La Supercopa de España, sin el deseado Clásico y unas cuentas que no cuadran
  1. Deportes
  2. Fútbol
LOS INGRESOS DE 2019 FUERON INFLADOS

La Supercopa de España, sin el deseado Clásico y unas cuentas que no cuadran

Por segundo año no hay final Real Madrid-Barcelona y, según una auditoría del CSD, la RFEF utilizó esta competición para esquivar las pérdidas en su primer ejercicio completo con Rubiales de presidente

placeholder Foto: El Nuevo Arcángel, de Córdoba, en la primera semifinal de la Supercopa. (EFE)
El Nuevo Arcángel, de Córdoba, en la primera semifinal de la Supercopa. (EFE)

Si la final de la primera edición de la nueva Supercopa de España la jugaron el año pasado en Yeda (Arabia Saudí) Real Madrid y Atlético de Madrid, con victoria de los blancos en la tanta de penaltis, la segunda, que se disputa este domingo en Sevilla (21:00 horas), tendrá como protagonistas a FC Barcelona y Athletic Club. Es decir, que por más que el formato y la normativa de esta competición que organiza la Federación Española de Fútbol (RFEF) estén claramente dirigidos a que la final pueda albergar el llamado y ansiado Clásico, no hay manera.

Paradójicamente, mientras la final de Arabia la jugaron los dos equipos que no habían ganado ni Liga ni Copa, en la segunda volverá a suceder lo mismo. Al menos de momento, pues el Athletic Club está pendiente de disputar la final de Copa de la temporada pasada contra la Real Sociedad, quien en la primera semifinal cayó en los penaltis precisamente ante el FC Barcelona. De esta forma, mientras en las 35 ediciones anteriores el campeón de la Supercopa de España fue el campeón de Liga o el campeón o subcampeón de Copa, con el nuevo formato por primera vez la ganó un equipo, el citado Real Madrid, que no fue ni lo uno ni lo otro.

Foto: Raúl García, en una acción durante el partido entre el Real Madrid y el Athletic. (EFE)

Pero más allá de estos datos que no dejan de resultar anecdóticos, esta competición en la que la RFEF creía haber encontrado el maná y su principal fuente de financiación hasta ingresar un total de 357,4 millones de euros en 2021 —por 224 en 2019 y 316,9 en 2020—, resulta que al serio contratiempo económico, que no moral, de no poder volver a disputarla en Arabia Saudí se han unido los resultados de la auditoría del Consejo Superior de Deportes (CSD) que quizás no sean escándalo y simplemente deban ser modificados, aunque en cualquier caso están sujetos a una normativa contable.

Así, según adelantó 2playbook, la auditora que el organismo que preside Irene Lozano ha contratado para revisar las cuentas de las federaciones "acusa a la RFEF de inflar en 20,8 millones los ingresos de 2019 con la Supercopa de España para esquivar las pérdidas en su primer ejercicio completo con Luis Rubiales al frente". Sin embargo, esto parece que no es exactamente así, sino que en el epígrafe de 'Ventas' de la cuenta de pérdidas y ganancias del ejercicio 2019 se registra un importe de 20.894.290 millones de euros, así como diversos gastos de 3.119.674, correspondientes a la celebración de la Supercopa en enero de 2020, por lo que, de conformidad con el marco normativo de información financiera, no deberían haberse reconocido en dicho ejercicio.

Eso sí, por si fuera poco, el presupuesto de 2020 incluía 15 millones en ingresos de LaLiga por los partidos de los viernes y los lunes, una cantidad que tampoco ingresará tras la resolución del propio CSD a favor de la patronal que preside Javier Tebas, por más que el tesorero de la RFEF, Eduardo Bandrés, explique que "es un dinero que está en el aire y eso en términos de gestión lo tenemos presente, pero no renunciamos a ellos y, en caso de que la resolución sea desfavorable, lo restaremos".

placeholder El consejero andaluz de Educación, Javier Imbroda, y presidente de la RFEF, Luis Rubiales. (EFE)
El consejero andaluz de Educación, Javier Imbroda, y presidente de la RFEF, Luis Rubiales. (EFE)

Según PFK Attest, la auditora elegida a conciencia por el Gobierno para fiscalizar a las federaciones, en la RFEF se anticiparon ingresos y gastos generados en enero de 2020 al último mes del año, salvando así un ejercicio que de lo contrario se habría cerrado con pérdidas de 8,5 millones de euros en lugar del beneficio neto de 592.030 que presentó. Como ya es sabido, llevarse la Supercopa a Yeda fue uno de los pocos salvavidas que ha encontrado el por algo conocido ya como Rubiales de Arabia. Aunque, según lo que se desprende de la auditoría que tiene en su poder el CSD, en 2019 quiso hacer un uso anticipado y está por ver lo que hace en las cuentas de 2020 y 2021. Es evidente que Irene Lozano estará muy pendiente, al menos mientras siga al frente del Deporte español, con permiso del ministro Rodríguez Uribes.

El tesorero Bandrés defendió en 2playbook el criterio aplicado por la RFEF en las cuentas. "Asumimos que la contabilización de ingresos debe hacerse en dos ejercicios, lo ponemos en el 2019 una parte, y otra va en el 2020, porque parte de los beneficios que genera este torneo son los que sirven para financiar el fútbol aficionado en 2019", asegura el que fuera Consejero de Economía, Hacienda y Empleo del Gobierno de Aragón, presidente del Real Zaragoza en la polémica etapa de Agapito Iglesias, así como directivo de la propia RFEF con Ángel María Villar.

Claro que, como bien se indica en el mencionado medio, el problema para Rubiales es que anticipar ingresos de 2020 a 2019 le provocará un agujero importante a las cuentas más complicadas que tiene que cerrar el regulador. La RFEF ha admitido que el Covid-19 tendrá un impacto importante, pero no ha hecho público el presupuesto revisado tras la previsible caída de ingresos en un año en el que no se disputó la final de la Copa del Rey, se pospuso un año la Eurocopa y, para rematar, la edición de 2021 no se disputa en Yeda sino en Córdoba, Málaga y Sevilla y a puerta cerrada, con el impacto que eso pueda tener en los acuerdos de sede con el país árabe y por más que mantenga la presencia de unos patrocinadores que al público español no le dicen nada.

Foto: Kroos persigue a Messi en el Clásico de Liga entre el Real Madrid y el Barcelona. (Efe)

Mientras ya hay quien asegura que la RFEF ya habría tenido que pedir un crédito por una importante cantidad de millones y a expensas de conocer el cierre de 2020, las sombras se centran ahora en el presupuesto de 2021, donde hay previstos fuertes incrementos de facturación en partidas donde apenas se han producido novedades y que deben llevar a Rubiales a lograr una facturación récord de 357,39 millones de euros.

Es un presupuesto que le ratificó la Asamblea, pese a incluir los mencionados 15 millones de LaLiga que en ese momento ya sabía que no se materializarían, y mientras el área de patrocinios facturó un 9% menos que en 2019. Lo dicho, desde el CSD piden prudencia tras filtrarse la auditoría de PFK Attest, si bien también aseguran que la están revisando, aunque en cualquier caso Rubiales habría logrado su objetivo: no presentar unas cuentas negativas el año de las elecciones...

Real Federación Española de Fútbol Arabia Saudí Luis Rubiales LaLiga UEFA