El festín de Lucas Vázquez y Marco Asensio: el Real Madrid más serio gana al Celta (2-0)
  1. Deportes
  2. Fútbol
desequilibraron el partido

El festín de Lucas Vázquez y Marco Asensio: el Real Madrid más serio gana al Celta (2-0)

El Real Madrid empieza el año mejor que lo terminó. Del empate contra el Elche pasa a ganar al Celta con goles y asistencias de Lucas Vázquez y Marco Asensio

Foto: Marco Asensio y Lucas Vázquez celebran un gol en el partido entre el Real Madrid y el Celta. (Efe)
Marco Asensio y Lucas Vázquez celebran un gol en el partido entre el Real Madrid y el Celta. (Efe)

La pareja Lucas Vázquez-Marco Asensio fue suficiente para derrotar al Celta en el primer partido del año 2021 del Real Madrid. Un gol y una asistencia para cada uno, en un partido demasiado cómodo para el equipo de Zidane. No se esperaba una noche tan tranquila ante un rival que venía con una inercia ganadora, buen juego, y la baja de Sergio Ramos. Enfrente estaban las amenazas de Iago Aspas y Nolito y ninguno acabó el partido. Los dos, lesionados. Brillaron Lucas y Asensio. El gallego hizo el primer gol a pase de Asensio. Los papeles se cambiaron en el segundo tanto.

La dinámica del Real Madrid es ganar a los equipos más en forma de la Liga y pifiarla contra los modestos. Así transcurre la temporada en el equipo de Zidane. Pierde contra el Cádiz, Alavés y empata contra el Elche. Gana al Barça, Atleti y Sevilla. Es curioso el comportamiento de un equipo que tiene seguridad en los grandes desafíos y desconecta en los que deberían ser un trámite. Será más fiable cuando dé continuidad a los buenos resultados contra los equipos modestos que le crean dificultades con un planteamiento ordenado. El renacido Celta de Eduardo Coudet quiso jugarle de tú a tú al Madrid y chocó con la versión del Real Madrid más serio y trabajador. Sólido atrás e incisivo delante con la pareja Asensio-Lucas.

Foto: Sergio Ramos y Luka Modric, en una imagen de archivo. (Reuters)

Lo de Lucas Vázquez empieza a ser llamativo. Es un filón para Zidane. Le ponga de lateral o extremo saca lo mejor de un futbolista técnicamente correcto y con un altísimo grado de compromiso. Es un superdotado por la mentalidad y la responsabilidad con la que se toma cada oportunidad que le da el entrenador. Partido a partido ya lleva dieciséis seguidos en el once y su rendimiento es más que destacable. Presiona, roba, incordia, trabaja en defensa y ahora le ha dado por marcar goles. En Eibar hizo uno y al Celta le marca el segundo de la temporada.

Garra, carácter y trabajo

Antes de empezar la temporada pocos o nadie esperaban que Lucas Vázquez tendría un papel esencial, sería un futbolista intocable y fijo en los planes de Zidane. Ha tirado la puerta del once un jugador de la máxima confianza de un entrenador que premia la continuidad en el esfuerzo, la intensidad, concentración y agresividad. Lucas se lo ha creído y hace de todo. Sin alardes, pero es algo más que un simple recambio. Al Celta lo derribó con un gol de cabeza y una asistencia a Marco Asensio.

Los que dan por bueno que el Real Madrid sea un equipo que saque los partidos con garra y casta pueden estar satisfechos por la actitud de los jugadores. El equipo de Zidane demostró tener más compromiso que buen juego, todos bien aplicados y con determinación en cada acción, ya fuera de ataque o el repliegue defensivo para desactivar el talento con el que cortar la buena racha del Celta de Coudet. El Madrid se siente seguro cuando es sólido y pone brega a los partidos. También cuando enfrente hay un rival que deja espacios. Con esto funciona el plan de Zidane.

Nacho, decisivo

Valió una buena acción defensiva de Nacho y un contraataque para coger ventaja. Era el minuto cinco y entre el despeje de Nacho, en disparo picado de Iago Aspas, y la contra fulminante de Marco Asensio y Lucas Vázquez pasaron veinte segundos. El balear puso un buen centro y el gallego remató de cabeza en el segundo palo. El origen está en la ocasión de peligro que evitó Nacho (titular por la baja de Sergio Ramos). El capitán no pudo jugar por una indisposición estomacal. Nacho está por delante de Militao. Otra decisión de Zidane que genera debate, dentro y fuera del club, porque si el defensa más caro de la historia (50 millones de euros se pagaron por Militao al Oporto) no es titular cuando Ramos es baja es que no es tan bueno o que Zidane sigue en su línea de jugar con los que tanto le han dado.

Nacho es como Lucas Vázquez. Siempre responden. Uno evitó el gol del Celta y el otro marcó de inmediato en una excelente carrera y asistencia de Marco Asensio, que ocupó el ataque junto a Benzema. Con el resultado a favor, al Madrid se le vio fuerte y convencido de lo que tenía que hacer para no sufrir. Este Madrid sabe ser cuidadoso en este tipo de partidos en los que tiene enfrente a un adversario peligroso. A la garra, el carácter y el esfuerzo le suma una buena mentalidad para hacerse sólido. Courtois no tuvo trabajo en el primer tiempo.

placeholder Nacho se adelanta a Santi Mina en un balón. (Efe)
Nacho se adelanta a Santi Mina en un balón. (Efe)

No fue un Madrid atractivo ni maravilloso. Decidió ser muy práctico. Apostó, tras el gol de Lucas Vázquez, por ser paciente con la pelota, tenerla el mayor tiempo posible y buscar los espacios. Un Real Madrid conservador que tenía bien metido en la cabeza que ni era una noche para tener errores individuales ni colectivos. Para disfrutar están las acciones aisladas de Modric. Un tacón por aquí, un amago con la cintura por allí, un pase con el exterior… El croata pone la magia. Al Madrid le valió con estos argumentos para echar abajo la agresividad en el inicio del equipo vigués, marcar un gol y tener otra ocasión de peligro en un disparo de Carvajal. Poco más en una primera parte seria del equipo de Zidane.

Al Celta le faltó ritmo, fluidez y contundencia. No tuvo su noche ni el mago Iago Aspas. Abandonó el campo lesionado en una disputa del balón con Nacho en la segunda parte. La fragilidad del Celta la aprovechó el Real Madrid. Se fue Aspas y en la jugada siguiente hizo el segundo tanto Marco Asensio. Luka Modric robó la pelota. Lo del croata ya no es noticia. Juega como un juvenil. Hace de todo. Pase en profundidad a Lucas Vázquez y asistencia a Asensio.

El balear se reencuentra con el gol. El primero de la temporada. Lo necesitaba para volver a coger confianza y subirse al tren de los jugadores que tienen que ser importantes, dar un paso al frente y tirar del carro del Real Madrid. Asensio dejó paso a Eden Hazard. Buen partido del balear, con ritmo, profundidad, continuidad en el juego y eficacia en los pases y el gol. Al belga no se le vio nada. Hay que seguir esperando.

Zinédine Zidane Karim Benzema Eden Hazard Marco Asensio Thibaut Courtois Lucas Vázquez
El redactor recomienda