Prolifera la enfermedad en exjugadores

La demencia persigue a los exfutbolistas: "Rematar esos balones era cabecear piedras"

Cuatro campeones del mundo con Inglaterra en 1966 han fallecido con esa enfermedad, y tanto sir Bobby Charlton como Torpedo Müller revelan que sufren el mismo mal

Foto: Sir Bobby Charlton conversa con el seleccionador inglés, Gareth Southgate, en 2017. (Reuters)
Sir Bobby Charlton conversa con el seleccionador inglés, Gareth Southgate, en 2017. (Reuters)

Gerd Müller "camina dormido hacia el final". Con esta poética forma de decirlo, Ushi, su esposa, ha revelado que el legendario delantero alemán sufre demencia senil. Lo ha confesado en el diario 'Bild' el día que Torpedo cumplía 75 años (algo que él desconoce, porque desde 2011 vive en estado de semiconsciencia).

"Se pasa las 24 horas del día en la cama y tiene pocos momentos de lucidez. Cuando abre los ojos, es hermoso. A veces logra decir sí o no, moviendo las pestañas. Está tranquilo y en paz, creo que no tiene dolor. Es como si caminara dormido hacia el final", confiesa emocionada su mujer. El caso de Müller, sin embargo, lejos de ser un episodio aislado, salta a la palestra justo la semana que Inglaterra habla de una enfermedad que está cobrándose numerosas víctimas entre sus luminarias futbolísticas.

Norma Charlton revelaba el pasado lunes en el 'Daily Telegraph' que su marido Bobby también sufre demencia. Una noticia que provocó una oleada de comunicados de adhesión. Gary Lineker, cuyos 48 goles con Inglaterra lo colocan por detrás de los 49 de sir Bobby como tercer máximo goleador, escribió en Twitter: "Otro héroe más de nuestro equipo ganador de la Copa del Mundo de 1966 ha sido diagnosticado con demencia. Quizás el más grande de todos ellos, sir Bobby. Esto es muy triste y profundamente preocupante". En el del Manchester United, se podía leer lo siguiente: “Todos en el Manchester United están entristecidos de que esta terrible enfermedad haya afectado a sir Bobby Charlton y continuamos ofreciendo nuestro amor y apoyo a sir Bobby y su familia”.

El gol 'fantasma' de la final del Mundial 1966. (EFE)
El gol 'fantasma' de la final del Mundial 1966. (EFE)

Cinco campeones del mundo

El problema es que Bobby Charlton, de 83 años, es el quinto miembro de la Inglaterra campeona en el 66 al que se le diagnostica la enfermedad. Los otros cuatro han fallecido. El último, Nobby Stiles, que murió recientemente después de un periodo prolongado con demencia y cáncer de próstata. Antes habían sufrido igual suerte Martin Peters, en 2019, y Ray Wilson, en 2018. La cuarta víctima fue el hermano mayor de Bobby, Jack, que murió en julio a los 85 años después de librar una cruel batalla contra la demencia y el linfoma.

¿A qué se debe este brote de demencia en el fútbol inglés? Según revela un estudio de la Universidad de Glasgow (Reino Unido), los exfutbolistas profesionales tienen hasta cinco veces más riesgo de sufrir alzhéimer o demencia. El estudio ha comparado las causas de muerte de 7.676 exjugadores de fútbol escoceses con las de más de 23.000 personas de la población general y sus resultados fueron publicados en ‘The New England Journal of Medicine’. Según las conclusiones de la investigación, los exfutbolistas tienen una tasa de mortalidad por enfermedades neurodegenerativas tres veces y media mayor que el resto de la población. Al mismo tiempo, este riesgo se incrementa hasta cinco veces más cuando se trata de alzhéimer. Lo que no pudo confirmar ese primer estudio, y ya hay otro en curso, es si estos niveles más altos por enfermedades cerebrales tenían su origen en repetidas conmociones cerebrales por causa del cabeceo sobre los balones de fútbol de cuero o cualquier otro factor.

Javier Iruretagoyena debutaba con el Real Unión de Irún un año antes de que los ingleses se proclamaran campeones del mundo en el Mundial en Wembley. Jabo recuerda sus inicios en 1965: “Los campos se embarraban cuando llovía y eso hacía que los balones pesasen una barbaridad. Era un fútbol diferente y las condiciones de juego nada tenían que ver con las de ahora. Antes, los balones no eran de la misma marca, ni se llenaban a la misma presión. Y cuando había charcos se empapaban, se llenaban de barro y cogían mucho peso. Cabecear aquellos balones era como cabecear piedras. Recuerdo un 'playoff' con el Real Unión ante el Ceuta en el campo de A Malata, de Ferrol. Aquello era imposible”.

Balón usado en los años cincuenta y sesenta.
Balón usado en los años cincuenta y sesenta.

"Un fútbol más directo"

Irureta, de 72 años, jugó también en el Atlético de Madrid y en el Athletic, además de ser seis veces internacional. El exitoso entrenador del Deportivo en sus años dorados apunta que “debido a aquellos campos, el estilo de juego era diferente. Era un fútbol más directo, porque aquellos campos no favorecían la conducción, así que se intentaba llegar antes al área y con eso llegaban los centros. Se utilizaba bastante más que ahora el juego aéreo y había gente, como los centrales y los delanteros de área, que se pasaban el partido cabeceando balones. Ahora los campos son alfombras; antes la hierba, cuando la había, estaba alta, los charcos eran piscinas y preocupaba más ser pragmáticos y llevar la pelota lo antes posible al área rival que mantener la posesión como ahora”.

José Eulogio Gárate y Javier Irureta, en el Atlético. (Imago)
José Eulogio Gárate y Javier Irureta, en el Atlético. (Imago)

La demencia está castigando duramente a jugadores contra los que Javier jugó, y él lo observa con preocupación desde la distancia: "De Müller puede extrañar menos, porque remataba mucho de cabeza y aquellos balones... Lo de Bobby Charlton es más raro, porque era un jugador de pie fino que siempre jugaba por abajo. Pero si el fútbol de entonces era directo, el inglés era el más directo de todos. Era todo vigor, fortaleza física y partidos de ida y vuelta".

Jeff Astle, Peter Bonetti, Tommy Carroll, Stevie Chalmers, Jack Charlton, Chris Chilton, Jimmy Conway, Duncan Forbes, Alan Jarvis, Frank Kopel, Billy McNeill, Martin Peters, Barry Pierce, Mike Sutton, John Talbut, Mike Tindall, Ray Wilson, Nobby Stiles, sir Bobby Charlton... Futbolistas británicos de los sesenta y setenta que han sufrido el azote de la demencia y del alzhéimer. Un problema real e inquietante.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios