Ferland Mendy, la red de seguridad del Real Madrid de Zidane
  1. Deportes
  2. Fútbol
Marcelo se ha caído de la titularidad

Ferland Mendy, la red de seguridad del Real Madrid de Zidane

El lateral galo se ha convertido en una pieza insustituible en el esquema del entrenador blanco gracias a su capacidad defensiva y su potencia física

placeholder Foto: Ferland Mendy desactiva una jugada de ataque del Shakhtar Donestk en la Champions League. (Reuters)
Ferland Mendy desactiva una jugada de ataque del Shakhtar Donestk en la Champions League. (Reuters)

El impacto de Ferland Mendy en la columna vertebral del Real Madrid ha sido singular desde el primer momento. El francés llegó con la difícil tarea de arrebatar la titularidad a uno de los mejores laterales izquierdos de la década, Marcelo Viera, pero su rendimiento le ha aupado a formar parte del núcleo duro de jugadores claves para Zinédine Zidane en su objetivo de armar el equipo más sólido posible. Y es que ante la falta de dinamita ofensiva en área rival, el técnico ha optado por fortalecer las cualidades defensivas del esqueleto competitivo. Y ahí es donde se ha asentado la figura de Mendy.

El defensa galo reúne un conjunto de condiciones defensivas de élite claves para un grupo que hasta su llegada se había acostumbrado a cometer fallos defensivos graves en el día a día. Con Mendy en el campo, el Real Madrid cuenta con un defensor repleto de fundamentos defensivos. Alguien con la habilidad de subir el nivel de la línea defensiva y nublar los caminos hacia el gol. Enfrentarte al ex del Olympique de Lyon es chocar ante un muro en el uno contra uno, verse ahogado ante la falta de profundidad al espacio y sufrir fruto de su potencia física.

placeholder Ferland Mendy en acción frente al Borussia Mönchengladbach. (Reuters)
Ferland Mendy en acción frente al Borussia Mönchengladbach. (Reuters)

Sin embargo, mal haríamos en argumentar íntegramente la importancia y el poderío defensivo del futbolista blanco en su capacidad física a campo abierto. Mendy es más que condiciones sobrenaturales. Es lectura y comprensión del juego. Asimismo, es cierto que la potencia, velocidad y fortaleza representan una serie de atributos críticos a la hora de valorar su aportación a la zaga madridista, pero aquí también hablamos de técnica defensiva.

Esto es concentración extrema, correr mucho, pero sobre todo, correr bien. De proteger su espalda como un gato panza arriba, perfilarse adecuadamente antes de meter el pie, no retroceder metros cuando el atacante encara o socorrer a cualquier central en caso de una mala decisión de este. Un rayo de energía frente a la distensión.

Su presencia la agradece el Real Madrid como grupo, pero en especial Sergio Ramos y Carlos Henrique Casemiro, quienes no se ven empujados a actuar tantas veces de coche escoba como con Marcelo. El plan de Zidane, basado en la fortaleza defensiva, también incide en recuperar cuanto antes el balón en campo rival. Dos aspectos interconectados, puesto que el primero dependerá en buena medida del segundo.

Foto: Zidane da entrada a Vinícius Júnior, Isco Alarcón y Mariano Díaz en la derrota frente al Shakhtar. (Reuters)

En un conjunto que defiende empujando al rival y achuchando el bloque contrario hacia su propia portería con la intención de presionar los primeros pases en salida de balón, Mendy y Federico Valverde se asoman como dos elementos correctores de primera clase. Brega, músculo y kilómetros que imprimen un ritmo superior a la propuesta de Zidane y multiplican las opciones de robar en zonas peligrosas.

Ferland tapa, ejerce de red de seguridad y abarca tantos metros en pocos segundos como balones recupera. En caso de ser superado, algo que sucede a cuentagotas, es muy probable que él mismo subsane su error, ya que es uno de los futbolistas mejor dotados en el momento de reaccionar. ¿O es que acaso recuerdan a algún atacante que se haya zafado de Mendy con continuidad?

Desde que llegó al club en el verano de 2019, el francés ha sido titular en 29 partidos de Liga. El Madrid nunca perdió cuando se dio esta circunstancia.

Marcelo, relegado al banquillo

El reto enorme de hacer olvidar a Marcelo ha camuflado su contribución ofensiva, infravalorando así sus recursos con balón y destacando solo sus competencias defensivas. En salida goza de una conducción excelente que ayuda a superar líneas de presión adversaria por dentro, especialmente en momentos límite, donde improvisa soluciones que no se atisban en primera instancia.

Además, intuye dónde se encuentra el espacio libre, es ambidiestro y cuenta con un buen dominio de las dos piernas, con lo que el adversario no sabe por dónde le va a salir. Puede que no sea muy estético visualmente y parezca pelearse con el balón, pero es más hábil de lo que se suele apuntar.

placeholder Ferland Mendy defiende su posición frente a Achraf Hakimi. (Reuters)
Ferland Mendy defiende su posición frente a Achraf Hakimi. (Reuters)

No obstante, cabe resaltar que la mayoría de partidos que se viene encontrando el Real Madrid esta temporada no favorecen la mejor versión atacante de Mendy. Es decir, un futbolista que luce con velocidad, revoluciones altas y espacio se ve encajonado al atacar ante rivales muy replegados, donde además, los balones que toca suelen ser al pie y no al espacio. En lugar de llegar, acostumbra a estar, por lo que el factor sorpresa desaparece.

En este sentido, no es casualidad que una de sus actuaciones más completas en tareas atacantes se diese frente al Eibar de Mendilibar, equipo con una gran predilección por presionar arriba; ni que haya mezclado mejor con Eden Hazard y Rodrygo Goes y no al lado de Vinícius Júnior, futbolistas con más paciencia e inventiva que el joven brasileño.

Foto: Zidane junto a Marcelo en un partido del Real Madrid. (Efe)

A ello, hay que sumarle los problemas colectivos ofensivos que padece un equipo con evidente falta de creatividad, volumen de ocasiones, desborde y gol en el último tercio; algo que instiga las carencias en espacios reducidos del francés. Y es que donde Marcelo era élite absoluta, precisión técnica muy alta para mantener el balón, desborde, asociación y creatividad única para encontrar huecos y filtrar balones en los últimos metros, Mendy está varios escalones por debajo. Una comparación injusta, ya que quizás el mayor pecado del francés en ataque sea no contar con la sensibilidad y la puntualidad de un jugador de fantasía como el brasileño.

Real Madrid Zinédine Zidane Marcelo Vinicius Junior Eden Hazard Sergio Ramos Casemiro