Zidane, en el centro de un vestuario en crisis: la posición de cada uno de los jugadores
  1. Deportes
  2. Fútbol
El técnico tiene menos respaldo

Zidane, en el centro de un vestuario en crisis: la posición de cada uno de los jugadores

De los soldados de Zidane a los que esperan su caída, el técnico sabe que tiene menos respaldo que nunca en el vestuario y que el presidente le cuestiona continuamente

placeholder Foto: El Real Madrid antes del partido contra el Athletic en la Supercopa. (EFE)
El Real Madrid antes del partido contra el Athletic en la Supercopa. (EFE)

Zinedine Zidane mantuvo el pasado jueves por la mañana una charla con la plantilla antes del entrenamiento. Horas después de la eliminación en Copa ante el Alcoyano, Zizou se pronunció con la misma calma de siempre. El francés nunca ha elevado el tono, nunca se ha abrazado a la épica. Ni en la derrota ni en los triunfos. Y eso hizo el jueves. Como ocurrió meses antes cuando su cargo estuvo en cuestión, Zidane tranquilizó al equipo y le pidió trabajo sin más. "Es momento de estar juntos como siempre", advirtió. Nadie pudo sorprenderse del discurso del técnico porque siempre ha mantenido la misma línea como entrenador del Real Madrid a la hora de dirigirse a los jugadores. El problema es que Zidane cada vez tiene menos respaldo, tanto en el club como en el vestuario. El desgaste es inevitable y las decisiones acaban pasando factura entre unos futbolistas que cada vez se van polarizando más. En estos momentos, Zizou sabe que el primero que le cuestiona es el presidente, Florentino Pérez, y que en la plantilla solo su núcleo duro dará la cara por él.

Foto: Benzema, en el partido contra el Alcoyano. (EFE)

COURTOIS: Empezó teniendo una relación distante con Zidane porque el francés apostaba por Keylor Navas y su hijo como segundo. Cuando llegó el belga, el entrenador siguió apostando por el costarricense y la frialdad fue el tono inicial de la relación. Ahora que ya es un fijo en la portería, Thibout ha pasado a ser parte del núcleo duro de Zidane y la comunicación es permanente.

LUNIN: Debutó con el Alcoyano y Zidane habla muy bien del ucraniano. Es cierto que no ha tenido más oportunidades, pero la relación es cordial. Uno de los que no verá modificada su posición si se va el francés y llega su entrenador. Ni frío ni calor.

CARVAJAL: El internacional español es un fijo para Zidane, cuando las lesiones se lo permiten. Dani es parte del núcleo duro, pero también es un canterano que se adaptará sin problemas a la llegada de otro técnico.

ODRIOZOLA: Su relación con Zidane es cordial, pero no es un jugador que haya contado para el técnico porque su rendimiento no ha estado a la altura. El PSG se ha interesado en una cesión del donostiarra y el jugador lo vería con buenos ojos, como ocurrió con su marcha al Bayern. Quiere minutos y Zidane no se los va a dar porque hasta Lucas Vázquez está por delante en la rotación pese a no ser lateral.

La complicidad con el capitán

SERGIO RAMOS: La prolongación de Zidane en el campo. Indivisibles. El de Camas tiene con Zidane un estatus que difícilmente encontrará con otro entrenador. Lanzador de faltas y penaltis, capitán, capo en la defensa y líder fuera del campo. Hombre fuerte de Zidane, forman una incómoda sociedad para Florentino Pérez, que gobierna el vestuario con mano firme.

VARANE: El central es un tipo introvertido y discreto. Pero es un fijo para Zidane, que además se ha preocupado mucho de que se sintiese cómodo desde el principio y se adaptase. Zizou fue quien lo recomendó al Real Madrid y Rapha se lo agradece con una militancia absoluta en las filas del zidanismo. Es uno de los jugadores que podría salir si Zidane se va, porque siempre ha tenido ofertas y sabe que lejos de la sombra de Zizou hace más frío.

placeholder Sergio Ramos y Marco Asensio en un partido del Real Madrid. (EFE)
Sergio Ramos y Marco Asensio en un partido del Real Madrid. (EFE)

MILITAO: Otro jugador que vivirá mejor sin Zidane. O eso supone el central, que ha tenido pocas oportunidades porque su rendimiento tampoco ha sido el esperado. Observa con escepticismo, como todo el clan brasileño, todo lo que le ocurre al entrenador, con quien la relación es correcta y poco más.

NACHO: El canterano tiene una conducta intachable y siempre está cuando se le necesita. Jugador ejemplar, tiene ofertas potentes de Italia, pero sigue siendo un 'One Man Club' y Zidane le valora mucho, aunque no le dé tantas oportunidades. Tiene buena relación con el entrenador, pero es otro futbolista al que la salida del técnico le podría mejorar la vida. Ni frío ni calor.

MENDY: Un soldado de Zidane fichado por expreso deseo del técnico y un jugador que le da un plus defensivo al equipo.

MARCELO: Un exsoldado de Zidane cuya relación con el técnico se ha ido enfriando con su pérdida de protagonismo. El fichaje de Mendy y su suplencia recurrente han desgastado la relación, que sigue siendo buena pero no tan cercana. Marcelo agradece a Zizou que insista con él y que le haya mantenido pese a la irrupción de Reguilón, al que por otros motivos no quería en el equipo. El brasileño está acabando su etapa en el Real Madrid y sin Zidane no seguirá. Lo sabe él y lo sabe el entrenador, que trata de agradecerle los servicios prestados y su lealtad siempre que puede.

Foto: Pini Zahavi, en el palco del Parque de los Príncipes. (Reuters)

CASEMIRO: Otro hombre del entrenador. Hablan mucho y el brasileño agradece al entrenador el papel fundamental que le ha dado en este Real Madrid campeón. Case y Zizou se entienden con una mirada y el mediocentro hará todo lo que esté en su mano para que Zidane siga siendo su entrenador.

KROOS: Habla poco, pero cuando lo hace sube el pan. El alemán tiene una jerarquía en el vestuario que no tenía ni Cristiano Ronaldo. Pragmático hasta el paroxismo, el teutón y Zidane hablan el mismo idioma futbolístico. El entrenador le considera indiscutible y el alemán mantiene su lealtad hacia el francés.

MODRIC: El niño bonito de Zidane. Un jugador que ha vivido sus mejores años con Zizou en el banquillo. Pese a sus 35 primaveras, sigue siendo un jugador fundamental para el entrenador por su trabajo junto a Casemiro a la hora de equilibrar el equipo y por su delicioso talento en ataque para desatascar los partidos.

FEDE VALVERDE: Un jugador que Zidane ha descubierto y que le vale para ser el primer hombre de la rotación de su trivote en la medular. Zizou ha hablado mucho con el uruguayo, le ha dado muchos consejos y se ha convertido en el entrenador más importante en la corta carrera, hasta el momento, de Fede. Es otro soldado de Zidane.

ISCO: Uno de los códigos de Zidane es lavar los trapos sucios en el vestuario. Hablar las cosas dentro. El malagueño se saltó esa regla y aireó su malestar con el técnico. A eso se suma que Zidane no ha dejado de darle oportunidades para que volviese a ser el Isco de los primeros años, pero se ha aburguesado como futbolista. En el vestuario se le empieza a ver como el nuevo Bale y Zidane es uno de los que está cansado de su indolencia.

Foto: Zidane se lleva la mano a la boca con un gesto de preocupación, en un partido del Real Madrid. (EFE)

ODEGAARD: Se vendió que fue Zidane quien le pidió a Florentino que le recupase, pero tuvieron más peso las ganas del presidente de ver al noruego vestido de blanco tras su enorme temporada en la Real Sociedad. Llegó para dar descanso a Modric y se ha cansado de calentar banquillo porque el mal inicio 'obligó' a Zidane a afrontar varios 'match-balls' en contra tirando de sus soldados. Y eso lo ha pagado un Odegaard que se marcha en este mercado de invierno en busca de minutos.

VINICIUS: Vini es un jugador que Zidane ha querido cocinar a fuego lento mientras en la directiva apostaban por servirlo como comida rápida. Hasta el punto de convertirse en argumento de controversia entre el presidente y el entrenador. Una situación que ya pasó con James o Dani Ceballos. El brasileño tiene vértigo, pero no tiene gol. Decide mal arriba y ese vértigo termina en caos. Encima no ha encajado bien la suplencia y eso le ha afectado en su juego hasta caer en la intrascendencia. Uno de los que esperan con más impaciencia la salida inminente de Zidane.

LUCAS VÁZQUEZ: El de Curtis, después de pasarlo mal por la falta de minutos, ha aprovechado su oportunidad y ahora es un soldado de Zidane. Rindió un servicio fundamental como lateral cuando Zizou se encontró con ese agujero atrás y el francés le está agradeciendo ese servicio con minutos que el gallego transforma en buenas actuaciones. Pendiente de su renovación, Zidane ya ha advertido públicamente que desea que se quede.

La fe en Asensio

RODRYGO: Jugador trabajador y respetuoso que gusta a Zidane más que Vinicius porque valora esos códigos. Ha tenido su oportunidad en Champions, donde por alguna razón rinde más que en Liga, pero no ha dado el puñetazo en la mesa y eso ha provocado que haya caído en la más absoluta intrascendencia. Se ha distanciado de Zidane y su futuro parece estar más lejos del Bernabéu que cerca, porque equipos de Italia e Inglaterra se han fijado en él.

ASENSIO: Un jugador en el que Zidane tiene mucha fe. Le da algo que no le da el resto: velocidad arriba y gol. Su lesión fue un palo duro para el jugador y para el técnico. Pese a que el balear no ha vuelto a ser el jugador deslumbrante que era, el entrenador ha tenido paciencia con él y le ha dado minutos para que vaya cogiendo el tono. La relación con Asensio es muy cercana. Más parecida a la que tiene con Modric que a la que puede mantener con el núcleo duro. Aunque a su manera, es otro soldado de Zidane.

placeholder Benzema en el partido contra el Alcoyano. (EFE)
Benzema en el partido contra el Alcoyano. (EFE)

HAZARD: En estos momentos es un arma arrojadiza de Florentino a Zidane. La insistencia del entrenador por traerle en contra de la opinión del presidente, que tenía informes que hablaban de su dejadez física, terminó con el belga vestido de blanco. A día de hoy, Hazard es un fiasco monumental, un estrepitoso fracaso de Zizou, que no ha logrado meterlo en cintura. "Poco amigo de los entrenamientos, suele destacar en el tramo final de las temporadas. Especialmente de las que desembocan en Mundial o Eurocopa", advertían desde el Chelsea. A eso se suma que va por libre, a su aire. Ni siquiera mantiene una relación estrecha con Zidane, como se podría esperar. Un verso libre.

BENZEMA: La otra prolongación de Zidane en el campo. Benzema es el jugador que es gracias a Zidane, que estuvo siempre con él en los malos tiempos cumpliendo un rol casi de padre. Y Karim se lo está agradeciendo con su explosión goleadora y con esta mutación de futbolista de cristal en líder del vestuario. Un mariscal de campo para Zidane.

MARIANO: El polo opuesto a Benzema. El jugador que nunca quiso Zidane. Cuando le informaron que sería el 9 del Real Madrid, la negativa de Zizou fue categórica. ¿Mariano por Cristiano Ronaldo? El delantero ha mostrado su malestar en varias ocasiones, rompiendo el código del vestuario para el entrenador. Pese a ello, el dominicano sabe que solo jugará cuando sea estrictamente inevitable. Ha marcado goles cuando ha salido, pero ni así se gana el respaldo de Zidane. Mariano se aferra a los casi cinco millones de su contrato, pero sabe que no tiene ninguna oportunidad con el francés. Evidentemente, es el más interesado en que Zidane desaparezca.

Zinédine Zidane Florentino Pérez Dani Carvajal Vinicius Junior Karim Benzema
El redactor recomienda