Alaba, el as en la manga de Florentino para doblegar a Ramos y finiquitar a Marcelo
  1. Deportes
  2. Fútbol
el club niega el fichaje

Alaba, el as en la manga de Florentino para doblegar a Ramos y finiquitar a Marcelo

David Alaba se convierte en una oportunidad para doblegar las pretensiones de Sergio Ramos y, a la vez, de poner fin a los 15 años de Marcelo en el Real Madrid

placeholder Foto: David Alaba en un partido con el Bayern de Múnich. (EFE)
David Alaba en un partido con el Bayern de Múnich. (EFE)

Cuando Cristiano Ronaldo decidió poner fin a su etapa en el Real Madrid y eligió la Juventus como nuevo destino provocó un destrozo de unas dimensiones tan grandes que hoy todavía sigue sufriendo un equipo que no tiene un especialista del gol. Florentino Pérez no quiere que le pase lo mismo con Sergio Ramos. Si el capitán no acepta la oferta de renovación, hay un recambio solvente. David Alaba es el elegido para reforzar la defensa del Real Madrid y, pese a que en el club niegan que la operación esté cerrada, en 'Marca' informan que el futbolista ya ha pasado hasta el reconocimiento médico. El padre lo niega.

La elección del Real Madrid es un futbolista austríaco, nacido en Viena, de padre nigeriano (George) y madre filipina (Gina) que se caracteriza por su polivalencia y su fortaleza física. Competitivo, ganador (25 títulos con el Bayern de Múnich), contundente en la destrucción, habilidoso con la pelota y contrastado. Debutó con el Bayern de Múnich, en 2010 con Louis Van Gaal de entrenador, como centrocampista, retrasó su posición para jugar de extremo izquierdo y está considerado como uno de los mejores centrales del mundo. Habrá quien diga que Ramos es insustituible. Como Cristiano Ronaldo. Pero Florentino ha sabido jugar sus cartas en la densa negociación con el capitán del Real Madrid.

Foto: David Alaba, frente a Erling Braut Haaland, esta temporada. (Reuters)

El presidente no va a pasar a la historia por ser la persona que ha echado a Sergio Ramos. Después de 16 temporadas, la cantidad de títulos ganados, el rendimiento, compromiso y el carisma y el liderazgo que tiene el sevillano no sería capaz de ser tan desagradecido. Lo que sí hace Florentino es cerrar el grifo al capitán. Sergio Ramos cumple 35 años en el mes de marzo y tiene la opción de quedarse una temporada más, cobrando el mismo salario (12 millones de euros netos), o dos con una reducción que estaría en unos 10 millones netos por año. Para Florentino es una oferta generosa. Para Ramos es insuficiente, no da una respuesta y gana tiempo para comprobar si aparece el interés de otros equipos.


Una operación que ya no es hermética

Cada uno defiende su parcela. Para Ramos es su último gran contrato y para Florentino existe una necesidad de renovar la defensa con uno de los mejores especialistas del mundo. De David Alaba se dice, en el club, que es una excelente oportunidad que ofrece el mercado porque queda libre, vendría a coste cero y tiene 28 años. Los detalles de una operación que ha dejado de ser hermética son los de un contrato de cuatro años a razón de 11 millones de euros netos por temporada. No trasciende nada sobre una comisión al agente israelí (Pini Zahavi) o un bonus al jugador por elegir el Real Madrid cuando tiene más ofertas de clubes punteros y con músculo financiero.

David Alaba se convierte en una oportunidad para doblegar las pretensiones de Sergio Ramos y, a la vez, de poner fin a los 15 años de Marcelo en el Real Madrid. A Ramos le queda claro que si quiere continuar es con las condiciones, inamovibles, que pone el club. A Marcelo, que le queda una temporada más de contrato, le facilitarán la salida. Tiene que buscar un nuevo destino y si es necesario podría irse hasta gratis como sucedió con James. Dejar marchar al colombiano supuso un ahorro de siete millones de euros netos y hacer lo mismo con Marcelo supondría dejar de pagar 8,5 millones netos.

De esta manera cuadra la operación de Alaba en el presupuesto de un club que la pasada temporada dejó de ingresar más de 300 millones de euros por la disminución de ingresos que provoca el coronavirus. A Florentino no le fallan las cuentas. Ni el tacto con lo delicado que es el asunto de la renovación de Sergio Ramos, un jugador con el que existe una relación especial por el alto rendimiento que ha ofrecido, pero que, guiándose por la cabeza y dejando de lado el corazón, el capitán ha dado ya sus mejores años al Real Madrid. Sucedió con Cristiano Ronaldo y no había en el mercado otro recambio similar. Con la renovación sin resolver del sevillano, lo que hace el presidente es anticiparse a la decisión final. Si Ramos rechaza la propuesta, nadie podrá decir que le han echado y estará Alaba. Si se queda, está justificada la renovación a la baja por la necesidad de una política económica de austeridad.

placeholder Marcelo y Sergio Ramos en un partido del Real Madrid. (EFE)
Marcelo y Sergio Ramos en un partido del Real Madrid. (EFE)

Sergio Ramos tiene parada la renovación porque considera que merece más, que hay que valorar lo que ha dado, el rendimiento actual y el que puede seguir ofreciendo por su profesionalidad. Lo que ya le ha quedado claro es que con David Alaba no tiene más margen de maniobra para llevar al límite las negociaciones con el Real Madrid. Florentino encuentra la estrategia con la que doblegar las pretensiones de Sergio Ramos. Un sustituto y un jugador con el que presionar al capitán para aceptar una única propuesta.

La ecuación que no le sale a Florentino

David Alaba es la solución a los problemas deportivos y económicos que plantean Sergio Ramos y Marcelo, dos futbolistas con elevados sueldos, una edad avanzada, con poco protagonismo en el caso del brasileño y una planificación que coge otro rumbo. Florentino Pérez busca dar un giro a la política de jóvenes talentos con la que ha diseñado el proyecto del futuro del Real Madrid y encuentra en Alaba a un jugador con la experiencia suficiente para ofrecer rendimiento inmediato, duradero y un efecto renovador que afecta a dos de los futbolistas que más temporadas llevan en el equipo.

Es lógico pensar que tanto Sergio Ramos como Marcelo puedan tener un desgaste de tantos años en el Real Madrid y haya llegado el momento de gestionar cómo tiene que ser el final de los dos capitanes. No está resultando sencillo, como no lo ha sido en el caso de otros futbolistas con un largo recorrido, que han ganado una gran cantidad de títulos, los mejores, pero que en la ecuación de Florentino Pérez el rendimiento que pueden ofrecer con el dinero que hay que pagarles empieza a arrojar déficit.

Sergio Ramos David Alaba Florentino Pérez Marcelo
El redactor recomienda