Luis Suárez y Marcos Llorente, los desechos que amargan al Barcelona y al Madrid
  1. Deportes
  2. Fútbol
dos regalos para el atlético

Luis Suárez y Marcos Llorente, los desechos que amargan al Barcelona y al Madrid

Los descartes de Real Madrid y Barça eran una oportunidad de mercado para el Atlético de Madrid. Simeone los ha reciclado y tiene a dos futbolistas determinantes en la Liga

Foto: Marcos Llorente y Luis Suárez en el partido entre el Atlético y el Elche. (Efe)
Marcos Llorente y Luis Suárez en el partido entre el Atlético y el Elche. (Efe)

El Real Madrid decidió traspasar a Marcos Llorente al Atlético de Madrid, por 40 millones de euros, porque necesitaba hacer caja para contrarrestar el gasto de un verano en el que hizo un desembolso de más de 300 millones de euros en fichajes (Hazard, Jovic, Rodrygo, Militao y Mendy). El Barcelona se quitó de encima a Luis Suárez de la peor manera posible. Señalándole como un mala compañía para Messi, acabado por la lesión de rodilla y también por la necesidad de ahorrarse uno de los sueldos más elevados de la plantilla. Real Madrid y Barcelona hicieron sentir a Marcos Llorente y Luis Suárez que eran prescindibles. Un canterano de ‘La Fábrica’ y el tercer máximo goleador de la historia del Barça eran los deshechos de los dos gigantes de España. Hoy son los futbolistas más determinantes de la Liga, con un rendimiento altísimo en el Atlético de Madrid.

Entre Luis Suárez y Marcos Llorente suman 18 goles para el líder del campeonato: 12 del uruguayo y 6 del español. Podríamos quedarnos en este registro goleador como un dato que explica porqué el Atlético de Madrid va el primero en la Liga. Pero no es el único argumento. Lo que aporta esta pareja es más que goles. Trabajo a destajo, carácter, presión, recuperación de balones, intensidad, agresividad, verticalidad, profundidad… Un amplísimo registro de cualidades físicas y eficacia en la definición y en sus acciones que han elevado las prestaciones del equipo de Simeone. Los deshechos de Madrid y Barça eran una oportunidad de mercado para un Atleti que los ha reciclado.

Foto: Kroos y Messi durante el Clásico disputado en el Camp Nou. (Efe) Opinión

La dupla Luis Suárez-Marcos Llorente está marcando las diferencias en el campeonato español con una adaptación extraordinaria para interpretar lo que necesita el equipo en cada momento y lo que propone Simeone. Un bloque ganador. El error de cálculo del Barcelona y el Real Madrid hay que atribuírselo a Florentino Pérez, al ex presidente Bartomeu, Zidane y Koeman. A ninguno se le ocurrió medir las consecuencias. Han reforzado un rival directo. Han dejado marchar a dos futbolistas que se han sentido despreciados. La gestión ha sido nefasta. Casemiro no tiene un recambio y el Barcelona se ha quedado sin un ‘9’. Marcos Llorente era un mediocentro o pivote defensivo que empezó a tener oportunidades con Solari y con el regreso de Zidane y el gasto del club en fichajes se le abrieron las puertas. Luis Suárez lleva más goles (12) en la Liga que Griezmann (5), Braithwaite (2), Dembélé (2) y Coutinho (2). Llorente es un especialista en la recuperación de balones (77).

Reforzar a un rival directo

El error es clamoroso. Real Madrid y Barcelona han fortalecido al Atlético de Madrid con dos futbolistas que tienen las señas de identidad de su entrenador. Llorente y Suárez se caracterizan por tener un alto componente competitivo que les hace jugar hasta el límite de sus posibilidades. Un ex del Real Madrid y un ex del Barcelona están haciendo que veamos un Atlético de Madrid infalible en la Liga. Rocoso y con colmillo. En los dos últimos partidos, por no irnos más atrás, han sido decisivos en las remontadas ante el Eibar y el Valencia. En Ipurúa, la presión de Marcos Llorente para incomodar la salida de la pelota provocó un error defensivo que aprovechó Luis Suárez para marcar el gol empate frente al Eibar. Contra el Valencia, Llorente, en otra jugada más de las innumerables en las que llega hasta la línea de fondo, dio el pase del tercer gol a Correa para cerrar el partido.

El rendimiento de esta pareja es una amargura para el barcelonismo y el madridismo. La salida de Luis Suárez se justificó como un final de ciclo. El uruguayo ya ha marcado en la Liga los mismos goles que Álvaro Morata en toda la temporada pasada. Morata fue el máximo anotador del Atleti. Y queda por disputar toda la segunda vuelta. El uruguayo ha necesitado 18 disparos para marcar 12 tantos. En solo 15 partidos (un 0.80%). Tan solo uno de penalti. El delantero del Sevilla, En-Nesyri, empatado con Suárez, ha necesitado cuatro partidos más que el uruguayo. Messi, con un gol menos, los ha conseguido en 17 partidos y ha necesitado 49 disparos.

placeholder Luis Suárez celebra un gol en el partido contra el Valencia. (Efe)
Luis Suárez celebra un gol en el partido contra el Valencia. (Efe)

Luis Suárez cumplió 34 años el domingo. Le han llamado cojo, gordo, pero lo que más puede doler es que hayan dicho que es una mala influencia para Messi y que ambos estaban acomodados. Se puso en duda su estado físico y hasta la profesionalidad de un tipo que lleva en su carrera un total de 501 goles en partidos oficiales. En todos los sitios que ha estado ha visto portería y así sigue siendo: 198 goles en el Barcelona, 119 en el Ajax, 82 en el Liverpool, 63 con la Selección uruguaya, 15 con el Groningen, 12 con Nacional y los 12 con el Atlético de Madrid. Dudar de él, las malas formas con las que salió del Barcelona, han hecho que esté más fuerte.

En lo deportivo, Luis Suárez es un refuerzo de primer nivel mundial para el Atlético de Madrid. En lo económico, un regalo. El uruguayo tenía una ficha de 15 millones de euros en el Barcelona y no ha perdido ni un solo euro. El club azulgrana tuvo que pagarle un finiquito que es aproximadamente la mitad de la ficha que le quedaba por cobrar esta temporada y su sueldo en el Atleti está en 7,5 millones de euros netos. Se fue gratis y el Barça solo puede tener el consuelo de haber firmado una cantidad de 6 millones de euros en variables que puede ir cumpliendo dado los buenos resultados.

El Madrid sin sustituto de Casemiro

Marcos Llorente es un traspaso de 40 millones de euros y en el Real Madrid no consideran que haya que fichar a otro jugador de sus características. Era el recambio para Casemiro. El brasileño lo sigue jugando todo (sale de inicio contra el Alcoyano) y cuando no está su posición la ocupa Kroos. Zidane ve más a Fede Valverde como un interior que tiene que desenvolverse por la banda derecha. Un jugador de ida y vuelta. Marcos Llorente era un pivote, de juego posicional por delante de los centrales, hasta que Simeone adelantó su posición en el campo. El Madrid se desprendió de un jugador que no tiene una ficha elevada (algo más de 3 millones de euros), y con una edad (25 años) con toda una carrera por delante, que madura y progresa a pasos agigantados. Ha reforzado a un rival directo y no tiene otro de su perfil, multiusos, en la plantilla.

La próxima vez se lo van a tener que pensar más antes de tomar una decisión que, a ojos de todos, ha sido precipitada. Las prisas del Real Madrid por hacer caja con Marcos Llorente no son propias de un presidente que evita daños colaterales cuando hace operaciones de este tipo. El Madrid ha pasado de las cláusulas del miedo (ahora prohibidas) para que los cedidos no se enfrentaran a ellos, a potenciar al Atleti. No solo con Marcos Llorente. También con Mario Hermoso, otro de los fijos y más destacados en el equipo de Simeone. El Barcelona ha pasado de haber querido juntar, de nuevo, a Neymar con Messi y Luis Suárez a que la próxima temporada no quede ninguno de la famosa 'MSN'.

Marcos Llorente Leo Messi Zinédine Zidane Florentino Pérez
El redactor recomienda