Para sacar lo mejor de Hazard hay que ponerlo en forma y en su sitio en el campo
  1. Deportes
  2. Fútbol
es más peligroso si juega por dentro

Para sacar lo mejor de Hazard hay que ponerlo en forma y en su sitio en el campo

¿Cuál es el sistema y la posición ideal para sacarle más rendimiento? El belga no se siente un extremo. Juega más cómodo y lleva más peligro cuando se mueve por detrás de un delantero

Foto: Eden Hazard en el partido entre el Real Madrid y el Inter de Milán en la Champions. (Efe)
Eden Hazard en el partido entre el Real Madrid y el Inter de Milán en la Champions. (Efe)

En el tiempo de análisis tras el partido que disputó el Real Madrid contra el Celta en la Liga, a Rafael Martín Vázquez le preguntaron por cómo había visto a Eden Hazard. El ex jugador del Madrid, reconocido como el que más clase tenía de la ‘Quinta del Buitre’ por su elegancia en la conducción y el golpeo de la pelota, comentó que Zidane tendría que cambiar el sistema del equipo para sacar lo mejor del belga. “A Hazard no le vamos a ver con este planteamiento porque tiene que jugar por dentro y por detrás de Benzema”, es la explicación táctica de Martín Vázquez. Considera que Hazard tiene dificultades con el sistema del 4-3-3 y sería conveniente darle una vuelta a la estructura del equipo para sacarle más rendimiento.

Es un diagnóstico técnico de un hombre de fútbol, en labores de comentarista en Movistar, alejada de una opinión sobre el nivel, estado de forma físico y el acierto del fichaje. Martín Vázquez, como muchos profesionales del fútbol y aficionados, no tiene ninguna duda de que Eden Hazard es uno de esos jugadores que va sobrado de calidad y tiene liderazgo y experiencia para marcar las diferencias en cualquier equipo. Lo ha hecho en el Chelsea y en la Selección de Bélgica. En el Real Madrid ha vivido un calvario con las lesiones que le han impedido tener continuidad. Ha cometido errores. Como llegar fuera de forma tras el Mundial de Rusia y no estar fino o en el peso recomendable para la alta competición.

Foto: Zidane durante el partido entre el Real Madrid y el Granada. (Efe)

De lo que no hay ninguna duda es que Hazard, en forma y en su sitio en el campo, mejorará el juego ofensivo y la contundencia del equipo de Zidane. ¿Cuál es el sistema y la posición ideal para sacarle más rendimiento? El belga no se siente un extremo. No es Vinicius. Ni Bale, por poner dos ejemplos de jugadores que se desenvuelven por la banda, encaran, hacen diagonales y cambios de ritmo. Hazard hace daño con su profundidad por el centro del campo. El último gol de jugada, de los tres oficiales que ha marcado desde que está en el Real Madrid, fue en el partido contra el Huesca. Arrancó con la pelota, hizo recular a los centrales y disparó con potencia, por sorpresa, desde fuera del área. Hazard ese día decidió abandonar la banda, en donde está más incómodo y encajonado.

Necesita libertad de movimientos

Su hábitat está por el centro, con más espacios y libertad de movimientos. Tiene aceleración, desborde y finaliza las jugadas. Hazard disfruta más cuando está en contacto permanente con la pelota y combina con los centrocampistas entre líneas. No está tan suelto si tiene que ser desequilibrante en la posición de extremo. Más vigilado por el lateral rival. Su primer gol con el Real Madrid llegó en el amistoso de pretemporada (7 de agosto de 2019) contra el Salzburgo. Ganó el Madrid en tierras austríacas con el único tanto del belga y fue en una acción que recordó al mejor Hazard del Chelsea. Arrancó desde el centro del campo y con espacios enfiló la portería, recortó a un rival y se perfiló para marcar de un gran disparo desde fuera del área. El primer gol oficial lo consiguió contra el Granada, el único en el Bernabéu (5 de octubre de 2019) también por el centro. Una asistencia de Fede Valverde y una perfecta definición del belga elevando el balón al portero.

El mejor partido que ha completado pegado a la banda fue la temporada pasada contra el Eibar en Ipurúa. Hazard estaba en su mejor momento de forma física. Rápido, explosivo, ágil y potente. Desbordaba, llegaba hasta la línea de fondo y centraba. Estaba alcanzando su plenitud física y después llegó la grave lesión en el tobillo en el partido contra el Paris Saint Germain en el Bernabéu. El resto ya lo conocemos. Hazard decidió no operarse, apostó por un tratamiento conservador que no funcionó, sufrió una recaída contra el Levante y tuvo que pasar por el quirófano. Demasiados infortunios para el último fichaje estrella del Real Madrid, que tampoco llegó en su mejor momento de forma al partido contra el Manchester City en la vuelta de los octavos de final de la Champions.

placeholder Hazard choca con Denis Suárez en el partido contra el Celta. (Efe)
Hazard choca con Denis Suárez en el partido contra el Celta. (Efe)

Zidane dice que no hay que forzar nada con Eden Hazard. La calma que aparenta el técnico francés no es la que tiene el belga. Lo que debe resolver el entrenador, porque empieza a ser necesario que ver una continuidad en el rendimiento, es cómo encajar a este futbolista en el sistema en el que esté más cómodo y resulte más peligroso. En el Red Bull Arena, donde Hazard se estrenó como goleador con el Real Madrid, el equipo jugó con tres defensas (Militao, Ramos y Varane), dos carrileros (Marcelo y Carvajal), cuatro centrocampistas (Casemiro, Kroos, Isco y Hazard) y un delantero (Benzema). Fue un 3-5-2. Hazard mezcló con Benzema. Se vieron muchas cosas interesantes en las combinaciones entre el belga y el francés. A esto apunta Martín Vázquez cuando habla de cambiar el sistema, suprimir el 4-3-3 o hacer que Hazard no juegue pegado a la banda. Adaptar un esquema más flexible a las condiciones de Eden Hazard.

La obsesión por el gol

El Real Madrid necesita el mayor número de goles posibles de Hazard, que lleve el peso del ataque, más peligrosidad y contundencia al bloque. Faltan los goles del belga. En las siete temporadas que estuvo en el Chelsea hizo 110 tantos en 352 encuentros. En las cinco con el Lille marcó 50 en 194 partidos. En el Real Madrid lleva solo tres goles oficiales en las dos temporadas. No es un goleador, pero sí ha demostrado a lo largo de su carrera que cuando juega de frente a la portería es una amenaza. Tiene claridad para ver el juego, facilidad para dar asistencias y calidad para acabar las jugadas.

En las tres posiciones de ataque del Real Madrid, los que más presencia tienen en los últimos partidos son Benzema y Lucas Vázquez en el esquema del 4-3-3. El francés es fijo y el gallego acumula 16 partidos seguidos en el once entre el lateral y el extremo derecho. Vinicius, Rodrygo y Marco Asensio alternan los minutos desde que Hazard cayó lesionado en el partido contra el Alavés del 28 de noviembre. Jovic y Mariano son irrelevantes.

El regreso del belga es lento. Ha jugado los últimos 12 minutos en el empate contra el Elche y los últimos 15 en el triunfo frente al Celta. Cuando Zidane decida que ya está para empezar un partido tiene que resolver si prescinde de Lucas Vázquez o Marco Asensio. Benzema es fijo. O si hay un retoque en el sistema con el que poder aprovechar mejor las cualidades del belga.

Eden Hazard Real Madrid Karim Benzema Zinédine Zidane Marco Asensio
El redactor recomienda