Se cumplen 51 años de ese partido legendario

El desconocido gol de Pelé que paralizó Brasil (fuese o no el número 1.000)

El 19 de noviembre de 1969 fue una de las fechas históricas en el mundo del fútbol (y más concretamente en Brasil): Pelé logró su gol número 1000, al menos en sus propia estadística

Foto: Aniversario del famoso gol 1000 de Pelé. (Twitter Pelé)
Aniversario del famoso gol 1000 de Pelé. (Twitter Pelé)

El 19 de noviembre, pero de 1969, fue una de las fechas históricas en el mundo del fútbol y más concretamente en Brasil. La leyenda Edson Arantes do Nascimiento, más conocido como Pelé, marcaría un gol que movilizaría a todo un país. Según el jugador brasileño sería su gol número 1000 como profesional. Una cifra a la que no ha llegado ningún jugador por el momento. En las cuentas oficiales cifran de 767. Sin embargo en su cuenta personal dice haber hecho más de 1200 goles. Esta última cifra parece que la tienen más en cuenta los aficionados brasileños y así se notó en aquella recordada fecha.

Este jueves se cumplían 51 años de uno de los tantos más deseados de la historia del fútbol. Un tanto que significó mucho más que un título o una victoria e incluso no fue ni de bella factura. Representaba mucho más. Suponía alcanzar un hito nunca antes logrado; suponía llegar a una cifra irrepetible a la que solo están destinados a alcanzar los elegidos de este deporte. Significó la coronación absoluta del rey del fútbol mundial. Todo ello por un gol.

Pelé en uno de sus partidos con Santos. (AP)
Pelé en uno de sus partidos con Santos. (AP)

Todo Brasil pendiente

El 14 de noviembre de 1969, el Santos se enfrenta a domicilio al Botafogo. El equipo de Pelé gana 0-3 y él marca uno de los goles, era el 999 de su carrera. El siguiente partido es en Salvador de Bahía, contra el equipo local, y la expectación fue brutal. ¿Conseguirá Pelé el objetivo deseado por todos los brasileños, incluso por los aficionados rivales? El portero titular del Bahía por aquel entonces se convirtió en un icono por lo que tenía que enfrentarse. Muchos aficionados incluso del propio equipo querían que se dejase marcar, pero él tenía claro que le daría más reconocimiento salir imbatido, aunque se equivoco realmente. “¿Sería para ti un honor recibir el gol 1.000 de Pelé o un momento amargo?”, le pregunta el reportero de una televisión local. “Sería un momento muy amargo”, declaraba.

Pelé está listo para el desafío. Llega a Salvador de Bahía y se encuentra con 40.000 personas que llenan el estadio Fonta Nova. En el partido pronto iba a tener su oportunidad. El 10 del Santos hace una jugada maravillosa regateando a varios rivales y al propio portero. Sin embargo, al disparar a puerta, uno de los defensores salva el gol bajo palos. El público, de forma sorprendente, empieza a abuchear a su propio jugador. Lo nunca visto. Querían que aquel acontecimiento histórico sucediera en Bahía. “La jugada que hizo Pelé fue increíble. Regateó a todo el mundo, tocó el balón y salió corriendo, pero llegué yo y lo saqué", reecordaría años después Nildo, el famoso defensa que rompió el sueño de muchos brasileños en ese momento.."Luego Pelé se me acercó y me dijo: 'tú tienes personalidad”. Finalmente el objetivo no se cumplió y se tuvo que retrasar.

"Me temblaron las piernas"

La siguiente oportunidad llegó el 19 de noviembre y que mejor lugar que conseguir el ansiado gol en el majestuoso estadio de Maracaná y ante el Vasco de Gama. Maracaná se llenó en su totalidad. Más 100.000 espectadores. Empezó el encuentro, pero pronto los aficionados se dieron cuenta que no era el día de Pelé. Ocasiones claras falladas, palos... Sin embargo en el minuto 78 de encuentro y con 1-1 en el marcador llegaría una oportunidad de oro. Penalti a favor del Santos que le hicieron al propio Pelé. ¿Cumpliría la cifra tan esperada con un simple penalti o esperaría una oportunidad mejor? Nada. Para que esperar, que importaba que fuera de penalti. Estaba ante más de 100.000 personas y en el mejor estadio. Eso sí la presión era tremenda, a pesar de que el partido tuviera una importancia menor. “Yo ya tenía mucha experiencia, pero aquel día, por primera vez, me temblaron las piernas en un campo de fútbol. Tenía miedo de no marcar”, explicaría Pelé.

Como explicaba Pelé, le temblaban las piernas con un novato falto de confianza en su debut. ¿Fallaría su penalti 'más importante'? Era Pelé, no podía fallar. Disparó con fuerza al lado izquierdo y el portero de Vasco de Gama se lanza hacia ese lado. Los corazones de los brasileños se paran en ese instante. Pero, pese a acertar la dirección del lanzamiento, no pudo pararlo. Las gradas explotan. Pelé se había convertido en el primer futbolista milenario de la historia. Pelé celebró el gol cogiendo la pelota y besándola. No podía imaginar lo que estaba por venir.

Pelé celebra su gol 1000. (Getty)
Pelé celebra su gol 1000. (Getty)

Invasión de campo tremenda en Maracaná. Periodistas y aficionados, todos querían estar al lado de Pelé celebrando este hito. Hasta el punto que varios hinchas alzaron a hombros al futbolista brasileño. 20 minutos de celebración hasta que se pudo reanudar el partido. Finalmente Santos ganó con ese gol. Pelé aprovechó el final del encuentro para enfundarse una camiseta con el número 1.000 y dio una vuelta olímpica al estadio. El Presidente del Vasco de Gama ya tenía una placa conmemorativa preparada por el histórico hecho que acababa de suceder. “¿Qué pensó tras marcar el penalti?”, le preguntaron los periodistas después del partido. “Pensé en Navidad; pensé en los niños", dijo. "Ahora que todos me están escuchando hago un llamamiento al mundo: ayuden a los niños pobres, ayuden a los desamparados. Esta es mi única petición en esta hora tan especial para mí”. Así era Pelé.

El árbitro de ese día fue también protagonista directo, ya que fue el encargado de señalar la pena máxima. Manuel Amaro era su nombre y guardó para el recuerdo el uniforme y la moneda que utilizó aquel día. “Estaba muy cerca de la jugada y pité penalti con total tranquilidad y honestidad", diría años después reconociendo que quería ser en cierta parte protagonista del encuentro. "Reconozco que estaba deseando pasar a la historia como el árbitro que concedió el gol 1.000 de Pelé”.

Brasil se paralizó aquel 19 de noviembre ante lo que fue uno de los hitos más memorables de la exitosa carrera de Pelé. Se terminaría retirando en Estados Unidos en el NY Cosmos el 1 de octubre de 1977, a pocos días de cumplir los 37 años. Se despidió ante 75.000 espectadores en un encuentro entre el Santos y el Cosmos, los dos únicos equipos en los que militó como profesional. Jugó un tiempo con cada uno; marcó para el Cosmos en la primera parte, pero no para el Santos. Ganaron 2-1 los norteamericanos. Junto a él militó un español, Santiago Formoso que explica lo que significaba jugar al lado de Pelé incluso en Estados Unidos. "Llegué a compartir habitación con Pelé. Era muy fácil jugar a su lado porque todo lo hacía fácil", explica. Era el final de la carrera de uno de los mejores deportistas de la historia y para muchos también el mejor jugador de fútbol no solo por lo que era dentro del campo sino también fuera de él.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios