El golazo de Hazard que le quita kilos de presión y críticas en el Real Madrid (4-1)
  1. Deportes
  2. Fútbol
el madrid recupera la pegada contra el Huesca

El golazo de Hazard que le quita kilos de presión y críticas en el Real Madrid (4-1)

Eden Hazard regresa al once a lo grande con un golazo en la victoria contra el Huesca. El belga necesitaba una acción de este nivel para recordar que es un futbolista que tiene un talento especial

placeholder Foto: Marco Asensio y Lucas Vázquez felicitan a Eden Hazard por su gol al Huesca. (Efe)
Marco Asensio y Lucas Vázquez felicitan a Eden Hazard por su gol al Huesca. (Efe)

El segundo gol de Eden Hazard con el Real Madrid llegó 392 días después del primero (5 de octubre de 2019 contra el Granada en el Bernabéu). Sirvió para abrir el marcador contra el Huesca en el estadio Alfredo Di Stéfano y, sobre todo, para recordar que el belga es uno de esos futbolistas que tienen talento para marcar las diferencias. Hasta su golazo, en el minuto 40, el encuentro estaba igualado en ocasiones de peligro. Apareció, por fin, Hazard para quitarse kilos de críticas de encima. Necesitaba este tanto para espantar la imagen que le acompaña de jugador con sobrepeso y frágil física y mentalmente desde que se lesionó en el tobillo

La genialidad de Hazard tumbó a un buen Huesca. El belga recibió un balón fuera del área, giró y soltó un latigazo con la zurda (desde 27 metros) que sorprendió al portero Andrés Fernandez. Llamó la atención que apenas lo celebrara. Estuvo frío en el festejo. Puede ser el síntoma del peso que llevaba encima y todo lo que ha tenido que soportar entre lesiones, recaídas y críticas por su baja forma física.

Foto: Zidane se dirige a Karim Benzema en un partido del Real Madrid. (Efe)

Hazard rompió el partido y Benzema lo encarriló cuatro minutos después con el segundo gol. Buen gol del francés. Bajó con el pecho un balón centrado desde la banda derecha por Lucas Vázquez y con la izquierda remató bajo y cruzado a Andrés Fernández. El Real Madrid liquidó el partido en los últimos cinco minutos de la primera parte. Apareció la pegada. Benzema hizo un doblete. Marcó el cuarto, de asistencia de Rodrygo, y con remate de cabeza. Estuvo más efectivo que un rival que le puso en aprietos en la primera media hora con el orden en defensa, una buena salida y circulación del balón y las llegadas por velocidad del delantero Rafa Mir. Le trajo de cabeza a Militao.

Otro gol de Fede Valverde

El equipo de Michel entró bien al partido. Desactivó al Madrid, bajó el ritmo del juego, cerró los espacios y llegó a tutearlo. Hasta la jugada que se fabricó Eden Hazard todos los ataques del Real Madrid eran centros al área y solo en uno de ellos creó peligro. Fue con un remate de cabeza de Sergio Ramos que despejó con las dos manos Andrés Fernández. Al equipo de Zidane le faltaba verticalidad, imaginación, desborde y no daba con la tecla para romper con el juego asociativo de Asensio, Modric, Hazard y Benzema. Lo previsible lo convirtió en imprevisible la jugada individual de Eden Hazard. El Real Madrid se iba al descanso con la idea de que podría tener un partido tranquilo.

El partido lo cerró definitivamente el tercer gol de Fede Valverde. Una jugada buena en la que combinan Hazard, de tacón para Asensio, y entra en acción Benzema. Una acción directa que acaba con un remate cruzado del uruguayo. De lo mejor que se ha visto del Real Madrid esta temporada con la jugada del primer gol en el Camp Nou que fabricaron Benzema y el gol de Fede Valverde.

Zidane puede estar contento con el triunfo, pero en especial con el golazo de Hazard. No quería esperar más tiempo para poner a sus tres atacantes preferidos: Marco Asensio, Hazard y Benzema. Aunque no se tratara de un partido de gala, de uno de esos días en los que hace falta sacar toda la dinamita porque enfrente hay un adversario potente, al entrenador francés le daba mucho respeto el Huesca. Otro recién ascendido visitaba el estadio Alfredo Di Stéfano y éstos equipos ponen entusiasmo, motivación y ganas. Hace dos semanas, el Cádiz, sacaba los colores al campeón de Liga y Zidane se llevó una decepción por la actitud de sus jugadores. A este batacazo siguió el del Shakhtar y Zinédine Zidane, pese al triunfo en el Clásico, ya no quería más sustos. No se fía de los rivales pequeños.

placeholder Sergio Ramos abraza a Benzema tras el gol del francés. (Efe)
Sergio Ramos abraza a Benzema tras el gol del francés. (Efe)

Alineó a los tres atacantes que más seguridad le dan y que considera los más preparados para derribar rivales que se les encierran y están ordenados. El español, el francés y el belga conectaron e hicieron fluir el juego en la segunda parte.

La decisión de Zidane llega tras las imágenes que se filtraron en el túnel de vestuarios del Borussia Park. Benzema dijo a Mendy que no pasara la pelota a Vinicius. El brasileño estropeaba los ataques. Un asunto que el técnico quiso quitar importancia y hacernos creer que esto es algo natural en el fútbol y que es un buen síntoma porque refleja que el equipo está vivo. Zidane piensa como Benzema. Vinicius es un buen jugador para agitar partidos, un excelente revulsivo con su juego explosivo. Pero no lee bien el juego posicional y cuando sale de inicio confunde al elegante e inteligente Benzema.

Hazard, digamos que al cincuenta por ciento, es más fiable para el entrenador que Vinicius al cien por cien. Activar al belga es urgente. Tiene que entrar cuanto antes en la dinámica del equipo, coger el ritmo competitivo y recuperar la confianza. Así que daba igual si enfrente estaba el Huesca u otro equipo. Zidane y Benzema no podían esperar más. Hazard jugó de titular, después de tener veinte minutos en el partido contra el Borussia Mönchengladbach, a pesar de que la final está en el partido del próximo martes en la Champions con la visita del Inter de Milán. El golazo elevará su confianza.

A Vinicius se le vio en el calentamiento del equipo sentado en la grada, con los cascos en las orejas y el teléfono móvil. Mascando chicle tranquilamente cuando empezó el partido. Era la imagen del futbolista desenchufado. Zidane le metió en el campo, en el minuto 60, y en su primera acción de ataque el brasileño le dio un pase a Benzema que el fracés desperdició. El partido estaba ya para dar descansos y pensar en el Inter de Milán. Zidane metió a Vinicius, Isco y Rodrygo por Hazard, Fede Valverde y Marco Asensio. Con los cambios llegó el gol del Huesca. Marcó Ferreiro, en el 74', en una jugada de contraataque.

Karim Benzema Vinicius Junior Eden Hazard Marco Asensio
El redactor recomienda