría de las territoriales, la base ha experimentado un incremento artificial. Hemos pasado de 80 a 102 clubes en Segunda B y de 360 a 397 en Tercera. Es decir, 59 más y un total de 499 en lo que es fútbol no profesional y competencia por tanto de la RFEF".

"Tras las oportunistas decisiones de la RFEF para contentar a los clubes que iban a descender, con la complicidad de la mayoría de las territoriales, la base ha experimentado un incremento artificial"

Según esta voz autorizada del fútbol español, "este cambio supone el consiguiente incremento en gastos organizativos, contratos, arbitraje, con un aumento de categorías, plantillas y tarifas, adecuación de las instalaciones, etc. Y, como resultado, una notable inflación de la organización del fútbol en el ámbito no profesional que tendrá unos efectos perniciosos en un futuro próximo, con la reversión anunciada. ¿Quién va a soportar descender de categoría y cómo se van a mantener los status y compromisos adquiridos en una gran mayoría de clubes modestísimos, pero que por las circunstancias han ascendido a categoría nacional?".

"La RFEF cuenta con una pléyade de 'buenos' juristas, lógicamente a favor de quien con generosidad les paga en su permanente judicialización y a cuenta de los fondos del fútbol aficionado"

José Luis Díez denuncia algo palpable, pero que, ya sea por el miedo de uno o el servilismo de otros, muchos medios callan. "La RFEF parece disfrutar con sus luchas competenciales con casi todo el mundo. Con LaLiga, con los sindicatos, con la Liga Nacional de Fútbol Sala y la de fútbol femenino. En estos dos casos se ha deshecho algo que funcionaba muy bien. Ya sea base de promesas económicas y en algún caso incluso coacciones y sanciones. Una judicialización para la que se cuenta con una pléyade de 'buenos' juristas, lógicamente a favor de quien con generosidad les paga a cuenta de los fondos del fútbol aficionado. Puntillosos litigios por el 'fuero' o temas como el de los viernes y los lunes con LaLiga ¿para no perjudicar al fútbol aficionado?".

placeholder José Luis Díez, a la derecha, en un acto junto a Ángel María Villar
José Luis Díez, a la derecha, en un acto junto a Ángel María Villar

Política de captación del voto

Hilando con el fútbol más modesto, Díez considera sobre la nueva Copa del Rey que "la idea en principio no es mala, pero hay que tener en cuenta las instalaciones que deben tener los clubes para enfrentarse a los de LaLiga y los protocolos con una pandemia que todavía durará. Además, al final se llena el calendario de partidos con relativo poco interés, pues lo que pretenden los clubes modestos es más una ayuda a fondo perdido o esperar que les toque un grande. Se utilizan los fondos federativos, ya sean públicos o privados, para lanzarles promesas, a ellos y a las cúspides (sic) de las territoriales, en una clara política de captación del voto que supera a todo lo que se dice en el proceso de la Soule", en la que no solo se encuentra envuelto Villar, sino también varios directivos que apoyaron a Rubiales.

"Se utilizan los fondos federativos, ya sean públicos o privados, para lanzar promesas, en una clara política de captación del voto que supera a todo lo que se dice en el proceso de la Soule"

Es evidente que el navarro no habla de oídas, sino que sabe muy bien de lo que habla. "Estas aportaciones para la llamada 'profesionalización', sin saber cuánto tiempo se puede mantener, han supuesto establecer jugosas y desproporcionadas retribuciones a presidentes y cargos directivos con cifras de seis dígitos, mientras algunas plantillas están en ERTE. Por no hablar del reparto de subvenciones con destino finalista para la mejora o implementación de estructuras administrativas de clubes modestos. No sabemos qué pasará cuando vuelvan a la realidad, tras la consolidación de las categorías donde les corresponda, pues puede afectar a más de la mitad de los casi 500 clubes de los actuales numerosos grupos y subgrupos de Segunda B y Tercera".

"La llamda 'profesionalización' ha conllevado jugosas y desproporcionadas retribuciones a presidentes y cargos directivos con cifras de seis dígitos, mientras algunas plantillas están en ERTE"

A nivel organizativo, José Luis Díez tiene su propia propuesta: "Una Primera de 16-18 clubes en lugar de 20 y en Segunda dos grupos de 16, es decir, 32, y no 22 como actualmente. Un total de 50, por los 42 de ahora, y 8 más que dependerían de LaLiga. En Segunda B cuatro grupos de 18, es decir, 72 clubes por los 80 que la RFEF quiere tener en el futuro. Y en Tercera ocho grupos de 18, con un total de 144, por los 360 que quiere la RFEF. De este modo, 216 frente a 440, con 224 clubes menos y en total 238 menos".

Su objetivo con esta restructuración es "evitar la inflación actual y la que se pretende de futuro. Dejar como competencia de la RFEF los 216 clubes de Segunda B y Tercera, y el resto competencia exclusiva de las territoriales. De esta forma hay un filtro que puede reglamentarse hacia el ámbito nacional y no se darían los casos de la Copa, donde algunos clubes no disponen de las instalaciones adecuadas a las exigencias de esta competición. Mi propuesta es volver a una organización piramidal: un grupo, dos grupos, cuatro grupos y ocho grupos como hace más de cuarenta años y con criterios geográficos para aminorar gastos".

placeholder Velasco Carballo, Sánchez Arminio y Rubiales, en la sede de la RFEF.
Velasco Carballo, Sánchez Arminio y Rubiales, en la sede de la RFEF.

La endogamia del estamento arbitral

Otro estamento que el navarro conoce bien es el arbitral. "Echando un vistazo al Reglamento de la RFEF —la edición de septiembre de 2020—, resulta que con tanto informe y comisión de valoración no queda claro en qué ha quedado el antiguo índice corrector, también llamado 'corruptor', para decidir en los 20 árbitros de Primera, que considero que deberían ser algunos más, debido al incremento de partidos y en especial los de ámbito internacional. La endogamia es excesiva. Directivos, equipos de VOR, informadores, etc. Esto no pasaba ni en los tiempos de José Plaza, antiguo árbitro y presidente de la RFEF, pues al menos había comisiones del mundo arbitral".

"La endogamia en el estamento arbitral es excesiva. Directivos, equipos de VOR, informadores, etc... Esto no pasaba ni en los tiempos de José Plaza, ex árbitro y ex presidente de la RFEF"

Y cómo hablar de árbitros sin hacerlo del VAR. "Dice Velasco Carballo que tiene un acierto del 98% de lo que examina. ¡Faltaría más!", comenta Díez. "Pero, ¿cómo y desde donde se visiona? ¿Cuánto tiempo tardan? Se trata de tener claro cuándo, cómo y dónde debe actuar el VAR, así como el papel que tiene el árbitro de campo y su equipo. En algunas decisiones no pintan nada y en otras se prolongan jugadas porque no se levanta el banderín en un fuera de juego en espera del VAR, dando lugar a incidencias de juego, rebotes, lesiones e incluso situaciones que serían muy curiosas hasta un gol portería adversaria. ¿Y las segundas jugadas en el fuera de juego?".

"Los árbitros en activo no deben formar parte del VAR. Quizás alguno ya retirado, pero los buenos sueldos, las dietas... Se implica a muchos y, en mi opinión, excesivamente pagados"

Según José Luis, "los árbitros en activo no deben formar parte del equipo VAR. Quizás alguno ya retirado, pero la endogamia funciona de forma increíble. Los buenos sueldos, las dietas y otro tipo de compensaciones... Se implica a muchos y, en mi opinión, excesivamente pagados. Deben actuar tres equipos o cuatro como máximo, que pueden ser intercambiados, si me apuran durante una sola temporada, y con criterios prefijados. Aquí no hace falta forma física, ni calentamiento, ni equipaje, ni dominar el reglamento. Solo vista, buena fe e imparcialidad".

Siguiendo con el VAR, el ex federativo navarro recuerda que "no se aplica en todo el fútbol, sino en una mínima parte, y solo hace falta para dictaminar si ha salido o entrado la pelota o si el jugador estaba en la raya o al borde. Lo demás sobra, pues si no lo que se hace es rearbitrar. Si algo hay que no ha visto el árbitro, pero que sea grave y en todo caso examinarlo a efecto disciplinario, como el caso de la expulsión a Messi, pero no en cuanto al juego, pues entonces ¿hasta dónde hay que retrotraerse?".

Foto: Ángel María Villar, presidente de la RFEF

Para acabar, José Luis insiste en que "solo el árbitro in situ puede calibrar si el agarrón, el empujón o la zancadilla son punibles, pues la foto no ofrecer la fuerza en la acción, la velocidad, la intencionalidad o el contexto de la jugada. Para eso están el juez principal y los asistentes y de ahí que en el VAR no es indispensable que haya árbitros. En todo caso, conocedores del fútbol, como exjugadores, y que no tengan ninguna influencia sobre los jueces de campo, como puede ocurrir con ex árbitros o árbitros en activo".

Real Federación Española de Fútbol Liga Nacional de Fútbol Sala (LNFS) Ángel María Villar Ciudad del Fútbol de las Rozas Luis Rubiales Carlos Velasco Carballo LaLiga